Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 11 06 VIAJES Jamaica Bailando con delfines (Viene de la página anterior) actuación, que no empieza con un Yaman deformación de Yes, man Sí, hombre de acuerdo ok En Jamaica con yaman y one love se llega a todas partes. Montego Bay no es la capital, sin embargo es mucho más conocida que Kingston. Dicen las malas lenguas que, huyendo de la pobreza de Kingston, las autoridades jamaicanas buscaron un lugar más adecuado para el turismo y lo encontraron en esta ciudad. Allí construyeron un aeropuerto internacional, que se ha convertido en la puerta de Jamaica. Mo Bay (en patois se tiende a acortar los nombres) fue en el siglo XVI el lugar elegido por los navegantes españoles para desembarcar los productos que venían de España, incluida la manteca de cerdo. La Bahía de la Manteca pasó a ser, en época de la colonización británica, Montego Bay. En los folletos aparece hoy como la reina de los lugares de vacaciones Y así es. A partir de la zona conocida como Round Hill, hace más de medio siglo que empezaron a construirse hoteles de lujo. Allí pasaron la luna de miel en 1953 John F. Kennedy y Jacqueline. Desde entonces no ha dejado de crecer. A 11 kilómetros de Montego encontramos una de las escasas muestras de arquitectura antigua. La casona Rose Hall, donde vivió la perversa Annie Palmer, de la que se dice que iba matando a sus amantes según se iba aburriendo de ellos. Otra construcción con solera es el Spanish Bridge (Puente Español) que desde el siglo XVII cruza sobre el White River, que más que blanco es transparente. Hoy, bajo su único ojo de piedra pasan sin fijarse demasiado doce- Puesta de sol en la playa del hotel Hedonism II el primer todo incluido de Jamaica nas y docenas de turistas que se dejan llevar por la corriente en enormes flotadores como neumáticos de camión. A esto lo llaman river tubing Negril, a 10 minutos en coche de Montego, presume de poseer las mejores playas de Jamaica. La llamada Seven Mile tiene unas arenas tan finas que hay que mirarlas muy de cerca para ver sus granos, aunque no se sea miope. Paraíso hippy en los años 60, Negril acoge hoy a turistas de muy variopinto pelaje. En Bloody Bay (Bahía Sangrienta, llamada así porque era el lugar en el que hace un siglo se descuartizaba a las ballenas) hay una playa para nudistas, cachalotes incluidos. Desde el mítico Rick s Cafe sobre el acantilado más septentrional y uno de los más altos de la isla, en días despejados se pueden contemplar los mejores atardeceres del Caribe. Mientras se espera a que caiga el sol, es recomendable saborear una taza de una de las mejores variedades de cafés del mundo, la jamaicana Blue Mountains Unos fornidos chavalotes en tanga se lanzan al mar desde las copas de los árboles. Espectaculares clavados en busca de la propina. Dicen que algunos turistas la dan en dólares... y algunas en especie. El recuerdo español está a menudo presente en los toponímicos de Jamaica. Al este de Montego, está Ocho Ríos, que hace honor a su nombre castellano. Si Montego es el desarrollo urbanístico, Ocho Ríos es la consagración de la naturaleza. Allí, junto al puerto que servía para la exportación de bauxita, atracan enormes trasatlánticos que vomitan centenares de turistas con poco tiempo y muchas ganas. Las tiendas, junto al Reggae Explosion un museo interactivo dedicado a esa música, aceptan dólares. El principal objetivo de los cruceristas son las cascadas del río Dunn, de casi 200 metros de altura. Por su lecho escalonado se puede ascender a pie a condición de ir en grupo, cogidos de la mano y con zapatillas de goma. La Caleta de los Delfines Dolphin Cove atrae por igual a familias y a parejas. Es una zona acotada de la costa en la que viven delfines mulares amaestrados. Pero más allá de los números circenses al uso, con saltos y piruetas, aquí los cetáceos se dejan acariciar y besar. Y los turistas, embelesados pueden nadar junto a ellos. Desde el mítico Rick s Cafe sobre un espectacular acantilado, en días despejados se pueden contemplar los mejores atardeceres del Caribe Un viejo rasta, fácilmente reconocible por su peinado, en un mercado de la ciudad de Ocho Ríos Más información: www. sergatspain. com www. jamaicatravel. com