Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Libros 18 UNI- VERSOS ANDRE ZANZOTTO CASO VOCATIVO I Oh mis truncos juegos pensamientos en los cuales me creo y veo, goloso vocativo descerebrado anhélito. Como sucio e improductivo envuelve un cielo armonías de cortadas aristas, venas dubitativas de ríos, y aquí hurta ya las lámparas a las mesas sustituye el bien. Como los cables se engranan en las cimas y las cimas con trampas con grúas con antenas y obtuso monstruo en un antes eterno invertido el futuro deviene. El sonido el movimiento el amor se reblandece en baba en capricho, arrojada antorcha el sol huye. Yo hablo en esta lengua que pasará. Traducción de Giampiero Bucci y Mara Donat CASO VOCATIVO. I. O miei mozzi trastulli pensieri in cui mi credo e vedo, ingordo vocativo decerebrato anelito. Come lordo e infecondo avvolge un cielo armonie di recise ariste, vene dubitanti di rivi, e qui deruba già le lampade ai deschi sostituisce il bene. Come i cavi s ingranano a crinali i crinali a tranelli a gru ad antenne e ottuso mostro in un prima eterno capovolto il futuro diviene. Il suono il movimento l amore s ammollisce in bava in fisima, gettata torcia il sole mi sfugge. Io parlo in questa lingua che passerà. MUJERES QUE SON CISNES POEMAS ESCOGIDOS D. H. LAWRENCE Versión de Marcelo Covián Visor. Madrid, 2011 204 páginas, 10 euros ANDREA ZANZOTTO nació en Pieve di Soligo (Treviso, Italia) en 1921. Es uno de los poetas italianos vivos fundamentales. Se graduó en Letras Italianas en la Universidad de Papua antes de combatir en la Guerra Mundial. Su poesía está muy vinculada a los paisajes de su infancia en el Véneto. Entre sus muchos libros destacan: Dietro il paesaggio (1951) Elegia ed altri versi (1954) Vocativo (1957) La beltá (1968) y Il Galateo in bosco (1978) El poema que publicamos pertenece al libro que publicará próximamente la editorial Vaso Roto con la poesía y prosa esencial del autor. Selección y coordinación de Amalia Iglesias Serna Esta versión de Marcelo Covián carece de la introducción y notas que aquella tenía, pero mantiene un buen tono de dicción y de lengua con un patente error gramatical en el verso 9 de The Argonauts (página 165) donde se confunde a un personaje Odiseo con la obra la Odisea de la que es personaje principal. En lo Visión de la carne demás, su traducción resiste Su carta del 17 de enero de 1913 e incluso llega a alcanzar moes lo más parecido que hay a mentos poéticamente muy una poética y también el tex- brillantes, además de dar una to en que explica su visión re- imagen muy exacta tanto de ligiosa de la carne y su sentido los ejes de esta lírica como de hoy comúnmente aceptado lo que podríamos llamar su de la sexualidad. Lawrence evolución Los primeros poemas, escrifue en esto y en otras muchas cosas un precursor y un vi- tos entre 1906 y 1911, muestran sionario. Lo que le acarreó un claro dominio de la técnigraves problemas el exilio, ca y una predilección por el contraste de sientre otros y tuaciones, algo toda una serie D. H. LAWRENCE que en su obra de incómodas y CRITICÓ LA posterior se inprevisibles conHIPOCRESÍA, tensificará, así secuencias que DESCONFIÓ DEL como una enordeterminaron PROGRESO Y me capacidad que su recepción DESPRECIÓ para describir haya sido lenta y LA NORMA estados emotitardía. Pero él se alvador de Madariaga describía a Ortega como una síntesis de arquero y de alción, tocando apenas con un pie la cresta de la ola de la actualidad y con el otro pronto a cambiar de dirección al menor indicio del viento sosteniendo en su mano aquella flecha aguda, tensa, apuntando exactamente al blanco del pensamiento del minuto D. H. Lawrence era un símbolo de todo lo contrario: denunciaba las disfunciones del sistema, criticaba la hipocresía de los usos, desconfiaba del progreso, despreciaba la norma y no sentía el menor interés por la actualidad: vivía en un tiempo que no sentía como suyo y tenía más fe en la fuerza real de los instintos que en el manual de instrucciones ideado e impuesto por la sociedad. S mantuvo firme en sus principios y la fidelidad a los mismos ha hecho de él un héroe moral. Conocido, sobre todo, por su interesante producción en prosa, su obra poética, aunque más reducida, reúne poemas suficientemente significativos como para que de vez en cuando el lector los deba revisitar. En 1998 José María Moreno Carrascal tradujo una buena muestra de ellos que publicó Renacimiento con prólogo de Felipe Benítez Reyes. Granadas, higos, uvas vos objetivados en percepciones del paisaje. Pero es en Pájaros, bestias y flores (1920- 1923) donde mejor se aprecia la cartografía de su sistema referencial, en el que predominan lo orgánico, lo biológico y lo matérico, interpretados como símbolos y convertidos en espejos: sobre todo, determinadas flores y frutos que sirven de metáforas de contenido altamente erótico y sexual Granadas Higos y Uvas pueden servir de paradigma de ello) El poema más perfecto de la serie tal vez sea Ciclámenes sicilianos cuyos protagonistas son Grecia y la mañana del mundo Y es que Lawrence tuvo con lo clásico y lo germánico una profunda relación. Lawrence se siente atraído por el misterio que encarna la mujer donde hay mujer hay cisne y cree que el amor y la fidelidad son dos cosas distintas Sus últimos poemas,