Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Libros 16 SÁBADO, 19 DE NOVIEMBRE DE 2011 abc. es ABC cultural VENTANAS DE PAPEL JOSÉ LUIS GARCÍA MARTÍN DOS VIDAS n las memorias de Diane Keaton, Ahora y siempre, hay y no hay todo lo que esperaríamos encontrar. Por sus páginas cruza una y otra vez Woody Allen, como no podía ser de otra manera, y también Warren Beatty, su gran amor desde la adolescencia, y Al Pacino y Marlon Brando, con quien trabajó en la trilogía de El padrino (las únicas palabras que le dirigió durante el rodaje fueron: Bonitas tetas Pero ninguno de ellos tiene, ni de lejos, tanta importancia como una anciana, Dorothy Hall, que ha llevado toda su vida un diario y que es borrada poco a poco del mundo de los vivos por medio del Alzheimer. En estas memorias, desasosegadamente lúcidas, la vida de la madre, a menudo en sus propias palabras, se nos cuenta tan minuciosamente como la suya propia. Aunque se mencionen muchos hombres, y muchos nombres, esta es la historia de dos mujeres. La una fue convencional esposa y madre, según el guión que se asignaba a las mujeres de su tiempo; la otra, vivió una vida independiente y a ratos glamourosa. Ninguna de las dos fue feliz. E l l i b r o, c o m p u e st o a modo de collage (una de las aficiones que compartieron madre e hija, nada tiene que ver con las habituales memorias de famoso, redactadas por un periodista. Es obra personal, aunque buena parte del material que se utiliza sea ajeno. No es un libro agradable, porque la vida a menudo no es agradable y finalmente no lo es de ninguna manera. Pero sí un libro áspera y secamente sabio. Desde las primeras líneas de Ahora y siempre nos percatamos de que no vamos a encontrar lo que esperábamos, aunque lo encontremos. Las memorias de Diane Keaton son las memorias de Annie Hall, una Annie Hall que sale de la pantalla y nos cuenta lo que hubo antes y después de que Woody Allen la imaginara exactamente como era, pero mejor de lo que era, menos triste y vulnerable. E LA EDUCACIÓN LIBERAL LA RESIDENCIA DE ESTUDIANTES. LOS RESIDENTES de Investigación y que ahora se reedita paralelamente a la obra de Sáenz. El libro de Sáenz constituye un excelente recorrido por la trayectoria de la Residencia desde 1910 a 1939, desde su fundación como centro de innovación pedagógica, formador de minorías rectoras y espacio cultural a hospedaje reservado a unos cuantos estudiosos El libro incorpora un apéndice de 823 nombres de residentes con figuras tan significadas como Unamuno o D Ors. La sociología de residentes refleja el peso de la burguesía liberal, de derechas o de izquierdas, que compartía el rechazo a la disciplina colectiva los sueños de futuro (la revolución desde arriba) la fascinación por Europa... los ideales de la Institución Libre de Enseñanza. Las fotografías que acompañan al libro le dan un toque de emotivo acercamiento a los hombres de la Residencia, con envidia por parte de los que solo hemos sido huéspedes coyunturales en los tiempos actuales. Pérez- Villanueva estudia en su libro las actividades culturales de la Residencia de Estudiantes y de la Residencia de Señoritas, testimonio histórico de la lucha contra las discriminaciones que limitaban el acceso de las mujeres a la vida profesional en los inicios del siglo XX. Si el libro de Sáenz busca fijar la identidad de los residentes, el de Pérez- Villanueva analiza las funciones de la Residencia. Subraya la influencia inglesa, la obsesión tan orteguiana por la formación de élites, el tránsito estético de la generación del 98 a la del 27, la escuela de ciudadanía, el madrileñismo de aquel Madrid ateniense que decía Valle- Inclán que impregnaba la ilusión de futuro de los hombres de provincias... Pérez- Villanueva nos informa sobre la Residencia de Señoritas, desde sus comienzos difíciles a las 250 residentes en 1933, el papel de la directora María de Maeztu, la dimensión internacional, la severa normativa, las contradicciones internas entre planteamientos femeninos y feministas... El lector disfrutará con la lectura de estos libros y no podrá por menos que añorar esta institución y lo que representó aquel modelo elitista educativo, aquella escuela de líderes. RICARDO GARCÍA CÁRCEL Un toque emotivo M. SÁENZ DE LA CALZADA CSIC y Residencia de Estudiantes Madrid, 2011 406 páginas, 18 euros a Institución Libre de Enseñanza, fundada por Francisco Giner de los Ríos, nació en el marco de la crisis universitaria de 1875- 1881 que supuso la expulsión de sus cátedras universitarias en Madrid de ilustres profesores como el citado Giner, Gumersindo de Azcárate y Nicolás Salmerón y la renuncia voluntaria de otros por solidaridad (Castelar, Moret... L Minorías rectoras La significación regeneracionista de la Institución nos es bien conocida desde la ya clásica obra de Vicente Cacho Viu (1964) Derivación de la Institución fue la Residencia de Estudiantes, dirigida por Alberto Jiménez. Fue, como la calificó Caro Baroja, el primer centro cultural de Madrid Residentes fueron desde los Premios Nobel Juan Ramón Jiménez y Severo Ochoa a la tan conocida tripleta de amigos: García Lorca, Buñuel y Dalí. Jiménez fundó la revista Residencia en 1926. El papel de Ortega como residente y promotor de iniciativas culturales fue extraordinario. El primer estudio monográfico que se dedicó a esta institución fue el de Margarita Sáenz de la Calzada, una tesina presentada en 1972 en la Universidad Complutense de Madrid, que se editó en 1986, en el contexto de revitalización de la Residencia que promovieron José García Velasco y Alicia Gómez- Navarro. Ese trabajo acaba de ser reeditado por Acción Cultural Española, el CSIC y la propia Residencia. En la misma línea de refrendo de la trascendental significación histórica de la Residencia, Isabel Pérez Villanueva dedicó su tesis doctoral a su estudio, publicada en 1990, que mereció el Primer Premio Nacional Arriba, partido de hockey del equipo femenino de la Residencia de Señoritas, en 1933. Al fondo, los edificios de la Residencia de Estudiantes, donde se hospedaron figuras como Lorca y Buñuel (sobre estas líneas)