Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30- 31 D 7 LOS DOMINGOS DE ROSA BELMONTE Expediente Ñ El botijo de Julio José i Unamuno viviera por aquí supongo que tendría que acabar diciendo Que reinventen ellos Se ve que como todo está inventado ya no vale inventar, sólo reinventar. Oye, es que todo se reinventa. O, en su defecto, se redefine. Hace un tiempo pensé que había un plan maligno para que el jabón de Marsella dominara el mundo. Luego la presión cedió y los otros jabones también fueron tomados en cuenta. Más tarde creí que quien llevaba las riendas era el aloe vera. Ahora estoy convencida de que quienes quieren dominar el mundo, además de Paloma Cuevas, son los verbos reinventar y redefinir. O quienes consiguen que los utilicemos tanto. Si ya lo decía Jung, todos nacemos originales y morimos siendo copias. Y antes de morir hacemos lo mismo que los demás. Es que nos da por una cosa y no hay quien nos pare. También pasa con las fotos artísticas a los niños. Y no me refiero a guarradas delictivas. Por cierto, paréntesis: Denzel Washington acaba de declarar que la mujer más caliente con la que ha trabajado es Dakota Fanning. Ole. Tenía 10 años la cría cuando trabajó con él (ahora 12) pero lo creo. La pequeña genia es una bomba. Fin del paréntesis. Me refería a esas últimas fotos que hemos visto en los periódicos de niños a los que otros niños encantadores han zurrado en el colegio (actividad que siempre se ha dado, lo que no pasaba era lo de atizar a los profesores) En lugar de la banda que tapa los ojos y protege al menor, ahora los fotógrafos le echan imaginación. El primero cruzó dos muletas en la cara. El segundo hizo al chiquillo sujetar un libro frente a su protegido rostro. Espero con curiosidad qué más se les ocurre. Pero no son sólo las palabras, S Tamara y Ana acompañaron a su madre, Isabel Preysler, al fiestón de la Embajada de Francia. Era la presentación de Ana Boyer chico alto, rubio y de fina estampa, que cuenta con el visto bueno de mamá Isabel y que se pasó toda la cena pendiente de su novia y acariciándole la espalda. Las hijas de la reina de corazones compartieron mesa y mantel con el empresario Javier Hidalgo, cuya larga melena empieza a sobrepasar los límites de lo fashion y con Fonsi Nieto y su esposa Ariadne Artiles, que se pasó toda la velada agarrándose el vestido por el escote. Es lo que pasa cuando una va de prestado. Que las tallas no concuerdan. Ariadne está delgadísima y no rellena los diseños, de ahí lo incómoda que se la vio. Algo parecido le ocurrió a la ex de Carlos Lozano, Mónica Hoyos, que llevó un gucci más que visto en todas las fiestas y un número más en los zapatones que le sobraban por todas partes. Escote de altura y de anchura fue el de la señora de Campos, de soltera Carmen Martínez Bordiú, quien una vez más acudió sin su flamante esposo, pero con su representante y uno de los bailarines de Mira quien baila con el que suele ensayar. Carmen excusa a su José pero cada día su ausencia se hace más notoria. O ha hecho un voto de silencio o algo pasa. Por supuesto la fiesta se llenó de bellas oficiales, como por ejemplo Eugenia Silva (no acudió con su novio Ray Lóriga) Nieves Álvarez, Nuria Ferrer, Marisa Jara (Joaquín Cortés estaba en Nueva York preparando su debut) Eva González (Iker Casillas prefirió la fiesta de su amigo el doctor Angel Martín de la Clínica Menorca) Blanca Ro- mero, Alejandra Fernández, Marta Sánchez, Eugenia Martínez de Irujo con el matrimonio Tous, Judith Mascó... Otro perfil de fiestorro fue el que organizó la firma Cartier para presentar su pulsera Love Charity y que ahora servirá para ayudar a distintas ong según el color que lleve. Como padrinos de esas asociaciones a las que se destinará las ventas de este clásico de Cartier acudieron desde Simoneta Gómez Acebo a Miguel Bosé, la modelo Laura Sánchez o el cantante Antonio Carmona. Muy cerca, casi en frente, Isabel Preysler reaparecía tras sus fotos con George Clooney para presentar la nueva colección de diamantes de la joyería Suárez. Nati Abascal en plan chica ye- ye, Cari Lapique con plataformas y falda evasé, Marisa de Borbón, Martina Klein y una Bimba Bosé que lució perlas amarillas hasta el ombligo, fueron otras de las invitadas. también cuentan los conceptos. Por ejemplo, se reinventa el concepto de golpe de Estado (o el de circo, según se mire) Es lo que ha hecho López Obrador en México. Qué tío. O se reinventan las personas. Ahí están la tenista Andrea Jaeger, ahora monja. O Ian Thorpe, el nadador, que ha decidido dejar el agua y, entre otras cosas, diseñar calzoncillos apretados. Es que esta semana la ropa interior ha tenido mucho protagonismo. En el juicio a Tony King la madre de Rocío Wanninkhof llevó a la vista unas bragas sucias. Y esta señora tiene abogado, quién lo diría. A mí no deja de sorprenderme que en las noticias de Google el juicio esté en la sección de espectáculos. Claro, que si se echa un vistazo a los letrados del juicio una acaba entendiendo por qué. Aunque sólo sea por las chaquetas de uno y el sombrero de otro. Ian Thorpe se ha reinventado a sí mismo (es que si no uso el verbo creo que me autodestruiré en cinco segundos) El domingo pasado tuvo una caída metafórica del caballo. No fue una conversión paulina pero sí algo parecido dentro de la más estricta laicidad. Convocó a la prensa el martes y dijo que a las 2.53 horas de la madrugada del domingo había decidido que no nadaría en los Mundiales. En Australia están que no viven en sí con la retirada. En cualquier caso, una manera de anunciarlo (con la hora exacta) como dando noticia de un nacimiento (o una defunción) lo cual no deja de tener su gracia. Hora de la conversión: 2.53. Y tomo esa hora porque es la que se publicó en ABC. Debe de ser cosa de la guerra de los medios porque si en algo tan fácil de contrastar cada periódico sale con horas distintas, qué tentaciones no tendrán en otros asuntos. En El País la caída del caballo fue a las 2.45 y en El Mundo a las 14.53. A ver si no es para hacer pipí y no echar gota. Sin dejar el deporte, también se ha reinventado la forma de hidratarse en el tenis (tengo que repetir la palabra cada cinco minutos porque si no los planetas se alinearán en una coreografía de Busby Berkeley y una gran catástrofe asolará la tierra) El pionero de la neorrehidratación (perdón por el palabro) ha sido Julio José Iglesias, el navajo de la familia, que aparece en el ¡Hola! bebiendo de un botijo en un descanso de su partido de tenis. Mientras, su novia belga lo mira arrobada. Mira al botijo, claro, que es lo más interesante del cuadro. Es la reinvención de la bebida energética. Del Gatorade, el Aquarius o el Powerade, esa cosa más azul que la carne del tucán. Lo que no es reinvención (o redefinición) es plagio. Supongo.