Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 12 06 EL LIBRO PREPUBLICACIÓN Vuelve el capitán Alatriste Diego Alatriste- -de condición mortal, pero inmortal como personaje residente ya en la galería de nuestros clásicos- -regresa a la aventura en Corsarios de Levante sexta entrega de las peripecias del asendereado capitán. Adelantamos en estas páginas su encuentro con los desdichados tripulantes de una nave morisca, relatado en el primer capítulo de la novela Título: Corsarios de Levante Autor: Arturo Pérez- Reverte Editorial: Alfaguara Páginas: 368 Precio: Veinte euros Fecha de publicación: 4 de diciembre ay que ahorcar al arráez- -dijo el capitán Urdemalas. Lo comentó en voz baja, sólo para los oídos del alférez Muelas, el cómitre, el sargento Albaladejo, el piloto y dos soldados de confianza o caporales, uno de los cuales era Diego Alatriste. Estaban reunidos en consejo a popa de la Mulata, junto al fanal, mirando hacia la galeota corsaria aún enclavada por el espolón de la galera, los remos destrozados y entrándole agua por la brecha. Todos convenían en que era inútil remolcarla: se anegaría de allí a poco, yéndose al fondo sin remedio. -Es renegado español- -Urdemalas se rascaba la barba- Un tal Boix, mallorquín. Por mal nombre, Yusuf Bocha. -Está herido- -apuntó el cómitre. -Pues arriba con él, antes de que muera por su cuenta. El capitán de galera miraba el sol, ya cerca del horizonte. Quedaba una hora de luz, calculó Alatriste. Para entonces los prisioneros debían encontrarse encadenados a bordo de la Mulata, y ésta rumbo a un puerto amigo donde venderlos. En ese momento los interrogaban para averiguar lengua y nación, poniéndolos aparte: renegados, moriscos, turcos, moros. Cada nave corsaria era una babel pródiga en sorpresas. No era extraño encontrar a bordo a renegados de origen cristiano, como era el caso. Incluso ingleses u holandeses. Por eso, en lo de colgar al arráez, nadie discutía el asunto. -Aparejen de una vez la soga. Aquello, sabía de sobra Alatriste, iba de oficio. Para un renegado al mando de una embarcación que se había resistido y hecho muertos en la galera, acabar con indigestión de esparto era obligado. Y más, siendo español. -No será sólo al arráez- -aclaraba el alférez Muelas- También hay moriscos: el piloto y otros cuatro, al menos. Había muchos más, casi todos hornacheros, pero están muertos... O muriéndose. ¿Y los otros cautivos? H -Moros bagarinos y gente de Salé. Hay dos rubios, y les están mirando el prepucio a ver si son tajados o cristianos. -Pues ya se sabe: si están tajados, al remo; y luego, a la Inquisición. Y si no, a colgar de la entena... ¿Cuántos muertos nos han hecho? -Nueve, más los que no lleguen a mañana. Sin contar la chusma. Urdemalas dio una palmada impaciente, de fastidio. ¡Juro a mí! Era marino curtido, rudo de maneras, con treinta años de Mediterráneo en la piel agrietada por el sol y en las canas de la barba. Sabía de sobra cómo tratar a aquella gente que anochecía en Berbería y amanecía en la costa de España, hacía de ordinario presa y se volvía, tranquilamente, a dormir a sus casas: -Soga para los seis, y que el diablo se harte. Un soldado llegó con noticias para el alférez Muelas, y éste se volvió a Urdemalas. -Me dicen que los dos rubios están tajados, señor capitán... Un renegado francés y otro de Liorna. -Pues al remo con ellos. Todo aquello explicaba el duro empeño de la galeota: sus tripulantes sabían a qué atenerse. Casi todos los moriscos a bordo habían preferido morir luchando antes que rendirse; y en eso se les notaba- -según comentó desapasionadamente el alférez Muelas- aunque perros de agua, qué tierra los había parido. Después de todo, era universal que los soldados españoles no respetaban la vida de los compatriotas renegados que patroneaban embarcaciones corsarias, ni tampoco la de sus tripulantes cuando eran moriscos, excepto si éstos venían a las manos sin luchar, en cuyo caso eran entregados a la Inquisición. Los moriscos, moros bauti- Arturo Pérez- Reverte es académico y novelista zados pero sospechosos en su fe, habían sido expulsados de España dieciocho años antes, después de muchas sangrientas revueltas, sospechas, falsas conversiones, traiciones y turbulencias. Maltratados, asesinados por los caminos, despojados de lo que llevaban consigo, violadas sus mujeres e hijas, se vieron al fin arrojados a la costa norteafricana, donde tampoco sus hermanos moros les hicieron grato recibimiento. Establecidos al fin en puertos corsarios del norte de África- -Túnez, Argel y sobre todo Salé, el más cercano a las costas andaluzas- eran ahora los enemigos más feroces y odiados, por ser también los más crueles con sus presas españolas, tanto en el mar como en sus incursiones contra la costa peninsular. Que asolaban sin piedad, con su conocimiento del terreno y con el lógico rencor de quien salda viejas cuentas, como contaba en La buena guarda el gran Lope: Y moros de Argel, piratas, entre calas y recodos, donde después salen todos tienen ocultas fragatas. -Pero cuélguenlos sin alardes- -recomendó Urdemalas- Que no se alboroten los cautivos. Cuando todos estén asegurados y con las cadenas puestas. -Vamos a perder dinero, señor capitán- -protestó el cómitre, que veía colgar de una entena otros miles de reales desperdiciados. El cómitre era aún más tacaño que el capitán de galera, tenía ruin cara y peor alma, y conseguía un sobresueldo, a medias con el alguacil de a bordo, con lo que sacaba de sobornos y cohechos a los galeotes. -Me cago en los dineros de vuesamerced- -Urdemalas fulminaba al cómitre con la mirada- Y en quien los engendró. El otro, hecho de antiguo al trato con el capitán de la Mulata, encogió los hombros y se alejó por la crujía, pidiendo unas cuantas sogas al sotacómitre y al alguacil. Éstos desherraban a la chusma muerta durante el combate- -cua- Para un renegado al mando de una embarcación que se había resistido y hecho muertos en la galera, acabar con indigestión de esparto era obligado