Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 11 06 OPINIÓN TIRA Y AFLOJA Por César Oroz PILAR CERNUDA Política De locos orque lo dicen con grabadora delante, porque en caso contrario, si nos lo cuentan, sería de no creer. Que los batasunos arremetan contra los jueces y les conminen a mirar con buenos ojos a los terroristas está en el guión, a fin de cuentas hablan de sus primos hermanos, cuando no de sí mismos, y además llevan años pegando tiros y poniendo a los jueces en su punto de mira; pero que dirigentes socialistas defiendan esa ignominia es de locos. Que miembros del PSE exijan a los jueces que tengan en cuenta el momento es ir directamente contra el Estado de Derecho. Trabajar por el fin de ETA no sólo es digno de elogio, sino que estamos obligados a agradecer el esfuerzo; pero poner la Justicia a los pies de los terroristas- -aparte de otros asuntos ante los que se cede- -es inadmisible. López Aguilar ha advertido, antes de irse a Canarias, que la Justicia es ajena al proceso de paz de lo que deberían tomar nota López, Ares y compañía. Pero haría falta que también lo dijera muy clarito el presidente de Gobierno, en vez de andar a vueltas con la historia de que todo va según lo previsto y que el camino es duro, largo y no sé qué más. Declaraciones como las de los últimos días no tienen pase. Sólo falta que desde el PSOE, el PSE y el sector más zapaterista del gobierno se aconseje a los jueces que sonrían y pasen la mano por el hombro a los terroristas que comparecen ante el tribunal; y que presionen a las editoriales para que publiquen las obras completas de De Juana Chaos, al que Zapatero nos presenta poco menos como un bendito que quiere ganarse la vida escribiendo novelitas románticas con final feliz. P El PSOE y los socialistas no merecen este espectáculo. Me refiero a los socialistas de verdad, a los que han demostrado sobradamente su sentido del Estado, no a los que tienen ese sentido en el dedo gordo del pie. Dejemos los pies para echar un vistazo a los teléfonos. Algún día se escribirá la historia del fin de semana en el que Zapatero estaba en Montevideo y Montilla aprovechaba cada minuto del día para gestionar su presidencia de la Generalitat, a pesar de ser el político que había cosechado el mayor fracaso electoral. Chaves y Blanco trataron de hablar con el ex ministro, que no atendió sus llamadas, no fuera ser que le conminaran a pactar con Artur Mas. Pero hay más telefonazos, los que se produjeron y los que no. Zapatero no ha felicitado a Artur Mas, lo que era obligado, aunque no le llama desde el mes de junio, desde el referéndum; antes de esa fecha, lo suyo con Mas era una obsesión, le telefoneaba cada dos por tres. Sí felicitó a Mas la vicepresidenta Fernández de la Vega, que está en lo que hay que estar. Y también le felicitó el Rey. Incumplimiento de palabra Mas ha salido del envite con dignidad, a pesar del palo que ha recibido. Y ha tenido la grandeza de decir que Zapatero no ha sido desleal con él porque no habían pactado nada: no es cierto, habían acordado que gobernase el partido que lograra más escaños. ZP ha vuelto a incumplir su palabra porque podía haber evitado la maniobra de Montilla, como en su momento consiguió que Maragall expulsara del gobierno a Carod Rovira tras la entrevista de Perpiñán. ZP no lo tuvo difícil, amenazó a Maragall con la ruptura con el PSC. No llamó el presidente a Mas pero sí a Durán i Lleida. Fue a las pocas horas de que Durán anunciara en rueda de prensa que su grupo parlamentario no apoyaría un par de proposiciones de ley que el gobierno había enviado al Congreso. ZP quiere acercarse a presidente de Unió, le es vital el apoyo de CiU. Si solo cuenta con los votos de ERC lo que resta de legislatura, su supervivencia está en peligro. López Aguilar ha advertido antes de irse a Canarias que la Justicia es ajena al proceso de paz