Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- 5 D 7 LOS DOMINGOS DE PREPUBLICACIÓN Nueva York es una ciudad que aman los europeos, pero está claro que el resto de EE. UU. es muy diferente de esta metrópoli AFP ¿Un posible triunfo demócrata? El sistema político de EE. UU. está lleno de peculiaridades que no siempre se entienden en Europa. Hay una sostenida abstención en todas las citas electorales, una gran fuerza de los grupos de interés y un creciente conservadurismo tanto de demócratas como de republicanos. Pueden ganar los primeros, pero la corriente reaganiana se mantendrá Luis de Velasco. Fue jefe de la Oficina Comercial de España en Nueva York hasta septiembre de 2005 o es difícil prever que la abstención será la opción ganadora en las elecciones parlamentarias de este martes en Estados Unidos, continuando una tendencia sostenida de fines de los sesenta. En las presidenciales vota una cifra ya ligeramente inferior al 50 por ciento del electorado. En estas parlamentarias, será una sorpresa si vota más de un tercio. Inquietantes nivel y tendencia que muestran una de las muchas debilidades de la democracia en ese país. Votar es cada vez más cuestión de blancos de clase media y alta. Los afroamericanos siguen encontrando obstáculos, si no legales sí reales en muchos Estados la mayoría de los latinos no está registrada y por ejemplo, más de siete millones de ex convictos tienen prohibido votar de por vida. Esta democracia, modelo en algunos aspectos, es cada vez más un sistema político en el que el dinero y la presencia de los denominados special interests tienen cada vez mayor peso. Para intentar ser senador hace falta un mínimo de cinco millones de dólares que o salen del bolsillo pro- N pio (una gran parte de los senadores son millonarios) o de esos lobbies que luego pasan su factura. Para intentar ser representante, se calcula una cantidad más modesta, sólo la mitad. Descabalgar al titular, al incumbent es muy difícil dado el diseño de los distritos electorales, mediante la practica de gerrymandering Resultado: se calcula que sólo un 8 por ciento de los 435 representantes está normalmente en juego. En las últimas semanas, los PAC, los Comités de Accion Política que recaudan, especialmente en las grandes empresas, dinero para los candidatos, han aumentado mucho sus contribuciones a los demócratas. Todo un indicador. Encuestas recientes dan ventaja a las opciones demócratas. Más exactamente, muestran un rechazo creciente a Bush y, de rebote, a los republicanos, muchos de los cuales no han querido ver al presidente por su circunscripción. La gran incógnita está en cómo se traduzca esto en las urnas. Una vez más, los demócratas aparecen indefinidos, especialmente en la gran cuestión de qué hacer en Irak. Este es el tema y lo que, hasta hace unos meses, era el activo republicano se ha convertido en su pasivo. La política de Bush de mantener el rumbo está desacreditada. Las encuestas revelan que, en lo relativo a la seguridad, el elector parece tener más confianza en los demócratas que en los republicanos. Novedad muy importante, pues el norteamericano siempre ha considerado a los demócratas el partido mamá que gestiona mejor la economía pero del que se desconfía por soft on terror (blando con el terrorismo) Cabe prever, con cautela, un triunfo demócrata con mayoría más probable en una Cámara que en ambas. Esto supondría mínimas modificaciones, pues el país, la mayoría de sus ciudadanos y sus políticos y grupos de poder son profundamente conservadores y así seguirán. Baste señalar que una gran parte de los candidatos demócratas en cabeza en los sondeos son igual o más conservadores que sus oponentes republicanos. La deriva reaganiana que continuó con Clinton, tiene un profundo y largo alcance. Está claro que Estados Unidos no es la ciudad de Nueva York.