Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2- 3 D 7 LOS DOMINGOS DE La herida de aquella matanza sigue hoy muy viva. Las víctimas nunca olvidan último presentado como corresponsal de Pravda. Koltsov- -que tenía tanta influencia como otro famoso periodista, Ilya Ehrenburg, e iba al frente y participaba en reuniones políticas y militares- -habla en su diario de un tal Miguel Martínez. Parece no haber duda de que era él mismo. Martínez, aduciendo el peligro de los oficiales y militares presos en las cárceles madrileñas, sugiere la evacuación el mismo día de la constitución de la Junta, Jorge M. Reverte, autor de La batalla de Madrid dio a conocer en el año 2005 el acta de una reunión celebrada la noche de ese mismo 7 de noviembre entre representantes de la Consejería de Interior de la Junta y la federación de la CNT. No aparecen en el documento los nombres de los asistentes, pero sí se da cuenta de que se ha dividido a los presos en tres grupos. En primer lugar, los fascistas y elementos peligrosos que deberían ser ejecutados inmediatamente. Después, los partidarios del levantamiento militar pero considerados menos peligrosos para los que se decide el traslado a Chinchilla. Y, por último, los elementos no comprometidos para los que se sugiere que sean puestos en libertad. No aparece el nombre de Santiago Carrillo, como he dicho, en el citado documento. No firma el consejero de Interior las órdenes de evacuación, que llevan la rúbrica de Vicente Girauta, un policía que ocupaba el segundo rango en la Dirección General de Seguridad. No hay, claro, órdenes escritas de ejecución. Pero la participación de Carrillo ha sido una de las grandes cuestiones de debate y una acusación permanente desde entonces. Stanley G. Payne- -cito su último libro, 40 preguntas fundamentales sobre la guerra civil- -asegura que bajo la dirección de Santiago Carrillo, entonces consejero de Orden Públi (Pasa a la página siguiente) Víctimas... Unas 5.000 personas fueron fusiladas, aunque la cifra es muy controvertida ya que el número de cuerpos identificados no abarca el de todos los muertos. Hay quienes elevan la cifra hasta 12.000. Entre los ejecutados en aquellas primeras sacas algunas de las víctimas más notables son: Pedro Muñoz Seca, dramaturgo Ricardo de la Cierva Codorníu, abogado, hijo de Juan de la Cierva, varias veces ministro de Alfonso XIII Federico Salmón, ex ministro de Trabajo Jesús Cánovas del Castillo, abogado tal, hay tropas a unos cientos de metros de algunas zonas, entre ellas la que ocupa la Cárcel Modelo. Se espera el ataque definitivo a Madrid y se teme que en la propia ciudad se produzca algún tipo de levantamiento a favor de las tropas sublevadas. Unos y otros comentan unas declaraciones del general Mola en las que, preguntado por cuál de los cuatros cuerpos del ejército iba a entrar en la capital, responde que la acción más importante será la de la quinta columna es decir, los partidarios de los sublevados que estaban en ese momento en la ciudad. El 7 de noviembre se constituye la Junta de Defensa, presidida por el general Miaja, y en la que el joven comunista Santiago Carrillo, que entonces tenía 21 años, ocupa el cargo de consejero de Orden Público. La Junta, de la mano de los comunistas, estaba fuertemente influida por asesores soviéticos como el general Ian Antonovich Berzin y Mijail Koltsov, este ...Y responsables Santiago Carrillo, por entonces consejero de Orden Público y dirigente comunista José Cazorla, lugarteniente de Carrillo Mijail Koltsov, corresponsal de Pravda y emisario de Stalin Antonio Mijé, delegado de Guerra en la Junta de Defensa, comunista Segundo Serrano, delegado de orden público ¿Cuántos asesinatos? Se ha llegado a decir que fueron más de 12.000. Ricardo de la Cierva asegura que los enterramientos en Paracuellos se acercan a los 10.000: 2.750 perfectamente identificados y otros muchos asesinados en otros lugares y trasladados hasta allí. Arsenio de Izaga, que fue archivero de la Real Academia de la Historia, los cifra en 8.354. Hemos visto que Payne habla de al menos 4.000 Gibson propone la cifra de 2.400. Preston habla de 1.200. De lo que no hay duda es de que entre ellos hay muchos familiares, padres e hijos, hermanos. Y personas de toda condición. Se pueden citar, como esbozo de un imposible recuento, a tenientes generales como Rodríguez Casademunt y Fernández Heredia, el almirante Magaz, un abogado del bufete de José Antonio Primo de Rivera, Manuel Sarrión, y el padre del historiador Ricardo de la Cierva. Entre los asesinados a finales de noviembre está el escritor Pedro Muñoz Seca, el autor de La venganza de don Mendo, que fue atado al prior de los Hermanos de San Juan de Dios, Guillermo Llop, y el provincial de los Agustinos junto a varios religiosos de su Orden. También el arquitecto Arturo Soria, el creador de la Ciudad Lineal.