Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO, 10 DE DICIEMBRE DE 2011 abc. es ABC cultural 19 les. Estas derivaciones son inherentes a la buena literatura. Pero no puede haber una traición inicial del texto y de la historia, que han de ser autónomos (y esto no tiene nada que ver con que en el relato se hagan explícitas menciones a elementos religiosos) Es algo sabido que una de las obsesiones de J. R. R. Tolkien era dar independencia a su Tierra Media de una voluntad evangelizadora; quería, antes que nada, que los lectores creyesen en aquel mundo creado. ¿Hasta qué punto determina una literatura la confesión religiosa de un escritor? ¿Es lícito definir a un autor solo por su catolicismo, apartando a un lado los demás rasgos? Ocurre como con las moralejas. Igual que manifestaría cortedad de miras el que alguien designara, por ejemplo, la obra de una autora como obra de mujer limitaría englobar toda una obra en el catolicismo de su autor. Otra cosa es que, en el análisis pormenorizado de sus creaciones, se advierta y se Voz imprescindible DETECTIVE CON SOTANA El ingenioso Padre Brown protagoniza algunos de los relatos policiacos de G. K. Chesterton REALISMO CRISTIANO Flannery O Connor deja en sus historias la puerta entreabierta a la gracia divina al catolicismo, deja caer a lo largo de sus relatos consideraciones de filosofía de la vida o de la religión que no empañan el relato. Son pequeñas gotas como las que salpican de metafísica el filme El árbol de la vida, de Terrence Malick. Volviendo a los libros, tal vez haya pocas cosas peores en literatura que el tufo a segundas intenciones, o la moraleja explícita, que el lector advierte siempre. Otro asunto es que, de modo natural, se deriven de los relatos nuevos significados del mundo y del hombre, o reflexiones mora- pueda argumenes el outsider. Su SI EL HÉROE tar para el mejor experiencia está MODERNO ES EL conocimiento desarraigada. OUTSIDER EL de su obra una No puede ir a VAGABUNDO, AL sensibilidad ningún sitio. No femenina, o el HÉROE CATÓLICO pertenece a ninLE DEFINE EL trasfondo del guna parte ARRAIGO catolicismo. Ella, que en sus Para ahondar cuentos refleja en estos temas, es una voz im- con maestría la cotidianidad prescindible la de la escritora sureña, escribe desde el arraiFlannery O Connor (Georgia, go. Y, si el héroe moderno es el 1925- 1964) Sus historias, an- outsider, tal vez lo que unifique cladas en la realidad brutal a los héroes católicos o a los sin edulcorantes, transcurren personajes de los escritores caentre la fragilidad orgullosa tólicos sea precisamente este del ser humano, la puerta arraigo; no son vagabundos, entreabierta a la esperanza y sino peregrinos. la gracia divina que irrumpe Al héroe católico se le concomo una sacudida en las vi- cede la posibilidad del sentidas individuales. do. Comparte con el vagabundo (pongamos por ejemplo a Criaturas grotescas los personajes solitarios y Sus personajes no son héroes, como arrojados a la existensino criaturas a menudo gro- cia de Paul Auster, o las escetescas (tal vez porque lo huma- nas de Carver, que muestran no es grotesco) Guadalupe Ar- el carácter fragmentario de la bona, en el prólogo a El negro vida) los rigores del camino artificial y otros escritos (En- y de las noches. Pero con la cuentro, 2000) rescata unas diferencia de que asume que palabras de O Connor acerca camina en alguna dirección, del héroe que en mucha lite- como Frodo en su largo viaje. ratura actual se ha convertido en el ideal: El héroe moderno PALOMA TORRES