Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 11 06 MOTOR Invierno Consejos para conducir en nieve Neumáticos: Utilizar preferentemente neumáticos con código de invierno (montaña con estrella de nieve y M S) equipando con estas ruedas a los dos ejes. Con estos neumáticos podrá circular sobre carreteras nevadas y, si la nieve no es muy profunda, es mejor hacerlo sobre nieve fresca no pisada por otros coches. Con cambio automático, si es posible, activar el programa de invierno. No debe utilizar marchas muy cortas, mueva el volante con mucha suavidad. Si no lleva ABS frene suave y levante el pie del pedal al notar patinamiento, volviendo a frenar. Con ABS, frene a fondo y pise el embrague con el cambio manual. Cadenas: Si se encuentra en la necesidad de montar cadenas, hágalo lo más alejado posible de la carretera. Móntelas en las ruedas tractoras, utilizando las medidas más ajustadas a la rueda de su coche. Ténselas lo más posible, para evitar que se salgan y o golpeen en la carrocería. Tenga en cuenta que algunos coches no admiten montar cadenas (vea el libro de uso de su coche) Cadenas o neumáticos El uso de neumáticos de invierno es la mejor medida para moverse durante los meses más fríos. Además de para circular por la nieve, son recomendables cuando la temperatura es inferior a los 7 grados POR FRANCISCO DEL BRÍO a hemos podido escuchar las primeras ráfagas publicitarias de la Dirección General de Tráfico, advirtiéndonos de que ya es tiempo de cadenas y recomendando a los conductores llevarlas siempre en el coche. Para la DGT, este anticuado accesorio sigue siendo el único método para circular cuando nieva y, por tanto, en su anuncio no dice que también es posible circular, con esas condiciones invernales, empleando otros dispositivos que incrementen la adherencia, además del uso de los denominados neumáticos de invierno (Real Decreto 2822 1998 de 23 diciembre) De momento la DGT sigue relegando a los españoles al origen del auto- Y pectativas de crecimiento hasta 2010 son del 70 por ciento. Tampoco nos dice la DGT que los neumáticos de todo uso pierden seguridad cuando la temperatura baja de los 7 grados. Por debajo de esta temperatura, un neumático normal alarga las frenadas. Por ejemplo, rodando a 80 km h sobre mojado, un neumático de invierno puede frenar en 34 metros y uno normal lo hará en 40 metros. En caso de nieve y a sólo 50 km h, la diferencia sería de 32 a 63 metros respectivamente. Código que indica que se trata de un neumático especial de invierno móvil. Otro tanto ocurre en la señalización de las carreteras, en las que sólo es posible observar el dibujo de las cadenas sobre el triángulo señalizador. Quizá por ese motivo en España sólo utiliza neumáticos de invierno un 0,8 por ciento de los conductores, mientras que estos neumáticos representan el 30 por ciento del mercado total en Europa y las ex- Michelin Alpin Pero centrándonos en la nieve, las cadenas convencionales resultan engorrosas y sucias de manipular, pueden provocar daños en el vehículos, deterioran el asfalto, no se pueden montar en todos los vehículos y resultan inestables al trabajar sólo sobre un eje. Sin embargo, con los nuevos neumáticos de invierno se mejoran todas las cualidades de rodadura, en baja temperatura, sobre mojado y nieve.