Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 11 06 VIAJES Mirada sobre Kiev Vitalidad occidental en el confín oriental de Europa Hay un toque oriental en las cúpulas encebolladas de sus templos, pero en Kiev predomina el hálito europeo de sus barrios aristocráticos y rincones afrancesados TEXTO Y FOTOS: FRANCISCO LÓPEZ- SEIVANE uántas sorpresas deparan los viajes! ¡Cuántos prejuicios se adunan, a veces, en nuestras mentes, pintando con falsos colores los lugares desconocidos! El encuentro con Kiev ha sido una auténtica revelación para el viajero. Aunque ya era sabido que se trataba de la tercera ciudad más importante de la ex Unión Soviética, tras Moscú y San Petersburgo, ¿quién podía sospechar que en el confín más oriental de Europa se hallara una urbe tan atractiva y singular, tan acogedora y agradable, tan artística y moderna, tan elegante y vital, tan oriental y europea al mismo tiempo? Si todas las grandes ciudades del mundo pueden resumirse en una sola calle que pro yecta su vitalidad, elegancia y esplendor; si Nueva York re lum- ¡C bra en Broadway, París se refleja en los Campos Elíseos, Barcelona impresiona con el señorío de su Paseo de Gracia y Zúrich alinea las mejores boutiques de Europa en Banhoffstrasse, Kiev muestra lo mejor de sí misma en el soberbio Boulevard de Kreshchatik, una arteria amplia, elegante y arbolada, en la que los kievitas compran, trajinan y pasean orgullosos a la sombra de añosos castaños. Cuando la ciudad fue tomada por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, los rusos minaron todos los edificios de la calle, dando por sentado que los oficiales germanos se instalarían en ellos. A los pocos días, las bombas comenzaron a estallar accionadas por control remoto y las casas se vinieron abajo, convirtiendo el bulevar en un montón de ruinas. Apenas terminada la guerra, se convocó un concur- so para rediseñar la avenida más representativa de la ciudad. Ganó, ¡cómo no! un proyecto soviético que alineaba edificios de dudoso gusto, pero de indudable solidez. Afortunadamente, los árboles cubren ahora gran parte de las fachadas y lo que destaca es el diseño, la enorme amplitud del paseo, que se aproxima a los cien metros de anchura, y el obelisco y la plaza de la Independencia, punto universal de encuentro, donde tuvieron lugar las famosas manifestaciones de la revolución naranja. Durante los fines de semana, el tráfico queda cortado en toda la extensión de la avenida, de más de un kilómetro de largo, mientras una incesante riada de paseantes cubre todo el asfalto. Pero Kiev es mucho más que eso. Construida sobre boscosas colinas en la margen derecha del río Dniéper, muestra una interesante y difícil orografía. El Cúpulas doradas, bizantinas, orientales, en Pecherska Lavra, el distrito monacal de Kiev