Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 11 06 EN PORTADA Paracuellos Memoria de la matanza Santiago Carrillo, con 21 años, el más controvertido sospechoso de la matanza (Viene de la página anterior) co, se ejecutó en grupos a 4.000 personas cuando menos Helen Gram no lo considera probado. Ian Gibson, en Paracuellos. Cómo fue incluye una entrevista con él en la que insiste: Lo que sí sé es que, en ese momento, yo no poseo todavía ninguna fuerza concreta. Y que es el nueve o el diez cuando yo empiezo a controlar un poco, eh... Paul Preston, en La guerra civil española se refiere a otra entrevista, ésta de 1995, en la que Carrillo aludía a un ambiente de caos, odio al fascismo columnas descontroladas con total autonomía y ninguna disciplina respecto a las autoridades oficiales Pero a Gibson, sin negar rotundamente la posibilidad de que no lo supiese antes de producirse las primeras sacas, le parece extraño que no estuviera informado de ellas y de los fusilamientos- -la Junta negó el 14 de noviembre que se hubiesen lleva- do a cabo- -y recuerda que, a finales del mes, hubo nuevos asesinatos. En todo caso, habría preferido no darse por enterado y no detuvo los desmanes como hizo, en diciembre, Melchor Rodríguez. Preston, asimismo, considera ingenua en cualquier circunstancia la explicación de Carrillo y añade que en la reunión de la Junta del día 11 dio cuenta detallada de las medidas que había tomado para organizar la evacuación de la cárcel Modelo señalando que la operación se paralizó por las protestas del cuerpo diplomático. En cualquier caso, los días 6, 7 y 8 de noviembre de 1936, viernes, sábado y domingo, muchos presos fueron llevados al patio de la cárcel; llamados por sus nombres, se les subió en autobuses de dos pisos y fueron trasladados hasta Paracuellos. Unos atados, todos fusilados junto al río y enterrados en fosas comunes. Los caminos eran poco transitados pero no faltaron los testigos de aquella continuada masacre, Allí, junto a los pinares, en el terreno arenoso, se cavaron las inmensas fosas comunes, El encargado de negocios noruego, Félix Schlayer, del que se acaba de publicar en España su libro de recuerdos Matanzas en el Madrid republicano visita Paracuellos el día 15 de ese mes y recoge varios testimonios: Durante todo el día iban llegando autobuses, durante todo el día se oían las rápidas descargas A finales de noviembre y hasta el 3 de diciembre hubo nuevas sacas y asesinatos de presos procedentes de dos edificios religiosos convertidos en prisión, San Antón y Porlier, y de la cárcel de Ventas. El día 4 las paraliza Melchor Rodríguez. El doctor Georges Henny, de la Cruz Roja Internacional, no se acercó a Paracuellos como Schlayer pero recogió documentación y testimonios que intentó llevar a Ginebra en un vuelo de Air France que despegó el 9 de diciembre de Madrid a Toulouse. El avión fue atacado mientras sobrevolaba Guadalajara y, con el médico y otros tripulantes heridos, debió realizar un aterrizaje forzoso en Pastrana. Payne atribuye el ataque a pilotos rusos enrolados en la aviación republicana, A través de los nacionalistas vascos llegaron denuncias al Gobierno de la República. El general Miaja negó al Ministerio de Defensa saber nada de lo que había ocurrido. Se trataba de silenciar las matanzas de Paracuellos que ahora, con el aniversario, las esquelas y la rabia de unos vuelven a las páginas de los periódicos. Payne, que las denuncia con energía, se refiere también a otras, perpetradas por el bando nacional en la misma época, subrayando especialmente las de Zaragoza. Ni unas ni otras eran espontáneas En los dos bandos hubo asimismo quienes se opusieron a ellas y trataron de paralizarlas. Quizá, en estos tiempos de fervor por la memoria, debamos aplicarnos a la que Todorov llama ejemplar es decir, a la que trata de conseguir que los desmanes no se vuelvan a producir. La historia es mejor dejársela a los historiadores. Bibliografía Félix Schlayer: Matanzas en el Madrid republicano Ed. Áltera. Relato del diplomático que denunció los hechos Ian Gibson: Paracuellos: cómo fue Plaza Janés. Contextualiza las matanzas en el delicado momento que vivía Madrid Rafael Casas de la Vega: El terror. Madrid 1936 Ed. Fénix. Un estudio sobre las matanzas de la época. Santos Juliá: Víctimas de la guerra civil Ed. Temas de Hoy. Investigación sobre la violencia fanatizada. José Luis Ledesma. Los días de llamas de la revolución IFC Zaragoza. Estudio sobre la violencia republicana en retaguardia. Se alzaron cruces en recuerdo de quienes no pudieron ser identificados Durante todo el día iban llegando autobuses, durante todo el día se oían las rápidas descargas denuncia uno de los testimonios recogidos por Félix Schlayer