Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2- 3 D 7 LOS DOMINGOS DE El monumento a Benedicto XV dice: Benefactor de los pueblos, sin distinción de nacionalidad o de religión. Reconocimiento de Oriente Durante la crisis de las caricaturas de Mahoma, un sacerdote católico fue asesinado en las puertas de su iglesia de la ciudad de Trabzon al grito de Alá es grande pero hasta ahora se considera que los cristianos no corren un peligro especial en Turquía ni que vaya a haber grandes manifestaciones o actos de repudio a la visita del Papa, a pesar de que ha habido algunas organizaciones que amenazan con ello. Nosotros tenemos la seguridad del ministro de Exteriores, Abdulá Gul, y por tanto del Gobierno, de que la visita será un éxito completo, de que harán todo lo que esté en su mano para que así sea asegura el nuncio en Ankara. Turquía tiene experiencia en este tipo de visitas, pero tal vez nunca antes se había producido en circunstancias tan especiales. Benedicto XVI será el tercer Papa que visitará Turquía, tras Pablo VI en 1967 y Juan Pablo II en 1979. A Juan XXIII, que había estado como cardenal, huyendo de la Segunda Guerra Mundial, le recuerdan en la iglesia de San Antonio, situada en la céntrica calle Istiklal, la arteria comercial más importante de la ciudad. En estos momentos, la sociedad que circula día y noche por esta calle tiene ante sí el mayor desafío desde la fundación de la república laica hace 83 años: la posibilidad de entrar en la Unión Europea, o, más exactamente, la de una ruptura de las negociaciones de adhesión el mes que viene. Citas electorales de 2007 to al monaterio, floreciente hasta hace veinte años, es ahora un desierto de persianas bajadas. ticos a la celebración. El nuncio Lucibello no quiere darle importancia al hecho de que el primer ministro turco, Tayip Erdogán, no quiera recibir al Papa, alegando problemas de agenda. Erdogán, que es profesor de religión musulmana y preside un gobierno que no oculta sus inclinaciones islamistas, ha dicho públicamente que esta visita no le concierne: El Papa visita Turquía invitado por el presidente de la República y como representante de un Estado será él quien le recibirá. Como líder religioso será recibido por el director general de Asuntos Religiosos Aunque ha quedado claro que si quisiera tendría tiempo de sobra para compaginar las dos actividades, ha insistido en que no puede anular su visita a la cumbre de la OTAN en Riga. El primer gesto de Erdogán tras la publicación del documento sobre la Alianza de Civilizaciones que copatrocina ha sido éste de eludir el encuentro con el representante de la Iglesia Católica, algo que no entiende ni Mehmet Kizilkaya, el mufti del barrio de Fatih, la zona de Estambul que se considera el principal feudo de los integristas: Yo creo que sería necesario que se entrevistase con el Papa, porque se necesita diálogo entre las religiones, eso siempre es bueno Las tensiones políticas en Ankara están impregnando toda la sociedad, a medida que se acercan las citas electorales de 2007, especialmente el mes de mayo cuando el primer ministro de inspiración islamista quiere hacerse elegir presidente de la República, con lo que tendría en sus manos el último cortafuegos del régimen laico. Fueros los kemalistas laicos los que en 1971 proclamaron una ley que ponía en manos del Estado toda la enseñanza religiosa, precisamente para impedir la infiltración de los integristas en las mezquitas. Pero esa losa cayó también sobre las minorías cristianas, y el Gobierno turco ordenó asimismo el cierre del monasterio cristiano ortodoxo de Hybeliada, el seminario donde se formaban hasta entonces los sacerdotes de la menguante comunidad rumi El monasterio, en el que estudió el mismo Bartolomé I, actual patriarca de Constantinopla, a quien el Papa Benedicto entregará en este viaje las reliquias de San Gregorio Nazianzo y San Juan Crisóstomo, que habían sido llevadas al Vati (Pasa a la página siguiente) Al benefactor de los pueblos En la catedral católica de Estambul, que se construyó estratégicamente oculta tras un edificio anodino en el barrio de Beyoglu, hay una estatua del Papa Benedicto XV que durante la Primera Gue, rra Mundial, cuando este país estuvo a punto de desaparecer, impulsó las labores humanitarias en esta parte del mundo. Con este monumento se quiso conmemorar Al Gran Pontífice de la hora trágica mundial, benefactor de los pueblos sin distinción de nacionalidad o de religión Unas décadas después, como cuenta en su última obra Estambul el premio Nobel Orhan Pamuk, ese barrio fue saqueado por los turcos y todos los no musulmanes fueron expulsados. Hoy a esta catedral no asisten a misa más que unos pocos expatriados, la mayor parte de las veces emigrantes africanos o asiáticos. Solamente los domingos se ve animada la iglesia con las numerosas criadas filipinas, que traen sus expresivos cán- Voluntad de distanciamiento Sin embargo, el director general de Asuntos Religiosos, Bardakoglu, se ha encargado de dejar claro que se trata de una decisión que quiere subrayar que hay una voluntad de distanciarse de la figura del Papa después del discurso de Ratisbona: La paz se destroza en un minuto, y luego cuesta mucho volver a reconstruirla ha dicho en una recientes declaraciones. No importa quién sea el que diga algo en contra del Islam, debe ser corregido y la visita del Papa no va a resolver todos los problemas, aunque será un paso positivo en dirección del diálogo El primer gesto de Erdogán, tras la publicación del documento sobre la Alianza de Civilizaciones, que copatrocina, ha sido evitar entrevistarse en Turquía con Benedicto XVI