Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Libros 16 VIÑETAS cuando ligo. Sufro cuando paseo... O sea, nada qué ver con Pierre Loti o Pearl S. Buck. El Shanghái de Mochales está lleno de karaokes- puticlubs donde los viejos adinerados se tiran sin condón a las jovencitas venales; una temperatura ambiental insoportable que el aire acondicionado no puede mitigar porque cuesta un ojo de la cara. Mujeres maduras, que no saben lo que es un orgasmo, buscan al extranjero porque sus maridos lo hacen como los conejos... La prostitución es el modus vivendi de las campesinas que huyen de sus aldeas. De la idealizada medicina china tradicional a una sanidad sustentada en la extorsión. Mejor no enfermar: O apoquinas, o no te operan. No hay descuentos para las medicinas. Y las que venden en el mercado negro son falsas o están adulteradas advierte Mochales. Frida La relación entre Chavela Vargas y Frida Kahlo es el hilo conductor de esta historia. Tyto Alba evoca la casa de Coyoacán donde nació y murió la pintora, pero sin renunciar a su propio estilo de dibujo. LA CASA AZUL TYTO ALBA. ASTIBERRI. 14 EUROS Campos refleja la realidad de China: corrupción, pésima sanidad, contaminación (arriba) Vidas El mismo día que a David le diagnostican un cáncer de laringe que le silenciará para siempre, nace su nieta. Judith Vanistendael logra plasmar potentes emociones sin caer en los excesos del melodrama. LOS SILENCIOS DE DAVID JUDITH VANISTENDAEL. NORMA. 26 EUROS PEKÍN, CAPITAL DEL APOCALIPSIS Autoficción provocadora la de Joaquín Campos, que conoce China de cerca y la retrata en toda su crudeza tor, Rodrigo Mochales, financia su alcoholismo con la venta de excedentes vinícolas a los estraperlistas chinos que luego los recolocan a precio de Priorato. Propenso a los trapicheos dipsomaniacos y masturbatorios, Mochales completa la jornada con el consumo de drogas y la frecuentación de putas, sean estas chinitas de masaje con final feliz o travelos asiáticos. Ese perfil de escritor tan identificado con su personaje tiene algo del rijoso moralismo de la plataforma de Houellebecq, con erupciones seminales del volcán de Lowry; todo aliñado, eso sí, con dosis generosas de hiperbólico cachondeo andaluz. Horror con humor El cacareado milagro chino se ha convertido en un lugar común de la retórica empresarial y la crónica periodística decorativa. Chinos que trabajan mucho para fabricar pésimos productos: con esa coartada de la productividad se ahoga hoy a los trabajadores europeos recortados por la crisis. Y la loada gastronomía local perece en el mal endémico de la falta de higiene. Autoficción provocadora, aunque algo repetitiva en la ostentación de la podredumbre, las historias de Campos nacen de sus escrituras blogueras de Chinitis. El autor malagueño describe el horror con humor (negro) estilo nervioso y situaciones explícitas. Si hay un Apocalipsis, la capital es Pekín. En palabras de Campos Mochales: Un sembrado de aguas fecales y edificios de setenta plantas de cartón piedra; un prostíbulo general donde los valores ya hace tiempo que volaron. A fin de cuentas, el auténtico fin de nuestra era Si tienen previsto viajar al que fue Celeste Imperio, esta novela no es la lectura más adecuada. O quizá sí. SERGI DORIA Historias Pese a su título, Unahistoria trata de varias historias, de cómo se entrelazan y su influencia: un escritor con problemas mentales y las cartas de un soldado de la Primera Guerra Mundial... UNAHISTORIA GIPI. SALAMANDRA GRAPHIC. 20 EUROS TEXTOS: MANUEL MUÑIZ uando China despierte el mundo temblará... rezaba en 1973 el celebrado best seller de Alain Peyrefitte. No sabemos si China ha despertado o se ha metido en otra pesadilla, ahora que se conmemora el aniversario de la revolución maoísta al mismo tiempo que el cuarto de siglo de la matanza de Tiananmen. Que se lo digan, si no, a Joaquín Campos (Málaga, 1974) residente en la camboyana Phnom Penh y durante seis años censado en China, concretamente en Shanghái. El título de su novela es tan impactante como engañoso: Faltan moscas para tanta mierda. Cuando el libro cayó en mis manos pensé que estaba ante un epígono de Hessel, Pablo Iglesias o Ada Colau... Pero la mani en plan Novecento de la portada no la forman indignados del 15- M, sino chinos: el Gran Salto Adelante, aderezado con moscas. El trasunto literario del au- C Sufro en este país China ha destrozado su pasado e historia para mal copiar las peores cosas de Occidente... ¡Si Confucio levantara la cabeza! sentencia Campos Mochales. Capaz de recoger a una mendiga del arroyo para llevarla a su cama, nuestro hombre no para de mirarse el glande, no vaya a ser que haya pillado el sida. Entre tanto, reflexiona sobre las moscas y la mierda china: Sufro en este país. Sufro cuando monto en taxi. Sufro cuando lo abono. Sufro al recibir las vueltas. Sufro al pedir comida. Sufro cuando acudo a los baños públicos. Sufro DEUDA LITERARIA Para relatar la historia de Faltan moscas para tanta mierda Joaquín Campos (arriba) se sirve de un estilo que recuerda al Michel Houellebecq de Plataforma (sobre estas líneas) FALTAN MOSCAS PARA TANTA MIERDA JOAQUÍN CAMPOS Narrativa Espuela de Plata, 2014 16,15 euros