Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Libros 12 Dawkins, pasión por el saber Tras Una curiosidad insaciable, Richard Dawkins sigue tirando del hilo de sus recuerdos. Al fondo, la ciencia Adams, Peter Medawar y Daniel Dennett, o su editor y gran agitador de las ciencias, John Brockman. Es notable su humildad al valorar su propia inteligencia, sus límites, señalando que no es muy bueno a la hora de emprender investigaciones muy planificadas con un fin específico, sino más bien experimentos piloto y como colaborador de ciertas empresas. En este libro sigue defendiendo su idea central de que la selección natural tiene como utilidad que maximiza la supervivencia de los genes. Aunque esto es cierto en muchas ocasiones, algunos biólogos de gran competencia se lo han discutido con argumentos dignos de tenerse en cuenta. ichard Dawkins (Nairobi, 1941) publicó hace poco el primer volumen de sus memorias, Una curiosidad insaciable, donde rastrea sus orígenes familiares, su infancia en África, sus veleidades como estudiante, y sus primeras investigaciones y currículos académicos, a veces excesivamente anotados. El segundo volumen, Una luz fugaz en la oscuridad, sin dejar de hacer hincapié con generosidad en las peripecias académicas, es más valioso y entretenido, como co- Siete maravillas rresponde a un científico que ha Para los que creen que Dawkins escrito libros como El gen egoís- es un fanático perseguidor de ta, El relojero ciego, Escalando el las religiones, lean lo que dice: monte improbable, El cuento del Soy un ferviente partidario de antepasado o Evolución. Ade- que se enseñe sobre la religión más de sus controvertidas y ad- en la escuela, pero me opongo mirables ideas e investigacio- con la misma vehemencia a que nes, Dawkins es un polemista se adoctrine a los niños en la tranotable, y ha dedición religiosa dicado mucho particular en la NATURALISTA tiempo, humor y que han ido a naY BIÓLOGO, pedagogía a la decer Es la actitud RICHARD fensa de la ciende una educación cia frente al ex- DAWKINS ES UNA laica, no fatalista, MENTE RÁPIDA Y ilustrada. tendido y peligroUN ESCRITOR so creacionismo. En una ocaLa luz en la os- EXTRAORDINARIO sión, un progracuridad es la ma de la BBC lo ciencia, y no se entienda que invitó a que eligiera sus siete maesto quiere decir en Dawkins ravillas del mundo, y fueron esque es la única que puede po- tas: la tela de araña, el oído del ner luz en lo incomprensible o murciélago, el embrión, la codiignorado, pero es obvio que ficación digital, el reflector paaquello que es objeto de la cien- rabólico, los dedos de pianista y cia (la biología, la geología, la Sir David Attenborough. La lecevolución, la física) no puede tura de ambos volúmenes nos ser explicado por la religión, la permite acceder a las numeromagia; ni siquiera por la filoso- sas polémicas que suscitaron. fía, aunque el filósofo sí puede Las únicas corbatas que usa tratar de decirnos qué signifi- Dawkins son las diseñadas (con ca lo que sabemos. animales o plantas) por su esposa, la pintora y actriz Lalla Idea central Ward, a quien conoció en 1992. Naturalista y biólogo, Dawkins, Comenzaron una vida llena de una mente rápida y un escritor colaboración que dura hasta el extraordinario, ha profesado en presente. numerosas universidades de Reino Unido y Estados Unidos. JUAN MALPARTIDA Los perfiles que hace de algunos de sus colegas participan de la mejor tradición retratis- Una luz fugaz ta inglesa. También destaca este en la oscuridad Richard Dawkins libro por su capacidad de adMemorias miración; no solo, obviamente, Trad. de de los objetos de sus ocupacioAmbrosio nes, sino de numerosos cientíGarcía Leal. ficos y filósofos de la ciencia, Tusquets, como John Maynard Smith, Ed 2016 ward O. Wilson, Bill Hamilton, 23 euros David Attenborough, Douglas R La buena letra de Sara Mesa Aunque no todos están a la altura de sus novelas, los relatos reunidos en Mala letra confirman que hay que seguirle la pista a Sara Mesa. Una escritora de calidad ras la calidad de su última novela, Cicatriz (2015) que ha afianzado a Sara Mesa como una de las voces más interesantes de la nueva narrativa española, aparece este libro de once relatos, cuyo título, Mala letra, se toma de un pasaje contenido en uno de sus mejores cuentos, Mármol que vuelve sobre la disciplina a la que se obliga a los adolescentes para el cuidado de su caligrafía, asunto que ya trató con otro tono el Rafael Chirbes de La buena letra (1992) No siempre coincide que T tras un buen novelista se encuentre un buen escritor de cuentos. Considero que este libro confirma a Sara Mesa como autora de calidad, asimismo en la escritura de relatos, si bien no alcanza el nivel de sus novelas. Pero no porque el volumen no contenga cuentos excelentes (algunos de los aquí publicados lo son) sino porque otros deslucen el conjunto. Pasa siempre con las antologías de cuentos. Es más fácil que sea redonda una novela que no un libro que suma once relatos. Hay tres o cuatro de ellos que desmerecen, a mi juicio; no únicamen- te respecto a su estilo narrativo general, sino también respecto a los mejores que aquí ha incluido. Miedos y acosos Como no hace al caso en la reseña de un libro que se hable de cada cuento por separado, me parece que orientará al lector saber qué es lo mejor de su estilo en los más destacados, y qué me ha parecido menos bueno en los que considero poco logrados. Los mejores del volumen suelen estar referidos al descubrimiento, al aprendizaje, como si a través de sus cuentos Sara Mesa hu-