Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18- 19 D 7 LOS DOMINGOS DE M. FRANCISCO REINA Cultura Sueños orientales a fascinación de occidente por el mundo oriental es una realidad secular desde los días míticos de Troya, o la Babilonia perseguida y conquistada por Alejandro Magno. Sin remontarnos a tiempos tan pretéritos, ya en los albores de la modernidad, la mirada de los pintores y poetas volvieron a evidenciar esta fascinación por oriente, con movimientos como el Simbolismo francés, o el posterior Modernismo hispanoamericano. Quizá el representante más claro de esta tendencia sea el pintor parisino Gustave Moreau, que desarrolló su periplo vital y pictórico entre 1826 y 1898. Una exposición con dibujos, acuarelas, pasteles y pinturas, además de algunos documentos, que expresan su personal mirada en torno a Oriente, se ofrece el Instituto de Cultura Fundación MAPFRE de Madrid, felizmente presidida desde hace años por Juan Fernández- Layos, realizada en estrecha colaboración con el Musée National Gustave Moreau de París, con préstamos de instituciones como el Musée d Orsay de París, y el Louvre. Más de 150 las piezas que se exhiben en esta exposición, única en España, comisariada por el director general de la institución, Pablo Jiménez Burillo, que ya comisionara también otra magnífica exposición sobre el Simbolismo bajo el nombre de Los Pintores del Alma A pesar de no haber salido de Francia, nunca, salvo en un viaje juvenil a Italia, Moreau recrea como pocos este universo desde una mirada onírica llena de misticismo y magia, que se ve nutrida por su inmensa imaginación. Todo esto queda reflejado en la muestra Sueños de Oriente entre las que destaca una pequeña joya, el cuadro llamado Sansón y Dalila que inspiraría uno L de los libros fundamentales del movimiento surrealista, Los vasos Comunicantes de André Bretón. Ante la contemplación de esta obra, en abril de 1931, Bretón afirmaría sobre la mirada de esta Dalila: Ojos que después de quince años no han dejado de ejercer su fascinación sobre mí, la Dalila de la pequeña acuarela de Gustave Moreau, que he ido tan a menudo a ver de nuevo al Luxemburgo No es la única joya de esta exposición cargada de delicados preciosismos, haciendo uso en sus obras de colores brillantes mezclados con el dorado, que tanto influirían también en otro Gustave, Klimt, confirman la naturaleza mística de imágenes que poseen personajes de mucha sensualidad, en un mundo de ensueño y lirismo que confirman su madurez creativa con oriente al fondo. Con este misterio se inauguró también en la Fundación Mapfre unas primeras y ambiciosas jornadas literarias bajo la dirección del escritor y crítico de ABC, Manuel Lucena Giraldo e Ignacio González Casasnovas sobre la naturaleza de la literatura y el arte de escribir. Éstas y otras claves serán abordadas en el Curso Los secretos de la escritura. Historia, Literatura y Novela Histórica en el que destacados escritores, académicos y periodistas, como JESÚS GARCÍA Economía Fascinación de ojos rasgados Shanghai, una ciudad del siglo XXI poblada de rascacielos, un Manhattan al cuadrado, se llega desde el aeropuerto de Pudong por el tren más rápido del mundo. Un prodigio de la técnica que alcanza los 430 kilómetros por hora, que levita y que ha causado las delicias de los seis alcaldes vascos del Bajo Deba- -una comarca de máquina herramienta y componentes de vehículos- -que han viajado por China preocupados por la deslocalización empresarial. Llegaron pensando en los peligros y han vuelto esperanzados. China se ha convertido en la fábrica del mundo. Un país, dos sistemas. Capitalismo y Partido Comunista Chino conviven en una paradoja del destino. El dragón exporta bajos precios e impide el rebrote inflacionista en Occidente, pese a un crudo en 60 dólares. Un petróleo que se dispara, entre otras cosas, prendido por una economía que ha crecido a un ritmo del 10 por ciento en el último cuarto de siglo. Una demanda que, junto a la de la India, es el combustible del mundo. El más importante comprador de bonos del Tesoro americano es China, así que el capitalismo asiático mantiene engrasada la manivela de la deuda y el dólar estadounidenses. Cualquier decisión del régimen