Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20- 21 D 7 LOS DOMINGOS DE M. FRANCISCO REINA Cultura La Mirada de Sal olver la vista atrás puede convertirnos, como a la mujer de Lot, en estatuas de sal y, sin embargo, es un ejercicio tan doloroso como necesario. El pasado es un prólogo que decía nada menos que el señor William Shakespeare, y la lectura de ése prólogo para confrontar las heridas y traumas que nos causaron es un trabajo útil como terapia. Este es, básicamente, el motivo de mi última novela, La Mirada de Sal en la que su protagonista, Samuel Velarde, un escritor al que alguno ha querido identificar conmigo, vuelve a los lugares en los que fue dichoso para hacer balance de su vida. Abordo citar la propia novela con pudor, ya que no soy nada dado al autobombo, para aclarar que, salvo las evidentes autorreferencias, por edad, profesión, origen gaditano, y maestros literarios comunes, que no son más que homenajes explícitos a Fernando Quiñones, Pilar V común con mi personaje. Lo demás no es más que una mera especulación biográfica, que puede divertir a lectores curiosos, a amarillistas de la supuesta crítica literaria y, la verdad, a mí mismo. Dicho lo cual, y volviendo a libros ajenos, que me resultan más interesantes que los míos propios, sería recomendable que los especialistas del periodismo audiovisual leyesen a conciencia el magnífico ensayo de Enrique Bustamante, Radio y televisión en España. Historia de una asignatura pendiente de la democracia que acaba de salir en la editorial barcelonesa Gedisa. Enrique Bustamante es todo un experto en la materia. Es catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad Complutense y componente del denominado Comité de sabios de RTVE. Ha sido secretario general de la Universidad Menéndez Pelayo y catedrático UNESCO de las universidades Sthendal de Grenoble y Lyon II. Entre sus declaraciones, a pesar de que algunos quieran tacharlo de partidista por las críticas a ciertos momentos de la democracia española y la manipulación de los medios de comunicación, no se anda con delicadezas cuando declara: Las nuevas tecnologías hacen más necesaria que nunca una radiotelevisión como servicio público, que defienda la cultura, la educación y los derechos y valores constitucionales, además de la cohesión social y la vertebración nacional del Estado autonómico JESÚS GARCÍA Economía Galán busca novia gnacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, va por libre. El enfant terrible del sector eléctrico trata de ganarle la partida al tiempo. No se fía de nadie. Menos desde que Florentino Pérez, los Albertos y los March se colaron por la puerta de atrás en Iberdrola. Es la moda. ACS, una empresa que vale en bolsa 14.000 millones, toma un 10 por ciento de otra que es tres veces mayor. La financiación es barata, se pignoran acciones y la Bolsa sube. Galán no quiere ser un pigmeo empresarial y como el Gobierno debe modificar la regulación para que se produzcan concentraciones, se aprovecha de la situación. ACS quiere hacerse hasta con un 24,9 por ciento de Iberdrola, pero sólo tendrá un 3 por ciento de los derechos de voto. Eso y nada es casi lo mismo en una gran eléctrica. Hasta que cambie la normativa. Por eso el salmantino se ha lanzado al ruedo europeo y viaja más que el baúl de la Piquer. Estaba en Nueva York cuando se enteró de la entrada de ACS, en Boston cuando se filtró a la prensa británica el acercamiento con Scotish. Evaluar inversiones se llama ahora a la posibilidad de fraguar una operación defensiva, que haga una Iberdrola inexpugnable. La compra de Scotish le daría a Iberdrola un tamaño de hasta 50.000 millones de euros. Palabras mayores. Pero Galán es preso de sus ambiciones y la filtración a la prensa británica de los contactos no sólo podría echar por tierra la operación si el mercado eleva en demasía la acción. Además las noticias pusieron en guardia a su propio consejo y aceleraron sus planes. El viernes se reunió el consejo de urgencia en Bilbao y dió su apoyo a Galán en los contactos con la escocesa. Florentino Pérez apoyó también la operación. Al presidente de