Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO, 9 DE JULIO DE 2011 abc. es ABC cultural 29 A la izquierda, el espacio de La Gallera queda ocupado por la instalación Actos heroicos Bajo estas líneas, algunos detalles del montaje cha que ha instalado Erwin Wurm junto al puente de la Academia en Venecia, y esa simpática pieza retornó a mi imaginación cuando entré en la casa patriótica de Maté. La diferencia crucial es que este último no se queda contento con hacer una broma, sino que consigue plantear una poderosa reflexión sobre el camuflaje político actual, haciendo visible la cerrazón como si estuviéramos todavía en una suerte de feudalismo- infantil (algo que mostraba la obra que hiciera en 2007 con las piezas de Exin Castillos) protegiéndonos de la violencia que es la razón de Estado. EL ÁNGULO POP VIRGINIE BARRÉ CLOSE UP BRUNO PEINADO WILD ANGLE Galería ADN. Barce- Revelar imposturas a Freud para tener claro que en lo familiar puede surgir lo más extraño. David Lynch apuntó que una casa es un sitio donde todo puede ir mal. Tendríamos que añadir que ese sitio, en el que habitualmente se come, es lo indigesto Mateo Maté, tal vez el artista con más talento e inteligencia de su generación, ha concentrado en una impresionante pieza en La Gallera su dilatada meditación sobre lo que llama nacionalismo doméstico una casa de ladrillos que dibuja el mapa de la Península Ibérica. Si hace años, Maté hacía papiroflexia con reproducciones de cuadros antiguos, recientemente ha pintado paisajes con las gamas de ropa de camuflaje de distintos ejércitos. Para este irónico creador, un mantel puede convertirse en una bandera, y una paellera, en escudo de armas. Su peculiar estrategia apropiacionista le permite transformar el discurso marcial del general Patton en la emocionante receta para preparar el pavo en Acción de Gracias. El madrileño monta un astuto collage de películas con motivos gastronómicos en yuxtaposición con instantes del despliegue militar para advertirnos que siempre se está cocinando a fuego lento algo que es estrictamente indigesto. Intercambiar los signos del entorno doméstico y social apunta Maté extraña pero funciona Su alegoría de la política contemporánea sitúa a la perfección la geoestrategia vigente. La serie Viajo para conocer mi geografía ha evolucionado desde el desmantelamiento de la intimidad y la melancolía hasta un sarcasmo sobre el patriotismo. España es tanto una mesa cuanto el quemador de una cocina, un imán para cuchillos o una cama. Y ahora, la construcción impresionante Actos heroicos permite habitar dentro de un país que tiene algo de búnker o recinto inquietante, en el lugar donde las apuestas estaban basadas en el combate despiadado. Pude ver la casa estre- Extraña pero funciona Pocas veces podemos encontrarnos con un trabajo tan coherente y riguroso en el que lo divertido no es sinónimo de banalidad, sino la tonalidad adecuada para revelar las imposturas del sistema. Las piezas de Delirios de grandeza sacan partido de los recursos de la poética objetual para introducir una tonalidad crítica. Unas escobas y fregonas combinadas con una tapa de cacerola, o una espumadera y un cazo sobre una fuente, son los escudos nobiliarios más rocambolescos que podamos imaginar. La salita con el confortable sillón de camuflaje invita a contemplar películas agudas e hilarantes. Tendríamos que aprovechar la oportunidad para dar las gracias por tanta lucidez y por haber mantenido una actitud artística heroica. Porque no deja de ser lamentable que Mateo Maté no haya tenido todavía ni una sola exposición en uno de los múltiples museos que proliferaron como setas en el Estado de las Autonomías Con todo, haber tenido que andar por libre en muchos momentos sin el soporte de una galería, le ha obligado a intensificar su excelente proyecto artístico. El viaje de Mateo Maté, su geografía post- patriótica, destacan en un medio apático y adormecido como una construcción crítica, como un lujo de albañilería alegórica que nos interpela para que pensemos cómo estamos (mal) viviendo. FERNANDO CASTRO FLÓREZ MATEO MATÉ ACTOS HEROICOS Sala La Gallera. lona. C Enric Granados, 49. Http: www. adngaleria. com Hasta el 30 de julio V Valencia. C Aluders, 7. Comisarios: Dennys Matos y Lorena Pérez Rumpler. Hasta el 25 de septiembre ivimos una era afterpop. Hemos traspasado lo popular, pero lo pop sigue su curso. Dos artistas franceses, Virginie Barré (1970) y Bruno Peinado (1970) combinan su mirada en una exposición compartida donde sus universos encajan, aún siendo evidentes sus divergencias. Dos artistas destacados de la nueva hornada de creadores galos, ya con un extenso currículum. Discurrimos por un homenaje a Kubrik, junto a otros iconos de la cultura popular, donde las imágenes, la simbología y los signos adoptan otras formas, y su significado se extiende más allá de sus límites. Su estilo discurre entre la instalación, la escultura y el dibujo. Barré se centra en el legado de un cineasta imprescindible y se adentra en algunos momentos de sus narraciones audiovisuales, en Chaqueta Metálica, El resplandor y 2001: Una Odisea en el Espacio, con una instalación de astronauta con sus artilugios. También busca el origen de Mickey Mouse en una mancha de tinta negra. Peinado, por su parte, rompe el icono de la bandera, difuminando la enseña española hasta convertirla en una bandera blanca, o prolonga el smile del acid house y lo lleva a luminosos con forma de óvalo, triángulo, círculo o cuadrado. Estira el arte clásico con una reproducción de una escultura con la cabeza decapitada y una mancha de pintura negra que emborrona el resultado. El pop estira sus fronteras, alarga sus efectos ¿Hasta dónde nos llega o nos impacta? ANDRÉS CASTAÑO