Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6- 7 D 7 LOS DOMINGOS DE traíamos las mejores ideas en croquis para reproducirlas en nuestro taller. Cuando a los 42 años me quedé viuda, tuve que luchar sola y con dos niñas pequeñas Rosario ha observado que cada cinco años se producen grandes transformaciones en el mundo de la moda- y en la sociedad en general cambios que sigue a través de sus ocho viajes al año a París, además de a los desfiles de Milán, y, antes de las Navidades, a Londres y a Nueva York para ojear escaparates Ve divertida lo que sucede. La gente aquí se disfraza un poco, ¿me entiende? Dentro de la moda hay que mirar lo que es fino y selecto porque la elegancia no es otra cosa que simplicidad y llevar lo que a uno le va bien. El vestir se ha perdido un poco y vas a París y es todo más triste, no hay glamour: cuando camino por la rue du Montaigne- -donde se hilvanan las casas de haute couture -ya no se ven aquellas mujeres elegantísimas Confiesa que metida en casa no sabría estar, me encanta mi trabajo. ¡Y tengo tanta vida! exclama entre risas, para negar tres veces el menor deseo de haber nacido más tarde y haber sido hoy más joven: No, no y no. Hoy todo es muy difícil y confuso ¿Retos a los 91? Prefiero vivir a pensar Irene Vázquez de Mier (83 años) preside la escuela de negocios EADA, entre las mejores del mundo españolas, tuvo cinco hijos, una valentía y determinación férreas y ni un solo pelo en la lengua. ¿Lucha? Fui una privilegiada con el suficiente personal de servicio en mi casa para no tener que ocuparme de esas cosas y una familia en donde chicos y chicas fuimos educados de la misma manera. Mis padres me inculcaron el interés por la formación y el espíritu de superación. Si llegué a ser lo que soy, fue gracias a ellos y a mi marido Hoy tres ideas rondan la cabeza a esta ovetense de hermoso pelo cano y ojos transparentes: La imperiosa necesidad de que los padres eduquen a sus hijos y los maestros se dediquen a transmitirles conocimientos, que los viejos podamos quedarnos en nuestra casa y ser atendidos allí, aunque sea compartiendo servicios, y que se deje de tirar la comida que sobra a la basura como veo que hacen en una panadería cercana a mi casa mientras que hay gente que lo pasa mal Y además sostengo- -añade Vázquez de Mier- -que los puestos directivos o ejecutivos los tienen que ocupar los mejores y sin ningún tipo de cuota femenina, absurda. ¿Por qué quieren alcanzar las mujeres esos llamados techos de cristal? ¿Para ganar más, para ser mejores, para tener un mundo mejor? En una sociedad igualitaria el que quiere algo puede luchar por ello y conseguirlo. Pero la mujer tiene que saber lo que quiere y por qué. Ahora está de moda el tema del papel de la mujer en la empresa y creo que se tiene merecido ocupar las más altas responsabilidades. Pero está de moda porque después de tanta exaltación tecnológica, hemos llegado a un punto en que decimos que lo importante en una organización son las personas y en la cuestión de los recursos humanos son más hábiles las mujeres que los hombres, de momento, aunque me temo que pase como antaño cuando nos quitaron el protagonismo en los oficios. En el campo, la mujer sigue teniendo un papel más importante en la administración de la familia y entre las re- ANGEL DE ANTONIO Irene Vázquez Preside EADA ¿Lucha? Fui privilegiada con servicio doméstico Esta doctora en Psicología preside a sus 83 años varios consejos de administración, entre ellos el de EADA, escuela de negocios que creó en Barcelona en 1957 y que según el último ranking de The Economist está entre las cien mejores del mundo, amén de llevar las riendas de su fundación. Esta semana recibía el prestigioso premio FEDEPE a toda una trayectoria profesional, que suma a otros muchos reconocimientos entre ellos la Cruz de San Jordi. Buscar en su currículo, que no es sino la historia de una vida profesional de más de sesenta años, es hacerlo en una caja de sorpresas: entre una especialidad en podología y una conferencia sobre toxicologías, se descubre a una reestructuradora de los servicios asistenciales para menores de la capital catalana (que recibió la felicitación de Unicef) o de la organización eficiente de clínicas como la Quirón de Barcelona o la Puerta de Hierro de Madrid, una especialidad en grafoterapia e investigaciones sobre la evolución del trabajo femenino o los círculos de calidad en Japón, apenas algunas perlas de su legado científico. Fue a la universidad cuando en sus aulas no había mujeres, se casó a los 18 años, cuando sí solían hacerlo las laciones de sus miembros porque están más apegados a la tierra, y no es igual vivir en un piso de una ciudad industrial que ver cómo una flor sale del tallo y crece, como un milagro, y se da forma a la hiedra para que cumpla su función Después reflexiona sobre toda la agresividad que hay ahora en las escuelas, el poco respeto a los maestros tiene que ver con la pérdida de una serie de valores, que comprendo que así se produzca en una época en que todos volvemos a ser muy guerreros y que se piensa más en el tener que en el ser. He vivido guerras y revoluciones y ninguna arregló nada. Estuve en nuestra guerra civil en ambos bandos y quedé vacunada. Me da mucha pena pensar en qué mundo vamos a dejar a las próximas generaciones. Tengo seis nietos y dos bisnietos, que son la alegría de mi vejez, y he plantado en Asturias un árbol para cada uno de ellos, con su nombre, que son mi orgullo. Quiero que sepan que su abuela y bisabuela plantó para ellos un nogal y que lo vean crecer, y que vuelvan a la tierra Josefina Aldecoa Colegio Estilo Educar hijas como a hijos ha cambiado el mundo Treinta y cinco años después de que publicara su primer libro y cuarenta y seis desde que fundara su colegio Estilo de Madrid, Josefina Aldecoa no se ha jubilado ni de una cosa ni de la otra. Es más, siente remordimientos, nos confiesa su hija Susana, de cumplir religiosamente su misión pedagógica sólo por las mañanas, como por otra parte hace un buen número de profesores. Para estar en forma- -se justifica- -la clave es no dejar de trabajar. No olvide que nací el 8 de marzo Día de la Mujer Trabajadora, aunque eso lo supe muchos años después. Soy hija y nieta de maestras de la república y en mi casa siempre hubo una atmósfe- Josefina Aldecoa (80 años) no falta ni un día a su despacho del colegio Estilo, que dirige SIGEFREDO (Pasa a la página siguiente)