Iberdrola no le gusta demasiado que le lleven de la mano hacia una fusión con Fenosa porque la considera inviable. Es consciente y así lo ha dicho: una unión entre casi todos los actores del mercado eléctrico daría como resultado una empresa con cuotas de mercado de poco más del 4 por ciento en Europa, frente a gigantes como EDF o E. On. Sánchez Galán, que ha vivido una sucesión modélica en Iberdrola, con la salida de Iñigo de Oriol, lleva un año rumiando operaciones. El fracaso de Gas Natural en su Opa sobre Endesa es su propio pozo de resignación. Los cambios de humor del Gobierno respecto a la OPA de E. On han ido minando la moral en Iberdrola. El acuerdo con Gas Natural de compra de activos de Endesa era demasiado bueno para ser cierto. I Cambios de tercio El Gobierno, que primero iba a obligar a E. On a vender hasta un 30 por ciento de sus activos, rectificó por la presión de Bruselas y las conversaciones entre Zapatero y Merkel y dejó a su suerte a las empresas, aunque haya animado la entrada de las constructoras en el sector. Sin Sebastián en Moncloa y sin Montilla en Industria las cosas pueden cambiar. Iberdrola no está cómoda con la entrada de ACS, Manuel Pizarro tiene más frentes abiertos que nunca. No sólo la oferta de E. On que camina con paso firme, sino también otros socios como los Entrecanales que quieren un 24,9 por ciento y por si faltaba algo Gas Natural con denuncias por presunto uso de información privilegiada. Los teutones están que trinan por que Wulf Bernotat enseñó antes de tiempo la carta de la Opa a 35 euros y ahora debe pactar con Acciona, que a unas malas podría vender y sacar jugosas plusvalías. No es comprensible aún el objetivo de los Entrecanales. Poco se sabe realmente de la postura final de Caja Madrid en la operación. Y falta por negociar la tarifa, esencial para la vida de las eléctricas y los ciudadanos. El viernes a última hora en los mercados se habló incluso de una posible fusión entre Sacyr, presente en Repsol, y ACS, con un 35 por ciento de Fenosa. Crece el embrollo, aumenta el endeudamiento, las huidas hacia delante son generalizadas y todo aguanta por que la Bolsa vive sumergida en su burbuja. Los máximos históricos soportan el escenario. Santa Bolsa bendita tiene la última palabra. Esperemos que no truene. Un extraño viaje Que se lo digan si no al ex presentador del programa Diario de la Noche Germán Yanke, que, según un artículo de Pablo Sebastián tras la orden taxativa de Aguirre de caza inmediata al Diario de la Noche el director general le dijo a Yanke que debía cesar a los colaboradores más significativos El resultado es evidente. Un extraño viaje éste de la libertad y los medios, como el del nuevo disco de Alaska y su grupo, Fangoria, en el que la cantante asegura que cierto radiopredicador conspiranoico ha sido muy moderno en sus tiempos de juventud, lo que pasa es que los periodistas no investigan A ver si ahora va a resultar que la famosa canción de mi novio es un zombi va a ir por él y no por Freddy Krueger, aunque hay otras de la famosa cantante que también le irían bien como la de quiero ser santa hagamos algo superficial y vulgar o criticar por criticar A mí, la verdad, tal y como está el patio, me empieza a dar menos miedo Pesadilla en Elm Street que esa cadena de gente tan moderna. Vivir para ver. Paz Pasamar, José Hierro o Félix Grande, entre otros, todo lo demás no es más que un ardite narrativo no exento de guiños y críticas al mundo de las letras contemporáneo. En palabras de Juan Ángel Juristo, que generosísimamente reseñó la obra: El aserto bíblico advierte con claridad que nunca conviene la añoranza, y menos, las consecuencias que pueden derivarse de ella. En esta novela no se trata el pasado de esta manera, sino de otra más acorde con lo trágico, con lo heroico, en definitiva: es el lamento aquello que tiende a paralizarnos Es esto, quizá, y el compromiso que deberían seguir teniendo, como tiempo atrás, los creadores de cualquier ámbito y los intelectuales con el tiempo que les toca, como garantes de las libertades frente al poder, sea quien sea quien lo detente, lo que tengo en