Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO, 22 DE OCTUBRE DE 2011 abc. es ABC cultural En la imagen, un momento de Fair Play Teatro or más que ensayistas y sociólogos insistan en que el fútbol es un espectáculo de raíz teatral, no es frecuente que este deporte abandone el escenario de los estadios para instalarse en el del teatro. Antonio Rojano (Córdoba, 1982) se ha atrevido a intentarlo en Fair Play, sometiendo el fenómeno balompédico a la temperatura apasionada de la tragedia isabelina. La obra, dirigida por Antonio C. Guijosa, permanecerá en la madrileña sala Cuarta Pared hasta el próximo 5 de noviembre. Rojano, que también se ocupa de desarrollar guiones para videojuegos, es autor, entre otras piezas, de Sueños de arena (Premio Calderón de la Barca 2005) La decadencia en Varsovia (galardonada con los Premios Miguel Romero Esteo y Marqués de Bradomín 2006) Yo también camino como Jayne Mansfield (Premio de Radioteatro 2006, de RNE) y El cementerio de neón (Premio Caja España 2009) El dramaturgo explica que Fair Play se originó durante un encuentro de dramaturgos emergentes, ingleses y españoles, en las instalaciones del Royal Court Theatre de Londres en 2007. Allí nos plantearon escribir un texto acerca del poder y de su uso. Un ligero esbozo de la obra quedó en mi escritorio. Nada serio. Dos años más tarde, en otro laboratorio escénico, esta vez gracias a una beca de creación de la sala Cuarta Pared, la pieza fue creciendo y apoyándose en el escenario En su argumento se mezclan un destacado equipo español enfrentado a una final europea en la que se juega la temporada, una conspiración urdida por un jugador veterano para echar al entrenador, el escándalo informativo provocado por el suicidio de una joven tras pasar la noche con algunos futbolistas en el hotel de concentración... Un panorama convulso, preñado de tensiones, perfecto escenario de las paradojas de la comedia humana, que Rojano concibió tras constatar en la prensa que algo extraño está sucediendo con el fútbol: casos de corrupción, compra de partidos, nacionalismos encubiertos, muertes fulminantes, fichajes multimillonarios, abuso de menores, etc Algo continúa está ocurriendo con el fútbol... ¿Y no sería igual decir que algo está sucediendo con el hombre? Tal vez hay alguna relación si seguimos al pie las palabras de Camus: aprendí del fútbol, lo que sé del hombre Y sigo preguntándome, ¿por qué no se escriben obras de profundidad sobre este fenómeno social? ¿Acaso nos parece algo banal? ¿Acaso de las cosas sin importancia de nuestro mundo, el fútbol no es la más importante? Para algunos, cierto es que no, pero a veces pienso en aquello que escribió J. B. Priestley: Decir que estos hombres pagaron para ver a veintidós mercenarios dar una patada a un balón, es como decir que simplemente un violín es madera y cuerda, o que Hamlet es papel y tinta Volvemos al teatro isabelino... y con razón P Panorama convulso El fútbol a escena Pasiones, intrigas, venganzas... Antonio Rojano aborda el deporte rey como una tragedia isabelina en Fair Play ahora en cartel en la madrileña sala Cuarta Pared Por Juan Ignacio García Garzón