Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Arte 30 INMATERIALES JOSÉ JIMÉNEZ CARA A CARA a actual edición de quien mira, que de este modo PHotoEspaña, al cui- proyecta vida y expresión en la dado de Gerardo Mos- imagen estática, añadiendo a quera, es de verdad es- partir de la propia experiencia timulante. El tema elegido, lo que falta en ella. La imagen y sobre todo su formulación se torna dinámica, el retratado (Interfaces. Retrato y comuni- parece estar vivo. cación) son un gran acierto. Tanto porque va al núcleo de Una doble interacción lo fotográfico, como por la for- La interacción es doble: la que ma abierta con la que Mosque- busca quien hace el retrato enra ha sabido plantearlo, con to- tre forma y expresión y la que do un juego de resonancias y el retrato, una vez terminado, alusiones a las diversas redes establece con quienes lo mide comunicación social en ran. Por eso, todo retrato va nuestro tiempo. mucho más allá de la mera reDistintas exposiciones han presentación de un individuo. atraído mi atención, de un Como señala con lucidez Mosmodo especial, Face Contact, quera, el rostro es también una de las comisariadas por una máquina de comunicar Mosquera, cuyo título deriva Transmite siempre un contexde la expresión inglesa eye to. En la muestra, en las figucontact contacto visual en- ras con armas de Ananké Astre dos personas seff; las damas que se miran a en interiores de FACE CONTACT los ojos. Yo haMarta Soul; las ES UN MAPA bría preferido mujeres con sigVISUAL DE LAS una expresión INQUIETUDES DEL nos de violencia equivalente en de Libia Posada, MUNDO ACTUAL nuestra lengua: o las escenifiCON EL RETRATO caciones de la cara a cara, o COMO SOPORTE frente a frente, condición fepor ejemplo. Se menina de Cristrata de una muestra excelen- tina Lucas, vemos no solo a las te, en la que Mosquera traza personas individuales, sino los un mapa visual de las inquie- signos de diversas situaciones tudes, problemas, violencias y con las que nos enfrentamos. deseos del mundo actual, utiliEn último término, en virzando el retrato como soporte. tud de esa dinámica de interacción, todo retrato es así Antigüedad remota hasta cierto punto un autorreAntes de convertirse en la trato. El único caso que me ha manifestación más inmedia- parecido discutible en la selecta de la foto cuando esta se ción son las fotos de fresas de inventó, el retrato presenta Hans- Peter Feldmann. una remotísima antigüedad Aun teniendo en cuenta un en la escultura, la acuñación posible juego alusivo, quizás de monedas y la pintura. Su más intensamente operativo elemento fundamental es la en la cultura cubana (recuérrepresentación del rostro del dese la película Fresa y chocoretratado. En La máscara y la late) aceptar esas fotos como cara, magnífico texto de 1972, retratos supone perder la Gombrich indica que el buen especificidad de este tipo de retrato implica aprehender lo representación. Hay algo de esencial y separarlo de lo acci- nosotros, de nuestra condidental. Pero, además, se trata ción y experiencia, que retorna de alcanzar una interacción a nuestra mirada a través del entre la forma y la expresión retrato. Por eso exige siempre visibles, para superar el ca- un rostro. Es lo que nos dan alrácter estático de todo retrato. gunas de las piezas más intenEsa interacción, conseguida en sas de la muestra. El yo puesto el más alto grado, por ejemplo, en letras en las serigrafías de en uno de los retratos más re- Remy Zaugg, o los espejos de levantes de toda la Historia de Luis Camnitzer y Mona Hanuestra cultura el del Papa toum, hablan de la inclusión Inocencio X, por Velázquez del que mira en la obra. Como implica lo que Gombrich llama igualmente, las fotos de muñe la contrapartida del obser- quitos de Liliana Porter: ellos vador El mejor retrato es el también somos nosotros. El que deja abierto un margen a retrato es un espejo. L IR DE VUELO La poesía de Manuel Vilariño regresa impregnada en su fotografía a la galería Bacelos. Paisajes de contención y silencio E n la campana de la noche hay un b ú h o dormido, una llama ceniza nada apunta Manuel Vilariño al lado de una sombra angélica y terrible, con el temblor de belleza y fatalidad que dejan los rescoldos de un acontecimiento de extrema intimidad y desvarío. ¿Cómo puede el pensamiento saber qué es eso que nos destruye? A veces, uno desearía parecerse a la noche y someterse al cobijo de su silencio. Al cabo, la oscuridad no engaña. En ella tan solo flotan las apariciones sonámbulas en medio de una soledad acogedora. La fotografía debería parecerse a eso. En manos de Vilariño, trata de conseguirlo. Tal vez ahora más que nunca, la obra de este fotógrafo se muestre con una serenidad paradójica. Nos habla desde una absorbente proximidad, con el gesto calmado, suavizado sonámbulo con la mirada por dentro. hermosos ejemplos, ahora se reafirma al modo de una poética esencial. Allí donde el fotógrafo, que es poeta, desearía dar nombre a la pura cualidad Temblor de mariposa de lo más elemental y arcaico: Hay una luminosidad tran- el mar, una montaña, un fragquila, interior, donde se abre mento de lava o fuego. Para el momento indeciso, licuado mantener ese paisaje abierto como el golpe de un hielo árti- en una intimidad que se pierco de los que retrata que, irre- de, como sin horizonte, como parablemente, se nos aleja. En en la sombra que generase un los paisajes del gallego una colchón de aire o un aleteo. playa, una montaña de lava, las Vilariño nos propone una rocas heladas y los icebergs del forma de aproximación que polo la naturaleza se abre de participa del juego del alejaesa manera. Como si la mira- miento. Es el modo el vuelo da guardase el temblor de una de su poética. La indecisión o mariposa en vuelo (Bolboreta) el temblor es lo que relaciona con la indecisión de quien de- esta cercanía exterior, esta sea capturar lo intimidad lejalejano desde lo na. Por ello, los HAY UNA más lejano. Esto, elementos de LUMINOSIDAD que ya estaba sus paisajes son TRANQUILA, muy presente insituables, cada INTERIOR, DONDE uno abriendo su en sus series de SE ABRE EL sombras aladas, propia campaMOMENTO de las que aquí na de espacio INDECISO aparecen dos y duración. La