Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO, 9 DE JULIO DE 2011 abc. es ABC cultural 27 ¿A QUÉ HUELE? presentó una primera exposición sobre este tema, Sugestiones olfativas, en la que lo determinante era el olor proyectado desde toda clase de artilugios. A partir del de lavanda y de las sensaciones asociadas a ella (frescor, nitidez, calidez) el artista eligió el color verde y el violeta para proyectar manchas pictóricas de factura gestual sobre una superficie monocroma, rítmicas como las describió el artista, que se inspiran en el espliego movido por el viento. Para Johns Coplans, presente con la fotografía Self Portrait (1988) la mano autofotografiada sugiere una flor carnal reseca por el paso del tiempo que, como las magdalenas proustianas proyecta un olor- memoria que oscila entre lo viejo y lo nuevo, lo vivido y lo intuido. También el vídeo Conquista básica (2004) de Javier Peñafiel, sugiere que, más allá de los rituales que implica la simple manipulación de la bolsa de una aspiradora, en ella persiste el olor entendido como embriagadora sensación de huida de un mundo aprehendido El soporte pictórico escogido por Pep Agut (Región del error, 2006- 2008) transciende las narraciones para convertirse en olores que destapan el frasco de la memoria. Y así podríamos ir rastreando las obras de Miquel Mont, Nana Hänninen, Joan Fontcuberta, Douglas Gordon, Carles Congost y Pedro G. Romero. También la de Hannah Collins, que presenta una foto en blanco y negro de 1994, Sardinas, en la que, como en el resto, pone en práctica el verdadero leitmotiv de la muestra: el fenómeno de la sinestesia, es decir, la mezcla de varios sentidos. Aquí, más que oír colores, ver sonidos o percibir sensaciones gustativas, al tocar un objeto con una textura determinada y, siguiendo las teorías de Roy Bedichek en The Sense of Smell, solo la nariz invoca las vastas profundidades de los recuerdos; solo el olor transmite un recuerdo, vivo y convincente, a la conciencia. ANNA MARIA GUASCH OLOR, COLOR. QUIMICA, ARTE Y PEDAGOGÍA COLECTIVA Arts Santa Mónica. Magdalenas de Proust U De arriba abajo, las obras Vietnam II (1973) Mercenarios IV (1980) y el dibujo al óleo Man! I ve Got to Get Myself Together! (2004) na obra de Eugenio Merino a escala 1: 1 del coleccionista y perfumista Ernesto Ventós con bata blanca, arrodillado y con un frasco, no de perfume, sino de la mierda de artista de Manzoni, es el guiño visual con el que la comisaria Cristina Agapito nos introduce en la exposición. Una muestra que plantea un trueque en la tradicional valoración sensorial según la cual el máximo sentido es el de la vista, por encima del tacto, el gusto y, sobre todo, el olfato. Pero como sostiene el mismo Ventós: Podemos eliminar la acción de cualquier sentido, pero la nariz es una puerta siempre abierta a la vida. Y cualquier estímulo olfativo automáticamente nos evoca una sensación atada a una forma y a un color El olor, o mejor, el olor visual puede metamorfosearse en forma y color, tal y como se aprecia en las más de 200 piezas que integran esta muestra, obras realizadas por encar- The Smell of Art (2010) de Eugenio Merino go y con una absoluta complicidad entre el perfumista y los artistas en su diversa, pero complementaria actividad creadora. Ambos parten del acuerdo tácito de que el olor, como el color, es una manera de entender y relacionarse con el mundo, una forma de desarrollar un principio mnemónico, una memoria emotiva asociada al gran territorio de la experiencia olfativa y ello sustentado en el pensamiento de Gaston Bachelard, para el que el perfume es el equivalente a las estéticas que marcan el paso de los cuerpos sólidos por la atmósfera y, en consecuencia, un sugestionador de recuerdos. Uno de los primeros encargos de este tipo fue el realizado por el pintor Albert RàfolsCasamada en 1979, año en el que la Fundación Joan Miró Memorias emotivas Barcelona. La Rambla, 7. Comisaria: Cristina Agapito. Http: www. artssantamonica. cat Hasta el 25 de septiembre