Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 D 7 LOS DOMINGOS DE Para este curso, el programa del Gobierno regional madrileño cuenta con la asesoría del gabinete norteamericano International Educational Consultants que sigue la metodología del Programa Federal Gotcha de atención a superdotados. En nuestro país, hay diversas entidades muy sensibilizadas con las altas capacidades intelectuales. Los ejemplos más claros son el de la Fundación Pryconsa y la Fundación CEIM. Ambas colaboran estrechamente con las autoridades educativas para facilitar programas específicos y con metodología muy avanzada que ayuden a los superdotados y a sus familias. Fracaso escolar Entusiasta con su trabajo es Zaida Martín de Jorge, directora del colegio Ágora. Asegura que en este centro tienen, al menos, cinco niños superdotados. Buscamos- -dice- -desarrollar la capacidad de todos los alumnos por igual, pero hay programas específicos para los que muestran capacidades más altas Según esta profesional de la docencia, los superdotados son niños con necesidades educativas especiales. No es, exactamente, una educación especial. No lo vemos así ¿Y cómo se diagnostica a un superdotado? ¿Qué tiene de especial? Zaida Martín explica que suelen ser hiperactivos, piensan diferente, ven soluciones distintas, son inquietos, rebeldes... Se suelen aburrir en clase, algo que hacen mucho para llamar la atención. En ocasiones son rechazados por sus compañeros porque también ellos les ven diferentes. A veces, detrás de un fracaso escolar hay un niño o una niña con elevada capacidad ¿Son los niños superdotados una bendición o una carga? Todos los expertos consultados por ABC aseguran, sencillamente, que ni lo uno ni lo otro Son personas que precisan una enseñanza especializada, no especial, sin que se note; capaz de estimular su desarrollo intelectual, físico y emocional. Para los padres, todos los hijos son bienvenidos. Si resulta que uno es superdotado hay que aprender a educarle y guiarle de la forma más adecuada para su desarrollo integral señala Alicia Rodríguez Díaz- Concha, presidenta de la Asociación Española de Superdotados y Talento (AEST) Lo importante es que todos los casos se puedan diagnosticar desde la Educación Infantil porque tienen derecho a ser atendidos dentro del horario escolar y no fuera de él, como se hace habitualmente La legislación educativa estatal ya ha hecho hueco a estos menores, pero, al decir de los expertos, todavía queda camino por recorrer. Y, además, faltan recursos económicos y didácticos. Intuitivos y preguntones La vida de un superdotado no siempre es fácil. Dan fe de ello psicólogos y psicopedagogos. Además de obtener niveles muy altos en las pruebas psicométricas encargadas de evaluar el cociente intelectual (CI) los niños superdotados hacen muchas preguntas, presentan una elevada curiosidad por todo lo que les rodea, se implican al máximo en tareas que son de su agrado e interés, prefieren relacionarse con adultos o niños mayores que ellos, tienen buena intuición, aprenden fácilmente y acostumbran a aburrirse en clase Todo esto, ¿es malo o es bueno? Según Alicia Rodríguez, lo mejor es seguir el ritmo del niño contando, siempre, con el apoyo de profesionales en educación especializada El apoyo de la Fundación CEIM Los programas de Enriquecimiento educativo son una de las estrellas del abultado proyecto de la Fundación CEIM para ayuda de niños superdotados. La entidad, presidida por el empresario Max Mazín, lleva años apostando por los cursos, cursillos, talleres y todo tipo de actividades que sirvan de apoyo y orientación para los menores, sus familias y su profesorado. Esta institución, una fundación cultural de los empresarios madrileños, se constituyó en 1995 y desde entonces ha dedicado especial atención a los estudiantes con altas capacidades de la Comunidad de Madrid. El propio Max Mazín ha alabado sin tapujos la Ley Orgánica de Calidad de la Educación, de 23 de diciembre de 2003, que en su artículo 43 establece, por primera vez, el marco general que permite a las administraciones educativas dar respuesta a las circunstancias y necesidades que concurren en los alumnos superdotados. La de CEIM es una fundación pionera en la colaboración, estrechísima, entre una entidad privada y las instituciones educativas públicas en favor de los superdotados. El niño superdotado, a veces, llega a aburrirse en clase