Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 D 7 LOS DOMINGOS DE La última y enérgica ofensiva de los carabinieri es el más firme apoyo del grupo de ciudadanos que se han rebelado contra la extorsión de los mafiosos AP Familiares de una niña de dos años que perdió la vida en un ataque de la Camorra transportan su ataúd hace un verdadero censo de habitantes de las viviendas sociales realquiladas, y se pone fin a la tranquilidad de miles de fugitivos de la Justicia. Naturalmente, esto no es Irak. Los carabinieri piden la documentación con cortesía, pero una simple ojeada al aspecto interior del piso permite identificar a los camellos por el desorden, y a los capos por el lujo. Las mujeres de capos y camellos observan desde las ventanas, y si hay detenciones importantes lanzarán gritos y objetos contra las fuerzas del orden. Si no, la tarea de insultar a los agentes corresponde a chavales de 12 o 13 años, o a chiquillas que se foguean como alevines de delincuentes al grito de ¡Bastardos! Como en Nápoles tragedia y comedia van juntas, hay quienes sacan un teléfono celular para hacer fotos de grupo junto a los coches patrulla, o quienes se ponen a bromear con un agente que les ha caído en gracia. Entones el relampagueo de luces azules de los vehículos pasa a tener un aire de discoteca. Aunque no es una organización unitaria, sino anarcoide, la Camorra integra un ejército de unos 6.500 soldados y otros tantos ayudantes, con un volumen de negocios de 18.000 millones de euros al año, incluido el tráfico de productos falsos, videojuegos y discos top manta a 2,5 euros en cualquier acera. Junto a la droga, la principal fuente de ingresos de la Camorra es la extorsión, endémica y generalizada, que pagan 160.000 comerciantes en la región de Campania. Hace cuatro años, Silvana Fucito se rebeló contra los camorristas que extorsionaban la tienda de pinturas de su marido. Como EPA El negocio Unos 6.500 mafiosos integran las filas de la Camorra 18.000 millones de euros al año es el volumen de negocios de la banda 16.000 comerciantes de la región de Campania sufren extorsión de los mafiosos El jefe de un puesto de droga cobra 15.000 euros mensuales por supervisar el pequeño negocio El proveedor del puesto de droga recibe unos 7.000 euros Los dependientes cobran 4.000 euros mensuales Y los vigilantes 1.500 euros castigo, la Camorra prendió fuego al comercio, y el incendio destruyó la veintena de apartamentos del edificio. Y cuando algunas familias les culparon del desastre por no pagar, Silvana Fucito decidió crear una cooperativa contra la extorsión, similar a la establecida por Tano Grasso contra la usura. El grito de batalla fue recogido por otra mujer valiente, Tecla Magliacano, presidenta de SOS Impresa Confesercenti Napoli (www. confesercentinapoli. it) primera gran asociación de comerciantes contra ese continuo robo con desfachatez. Tanto Silvana como Tecla saben a lo que se exponen, pero quieren que sus hijos vivan en un mundo sin miedo. Los gestos de coraje empiezan a proliferar. Siguiendo el ejemplo de La Rosa Blanca de Múnich en tiempos del nazismo, un grupo de universitarios creó el año pasado el movimiento Contracamorra que invita a no pagar. El domingo pasado, un grupo de jóvenes pintó en el barrio de Scampía- -el peor de la ciudad, junto con Secondigliano- -un mural de 30 metros en homenaje a las víctimas de la Camorra. El martes, durante una plegaria ciudadana contra la Camorra, el cardenal Crescenzio Sepe condenó esta explosión de violencia y muerte, a la que tenemos que poner punto final después de que un párroco de Scampía diese un testimonio estremecedor: He visto morir a cinco hombres y he celebrado funerales por 70 personas asesinadas El jueves, un grupo de intelectuales, empresarios y juristas se reunieron para crear un comité de emergencia ciudadano. La rebelión ha comenzado. Nápoles quiere vivir. Más información en www. confesercentinapoli. it