Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Opinión Sumario 02 ABC cultural SÁBADO, 10 DE MARZO DE 2012 abc. es RAFAEL REIG CUANDO SE VA LA LUZ e han entusiasmado los ocho cuentos que Eider Rodríguez reúne en Un montón de gatos. Sin trucos, sin prestidigitación, sin sacar de la manga el as de un final sorprendente, como es (mala) costumbre en los relatos. Son cuentos que no esperan la salvación por el desenlace. No necesitan que el sacrificio de la verdad a la belleza les redima. No buscan la reconciliación (ni siquiera con el lector) sino la devolución de la vida, ese territorio irredento, a la realidad, a la que pertenece, pero de la que lleva mucho tiempo separada, bajo el poder de la literatura, esa potencia colonial. En ese sentido recuerda el tranche de vie de los naturalistas: esa rebanada, ese corte o trozo de vida elegido al azar, intacto, sin desfigurarlo para que adquiera sentido, sino tal y como es. Carmen Martín Gaite hablaba de las novelas de mientras en las que mientras un personaje hace una cosa, otro hace algo muy distinto en otro lugar, pero se anudan con el hilo del mientras y algún testigo: la misma luna amarillenta, pongamos. En esta terminología de andar por casa suelo pensar en las novelas del apagón Hay dos personas una al lado de la otra, pero jamás han hablado entre ellas, por ejemplo un abogado y su chacha, hasta que un día se va la luz, solo hay una vela en casa y tienen que sentarse a esperar juntos hasta que vuelva la corriente eléctrica. LECTURAS Y RELECTURAS M lación porque el gato de él deja embarazada a la gata de ella. La gata pare en la habitación de Agnès y se sientan los dos en la cama, mientras nacen cuatro gatitos. Antes de acompañarle hasta la puerta, Agnès se quedó observando las arrugas que habían dejado sobre la colcha. En esa contemplación ¿nostálgica? ¿soñadora? ¿rencorosa? ¿atemorizada? de la colcha arrugada está, en mi opinión, la fuerza del relato, que acaba cuando vuelve la luz (o muere la gata) Entonces: Cada uno volvió a su casa, a su horario, a su terreno y a su marca de café. Al cabo de unos días creyeron haber vuelto a la vida de antes de que nada sucediese, pero pasaron semanas sin poderse quitar de encima aquel olor 04 10 Libros En portada Los expertos eligen: ¿Hirst o Weiwei? Putin, mano de hierro La pesquisa de Félix Romeo 13 Samuráis en Soga Monogatari 14 Los placeres de Bukowski 16 Juan Gelman, nuevos versos 17 EE. UU. ante la Guerra Civil 21 Bennassar, biógrafo de Velázquez 22 n La muela una mujer se acuesta con un antiguo compañero de colegio porque le ha hecho descuento en una prótesis dental. Cuando vuelve la luz, se despiden decididos a no volver a verse nunca, simplemente porque iba siendo hora de que cada cual volviese al puesto que le correspondía históricamente Los apagones son eso: un momento de desorden. Carmen Martín Gaite hablaba también de la importancia y la utilidad del desorden: cuando te cambian una cosa de sitio, la ves por primera vez. Para mirar lo conocido con nuevos ojos hay que desordenarlo. A los estudiantes les suelo poner el ejemplo de nuestra relación: me ven todos los días, pero si una noche uno de ellos se encuentra o importante no es lo que pasa a oscuras, de qué conmigo en un bar, es entonces cuando creerá conocer hablan o qué hacen: la piedra de toque es lo que de verdad al profesor: porque le ha visto fuera del sitio ocurre cuando vuelve la luz. En los cuentos con donde le ve siempre: gracias al desorden. truco, podrían hasta casarse, tendrían una exLa narración a menudo lo que hace es desordenar las periencia perturbadora que les transformaría y patatín cosas, ponerlas en otro lugar, para que las podamos ver patatán. En la vida de verdad y en los cuentos de Eider fuera de su sitio. Baja los plomos y provoca un apagón. Lo no pasa nada: la chacha sigue fregando y el abogado vuel- que para mí distingue una buena narración es lo que pasa ve a su despacho. Los dos saben algo más de sí mismos, cuando vuelve la luz. Si se casan, desemboca en Walt de su cobardía o de su egoísmo, pero están decididos a Disney. Si prefieren olvidar lo que han aprendido de sí olvidarlo y a comportarse como si nada hubiese suce- mismos (como hacemos todos para seguir adelante) el dido o, de haber sucedido algo, como si a ellas les diese cuento es una ventana abierta que da a la vida. igual (así acaba el cuento El verano de Omar Además hay mucho sexo en estos cuentos (por suerEn ese sentido, estos cuentos son un te) incluso cuando la colcha se arruga sin tranche de vie un trozo de vida cortada EIDER RODRÍGUEZ buen motivo y son los gatos los únicos que a cuchillo (el filo es el apagón) carne cruse atreven a hacer algo. Pero es trivial, voESCRIBE SIN da, en lugar de esas albóndigas llenas de luntarioso, lleno de rencor o de culpa, feroz TRUCOS, SIN poesía y sentido a que nos tienen acostumo placentero, a regañadientes o para salirse SACAR DE LA brados los cuentistas (segunda acepción: con la suya: se parece más al que de verMANGA EL AS embusteros) dad sucede en los dormitorios que al que DE UN FINAL En el espléndido primer relato, Gatos llena de emoción sublime tantas poesías SORPRENDENTE dos vecinos solitarios y viejos entran en rey novelas. E 24 Arte Teatro Música Nuevos modelos galerísticos Ángeles Agrela, en carne viva 26 La sonrisa de Odilon Redon 26 Imágenes del poder en el CAAC 28 XVIII Becas de la Fund. Botín 29 L 30 32 Veinte años de Teatro Meridional Los sesenta años de Wolfgang Rihm Portada: D. Hirst en su inauguración en la Gagosian de Nueva York (Foto: Cordon Press) PRESIDENTA- EDITORA CATALINA LUCA DE TENA DIRECTOR: BIEITO RUBIDO RAMONDE DIRECTOR ADJUNTO: LUIS VENTOSO DIRECTOR DE ABC CULTURAL: FERNANDO R. LAFUENTE REDACTORA JEFE: LAURA REVUELTA REDACCIÓN: JAVIER DÍAZ- GUARDIOLA ANTONIO FONTANA DISEÑO: CRISTINA DE LA SERNA DIRECTORA GENERAL: ANA DELGADO GALÁN WEB abc. es E- MAIL abccultural abc. es D- L: M 41828 9.1. En pequeñas dosis ¡Lo que sabe Lao- tse! Son malos tiempos para la lírica, pero no para los pensamientos aforísticos. Tecnos acaba de editar una selección de Lao- tse. Las palabras sinceras no son agradables y las agradables no son sinceras Elogio del término medio Es difícil competir con Lao- tse para hacer buenas dosis; por eso, y como nada mejor se nos ocurre, he aquí otra de las suyas: El que mucho habla más veces queda corto. Más vale guardar el término medio AÑOS ha cumplido García Márquez y su obra por encima de todas las cosas, Cien años de soledad estará, por fin, en versión digital. Buen regalo para sus seguidores, y para él, otra forma de inmortalidad 85 Man Manzana enve envenenada Así er la que le ofrecía era la bru a Blancanieves. bruja Una fórmula entre mil, fó como las que apunta la reci emponzoñada recién Hi Historia del Veneno (D (Debate) Para que n nadie se quede con l ganas las