Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
5 11 06 CLAVES DE ACTUALIDAD Un aficionado da el golpe en Flamingos Golf, en Marbella, uno de los clubes más exclusivos de la Costa del Sol Golf Las verdes praderas de la discordia En un país donde el cielo es poco generoso con el suelo, los defensores y detractores de los campos de golf parecen irreconciliables. El gasto de agua y las urbanizaciones son los elementos de la polémica POR MIGUEL ÁNGEL BARROSO estas instalaciones deportivas. Porque es importante recordar que el golf es deporte y ocio; cargarle las culpas de los escándalos inmobiliarios es demagogia pura se queja Juan Muro, director de Marketing de Aymerich Golf Management, firma de desarrollo y gestión de campos de golf que tiene 22 instalaciones a su cargo en España y participa en la actualidad en 62 proyectos. ¿Malos para el medio ambiente? Hablamos de seres vivos de 60 hectáreas que, en muchos casos, se construyen en antiguos vertederos y escombreras y que están bajo la vigilancia del Estado, las comunidades autónomas y las confederaciones hidrográficas Trescientos mil federados El golf es un deporte en auge en España. Aún estamos lejos de los parámetros de Estados Unidos, donde un 11 por 100 de los ciudadanos lo practica, pero nuestra evolución ha sido espectacular. Según datos de la Federación Española de Golf, a 30 de septiembre de 2006 había 297.029 federados en nuestro país, es decir, casi un 0,7 por 100 de la población (en 1967 había 3.203; en 1980, 19.467; en 1990, 58.644, y en 2000, 177.409) El núme- n debate de ida y vuelta. Pongamos que hay sequía, como ahora. Pongamos que hay escándalos inmobiliarios, como ahora. Los campos de golf acabarán irremisiblemente en el ojo del huracán. Cambian el paisaje, consumen una cantidad importante de agua U en un país donde la escasez es crónica y están asociados a un crecimiento urbanístico desordenado dicen los ecologistas. El gasto de agua es igual o menor al de los cultivos agrícolas, su rentabilidad económica es muy superior y están sujetos a severos controles medioambientales contestan los promotores y gestores de