Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Opinión Sumario 02 SÁBADO, 31 DE DICIEMBRE DE 2011 abc. es ABC cultural LECTURAS Y RELECTURAS COMPAÑEROS DE VIAJE RAFAEL REIG U na novela es un medio de locomoción. Uno empieza a leer como quien se monta en un tren, ve pasar paisajes diferentes por la ventanilla de cada página y, cuando llega al final, se baja en una estación desconocida. Al volver a casa, al cerrar el libro, ya no es el mismo, ahora es el que vuelve de lejos con algo que contar. Podemos elegir el medio de transporte, pero lo decisivo seguirá siendo siempre a dónde nos lleva. A mí me gusta leer a don José María de Pereda, por ejemplo, pero conozco lo que le separa de su buen amigo don Benito Pérez Galdós. Pereda es un vehículo suntuoso, amueblado con sillones de terciopelo, una embarcación de recreo, pero nunca te lleva demasiado lejos, navega sin perder de vista la costa, es novela de cabotaje. Con Galdós, en cambio, te embarcas en un velero sin adornos, pero sabes que tocarás puerto en tierras lejanas. Se puede ver también la historia de la novela a través de los medios de transporte que aparecen en ella. Las primeras novelas viajan a pie, como Lázaro de Tormes, y no recorren grandes distancias, sino que se desplazan en vertical, a través de la sociedad, de arriba a abajo. Muy pronto, sin embargo, aparecen las novelas de tracción animal, las páginas se llenan de caballos y jumentos, diligencias y carromatos, y hay tantos libros de caballerías que don Quijote se vuelve loco, pero también se echa al camino a lomos de Rocinante. El Quijote es (además) un libro de viajes, un tejido de trayectos cuyas costuras son las ventas del camino, las encrucijadas donde las vidas ambulantes convergen para contarse. uizá la novela del siglo XXI nos está ofreciendo un nuevo medio de transporte. Una importante figura política encuentra un día un intruso en su ordenador y, en lugar de librarse de él, decide entablar conversación. Un tipo recibe la clave para acceder a la cuenta de correo de un amigo asesinado. Así comienzan dos novelas publicadas este año, una de Belén Gopegui (Acceso no autorizado) y otra de Alberto Olmos (Ejército enemigo) Quizá muy pronto internet se convierta en lo que para la novela fueron el caballo, el tren urante siglos no hay novela sin barco o sin ca- o el barco: lo que desencadena el viaje. ballo, hasta que llega el ferrocarril lo mismo La cuestión sigue siendo la misma, por supuesto: ¿hade Barcelona a Mataró que al Far West. Se con- cia dónde nos lleva internet? Pensaba en esto leyendo tarán tal vez con los dedos de una mano las Robinson Crusoe, el relato melancólico de una vida sinovelas del XIX en las que no aparezca un tren. Cuan- lenciosa, de una vida de la cual acaso nunca se oyó hado el tren mixto descendente número 65 (no es preciso blar en este mundo El viaje de Crusoe y su naufragio le nombrar la línea) se detuvo en la pequeña estación si- conducen a sí mismo y creo que ese es también el punto tuada entre los kilómetros 171 y 172, casi todos los viaje- de destino de los viajes a través de internet. Salvo para ros... este es el comienzo de Doña Perfecta, de Galdós, los autores que, como Pereda, nos ofrezcan un vehículo y sobre poco más o menos el de otras cien más importante que el trayecto. novelas. Hoy en día, cuando la papelera de reciQUIZÁ LA NOVELA El tren se convierte en un pasadizo que claje ocupa el lugar del alma y cuando la DEL SIGLO XXI comunica el campo con la ciudad, lo na (mala) conciencia solo existe en el histoNOS ESTÁ tural con lo civilizado, el sentimiento con rial de páginas vistas, quizá internet pueda OFRECIENDO UN convertirse en el medio de locomoción de la razón, la carne con el espíritu, el ciego NUEVO MEDIO DE la narrativa y nos lleve a donde nunca hadeterminismo con el libre albedrío, e inTRANSPORTE: cluso la vida diurna y consciente con ese bíamos pensado llegar. Ojalá. Porque, si hay turbio mundo por debajo de la conciencia que ir, se va, ¡pero ir para nada! INTERNET Q y del que quizá solo los sueños más intranquilos sean un reflejo. Ese trayecto, el mismo que lleva al viajero a Región en las novelas de Juan Benet, el mismo que en Los pazos de Ulloa aún se hacía a caballo, a partir del XIX comienza a ser la línea férrea más transitada. A partir de entonces, los compartimentos de tren reemplazan a las ventas del camino. Luego apareció el motor de explosión y en las novelas comenzaron a circular a toda velocidad automóviles y alguna motocicleta, y hasta a veces aviones, pero en mi opinión la novela del siglo XX, la de las grandes ciudades, se vuelve de nuevo peatonal (como el Lazarillo) porque la ciudad, como el Dublín de James Joyce, hay que recorrerla a pie (o como mucho en metro) Un pasajero que llega en tren, el motor de un automóvil en la oscuridad, un barco que desaparece en el horizonte, una diligencia que se detiene, el encuentro de dos viajeros en una estación: estos solían ser los comienzos clásicos, lo que ponía en movimiento el viaje de la propia novela. 04 08 Libros En portada Literatura ilustrada 22 Arte Música El canon de T. S. Eliot A clase con la señorita Hempel 12 Molina Foix, nuevos relatos 13 Pessoa, alias Caeiro 14 El farol de Martínez Sarrión 15 La conquista de la Antártida 16 Espionaje en la II Guerra Mundial 18 Una historia de judíos errantes 20 D 30 32 El Ranchito otras formas posibles Bienvenido, Luis Camnitzer 24 Gerardo Rueda en Portugal 26 Potente, Kendell Geers 27 La nueva galería Fernández- Braso 28 Proyecto Sala 4: José Luis Serzo 29 Arquitectura MVRDV se cae de la nube en Seúl Richard Strauss, el enigmático Portada: Ilustración de Javier Olivares para El perro de los Baskerville (Nórdica Libros) PRESIDENTA- EDITORA CATALINA LUCA DE TENA DIRECTOR: BIEITO RUBIDO RAMONDE DIRECTOR ADJUNTO: LUIS VENTOSO DIRECTOR DE ABC CULTURAL: FERNANDO R. LAFUENTE REDACTORA JEFE: LAURA REVUELTA REDACCIÓN: JAVIER DÍAZ- GUARDIOLA ANTONIO FONTANA DISEÑO: CRISTINA DE LA SERNA DIRECTORA GENERAL: ANA DELGADO GALÁN WEB abc. es E- MAIL abccultural abc. es D- L: M 41828 9.1. En pequeñas dosis Pónganse a la cola... Son días de balances y de saber quiénes ganan en el ranking de los más, de los menos... Otro año que el Louvre (a la derecha) sale como el museo más visitado del mundo. Pero que los demás no se depriman ...que al fondo hay sitio Está científicamente demostrado que los humanos, en cuanto ven una cola, ahí que se ponen. Ya sea para entrar al Louvre o comprar churros. Por eso, no se debe medir la cultura por quién la tiene más larga A un libro no se le acaban las pilas Sabia razón para leer que da un entrevistado (menudo) en una reciente encuesta del Gremio de Editores. Más del 80 por 100 de niños entre 10 y 13 años asegura que lee por ocio. Menos mal que el futuro está en sus manos La mona que era un mono Chita era una estrella del firmamento cinematográfico y se nos ha ido a los 79 años. Tarzán nunca hubiera sido el mismo sin su Jane y su Chita. El mono que hizo de mona y quedó de lo más mono