Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 12 06 OPINIÓN TIRA Y AFLOJA Por César Oroz PILAR CERNUDA Política Enseñar los dientes na amiga de Curri tiene una particular visión de la jugada respecto a la Operación Malaya: A la Pantoja la van a detener el día que ETA anuncie el fin de la tregua Algunas mujeres cuentan con un agudísimo sentido de la observación, y la amiga de Curri es una de ellas: en los últimos tiempos, cada vez que ocurre algo que pone a Zapatero en una situación complicada, se produce una noticia que se lleva titulares y da un respiro al presidente de gobierno. No hay ni un solo dato que apunte a que ETA va a anunciar el reinicio de la actividad terrorista- -crucemos los dedos- pero es mal asunto que sean ya multitud los ciudadanos que perciben que los momentos de gravedad se solapan con noticias espectáculo. Vamos a los momentos de gravedad. Para desgracia de Zapatero, bastante más personas de las convenientes creen que las detenciones de esta semana podían haberse producido hace tiempo, y que los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado no han intervenido hasta ahora porque tenían orden de no intervenir. No es cierto: desde que se produjo el anuncio de alto el fuego se han detenido a 21 etarras o colaboradores de etarras, aunque es verdad que los que cayeron el pasado miércoles estaban vigilados y controlados desde hacía varias semanas. Lo que ocurre es que policía y guardia civil en la mayoría de los casos prefieren no detener de forma inmediata a los terroristas localizados, para ver si les conducen a alguien de mayor relevancia o les llevan a nuevos pisos o lugares donde esconden las armas. Los ahora detenidos estaban bajo control desde antes de que se produjera el robo de las pistolas, y se procedió a su detención cuan- U do se disponían a abandonar su campo de operaciones. Lo malo es que Zapatero había dicho aquello de que el robo de las pistolas tendría consecuencias y se ha deducido que le estaba indicando a ETA que, por portarse mal, iban a dejar de sentirse libres como el viento. Todo indica ahora que el gobierno empieza a perder la paciencia y tiene en su mano volver a poner a ETA contra las cuerdas. Está enseñando los dientes. EFE En ERC se preguntan cuántas semanas pasarán antes de que salten chispas entre Carod y Puigcercos No sólo el gobierno los ha enseñado. La ex consejera de Interior de la Generalitat, y hoy consejera de Justicia, Montserrat Tura, también ha mostrado su cara más dura, más intransigente. Primero intentó mantenerse en Interior, y luego maniobró para impedir que fuera consejero Joan Saura, con el argumento de que el consejero de Interior tiene acceso a información muy delicada y documentos muy secretos, y por tanto no era apropiado para ese puesto un dirigente de Izquierda Unida. Montilla no se retractó y mantuvo a Saura, que es lo que se había pactado- -además, en ningún sitio está escrito que un hombre de izquierdas sea incapaz de guardar discreción- pero la polémica demuestra que en el tripartito existe más desconfianza de la oportuna, no sólo entre partidos, sino incluso dentro de un mismo partido. Gente de ERC hace apuestas sobre cuántas semanas transcurrirán antes de que salten chispas entre Puigcercós y Carod Rovira. Hasta ahora mantienen las formas, Carod es consciente de que es su última oportunidad para demostrar que ERC es una formación política a la que se pueden dar responsabilidades de gobierno No enseñó los dientes Rajoy, que se apuntó a la ironía para evitar más titulares relacionados con Aguirre y Ruíz Gallardón. Presentó la polémica biografía de la presidenta madrileña, en lugar de seguir los consejos de quienes le decían que buscara una excusa. Resolvió las cosas a su manera, y provocó carcajadas en una reunión multitudinaria cargada de tensión y sobre todo mucho morbo. Aunque para morbo, especular sobre qué va a hacer Zapatero si le siguen cayendo chuzos de punta.