comunista mueve los mercados mundiales. El 80 por ciento de la producción mundial de juguetes procede de China. Las dogongmei las adolescentes chinas que malviven en cuchitriles donde trabajan quince o más horas al día a cambio de un salario mísero y una escudilla de sopa, sustentan parte de la economía mundial. A 200 kilómetros de cualquiera de las zonas ricas de libre comercio se cae vertiginosamente de la alta tecnología a la pobreza más absoluta. China tiene 1.300 millones de habitantes, 800 millones de ellos campesinos pobres. Sus dirigentes han sacado en 20 años a 200 millones de personas de la pobreza, pero el malestar social en el campo se cobró 87.000 acciones de protesta en 2005 y la represión es moneda de cambio habitual. La corrupción también. Y los empresarios españoles, después de haber redescubierto Latinoamérica, miran ahora a China. Hace más de 20 años que varios centenares de pequeñas y medianas empresas españolas trabajan en ese país. Chupa Chups, ahora italia- na, fue una de ellas. Las ollas rápidas que BBVA regalaba en sus promociones de hace dos temporadas y que enfadaron a los fabricantes de estos utensilios eran fundidas en las factorías chinas de Corporación Mondragón. BBVA ha pasado esta semana a formar parte del grupo de grandes bancos mundiales con presencia en China al comprar el 5 por ciento del Citic Bank, el tercer banco comercial del país, y el 15 por ciento del Institucional Financial de Hong Kong. Ha invertido 1.000 millones de euros en un mercado que se despereza al exterior, pendiente de grandes reformas y con un potencial exuberante. Telefónica compró recientemente un 5 por ciento de China Netcom y más tarde un porcentaje de la teleco PCCW de Hong Kong. Un movimiento de ida y vuelta ya que, por ejemplo, la china Huawei va a instalar la red de banda ancha de Telefónica en España. César Alierta está impresionado por el salto tecnológico chino. Inditex, la empresa de Amancio Ortega, abrió en febrero del año pasado una tienda en Shanghai. 2.000 metros cuadrados. El sector textil en China emplea a 15 millones de personas y su producción provoca estragos en España. Feber, la firma de juguetes de Ibi, Alicante, produce un 70 por ciento de sus muñecas allí. Suma y sigue. Pablo Isla, consejero delegado de Inditex, comentaba con este periodista el pasado miércoles en el Casino de Madrid, mientras esperaba las palabras de Solbes en el foro de ABC, su fascinación por China y destacaba cómo un equipo de ancianos comunistas tuvo la visión de poner en marcha la maquinaria del capitalismo y no se ha dado desde entonces ni un paso atrás, como, por contra, ha hecho Fidel Castro, al que también sufrió Isla cuando era presidente de Altadis. Visionarios y contradictorios en una economía de ojos rasgados, que atrae e hipnotiza a los occidentales seguramente porque esperan encontrar en ella y en sus millones de habitantes el cuerno de la abundancia. A Fernando Rodríguez Lafuente, J. J. Armas Marcelo, Horacio Vázquez Rial, o Carmen Posadas analizarán los mecanismos y las relaciones entre lo real y lo ficticio. En la jornada inaugural, la premio Príncipe de Asturias, Nélida Piñón, decía: Formo parte de un arte que tiene un componente de misterio y no puede aclarar toda su trayectoria. El escritor pertenece a la casa del mito, y convivimos todo el tiempo con el mito de la creación. Por más que uno aclare lo que está haciendo siempre hay una zona de sombras y eso contribuye a la gran ambigüedad del arte. Desde su zona de luz, Nélida Piñón, es una maestra en el arte de la palabra escrita, pero también en el de crear puentes de entendimiento entre lenguas y culturas. Un mérito más en este momento en el que se dibuja la llamada Alianza de Civilizaciones tutelada por la ONU, con preclaras figuras en su consejo de sabios como Federico Mayor, o Kofi Annan. Con la exigencia del respeto absoluto por las libertades y los derechos humanos, sería preciso que construyésemos más puentes, aunque algunos se empeñen en volarlos o en meter palos en las ruedas, aunque también sería necesario que el acceso al documento de la famosa alianza fuese más asequible que una inextricable página web de la ONU. Al Arte el misterio, y a la Política la claridad.