Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 11 06 CLAVES DE ACTUALIDAD Katoey El tercer sexo Katoeys y tom boys pueblan Tailandia, donde este llamado tercer sexo se asume con naturalidad, pese a no reconocerse legalmente, como sí hace España con su Ley de Identidad de Género. ¿Estamos ante el fin de la radical dicotomía hombre- mujer? POR VIRGINIA RÓDENAS E El concurso internacional de belleza katoey de Pattaya, el pasado día 1, fue seguido por toda la prensa tailandesa y 25 millones de telespectadores spléndidas, bellas, delicadas y sonrientes. Así aparecían el pasado 2 de noviembre en la prensa de Bangkok la ganadora y dos finalistas del concurso de belleza Miss Reina Internacional celebrado en Pattaya (sur de Tailandia) tras superar a una veintena de aspirantes a conseguir la diadema con la que se coronan los sueños de estos transexuales (katoey en tailandés) cuyos rostros de porcelana ilustraron las páginas de la prensa nacional y fueron contemplados por más de 25 millones de telespectadores en un país de 65 millones de almas. Erica Andrews, hoy la más hermosa- -con otros títulos como Miss Continental de Chicago o Miss Texas Continental- declaraba en una entrevista al tabloide The Nation su debilidad por el país anfitrión al ser el lugar del mundo donde existe un mayor reconocimiento hacia nosotras y todo lo nuestro, y no como sucede en otras partes, como EE. UU. -su país natal- donde estos eventos sólo los sigue la comunidad gay Después de enumerar los obstáculos en su camino hacia el trono recién conquistado, la reina de la belleza transexual, de profesión maquilladora, aseguró: Cada vez hay más gente como nosotras por todas partes y eso hace que nuestra imagen sea más familiar Con katoey -de khmer y toey que quiere decir ser diferente -se designa a los hombres de apariencia femenina, aunque en Chang Mai, al norte, se les llama pu- mia o lo que es lo mismo hombre- mujer Precisamente en esta provincia, en su Escuela de Tecnología, hay desde hace dos años lavabos separados para katoeys alumnos a los que no se permite vestir el uniforme habitual femenino, salvo cuando se trata de prendas deportivas. Estos chicos- chicas suelen juntarse desde pequeños con quienes son como ellos y llegan a establecer entre ellos un código especial. El katoey de menor edad suele buscar una madrina o tutora que le introducirá en los secretos de las hormonas, indumentaria, maquillaje... Remontarse a la razón de su ser es evidenciar su propia naturaleza: Nacimos así Y desde muy jóvenes, prácticamente en la preadolescencia, empiezan tratamientos hormonales, generalmente sin control médico. Las familias suelen aceptar que han tenido un hijo katoey lo mismo que aceptan a una hija tom boy que es la chica- chico, abiertamen- te lesbiana, muy de moda hoy en Tailandia, donde la permisividad abarca toda conducta humana respetuosa con el prójimo. Y allí, en el país de los katoeys el budismo imperante también da razones a la transexualidad. En el Tripaka colección de las enseñanzas de Buda en donde se haya el Vinaya, código monástico disciplinario del budismo theravada, se contempla la existencia de cuatro géneros: hombre, mujer, ubhatobyanjanaka o hermafrodita, y pandaka o travestis y homosexuales. A pesar de que es una práctica muy extendida en Tailandia, hay otros países donde está implantado el budismo Terhavada, como Birmania, Laos, Camboya, Ceilán y parte de la provincia sur de Yunnan (China) en donde, si bien son permisivos, no lo son tanto. Porque en el país de la sonrisa, los katoey pertenecen a todos los estamentos sociales, con diplomaturas y títulos universitarios, trabajan en la Administración e incluso en departamentos militares, pero se prodigan especialmente en aquellos sectores donde pueden desarrollar su papel femenino al cien por cien, como en el mundo de la venta de cosmética de lujo. Otros han mirado al mundo del espectáculo y los hay inmersos en el mundo de la prostitución. Dicen en Tailandia que los katoeys de Chang Mai son más numerosos y también los más bellos, Lola Martín: Otra cosa está en camino. Ya hay terroristas de género, que no se sienten ni hombres ni mujeres y quieren romper los conceptos A y B. Se ven sólo personas