Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Libros 20 UN GRAN AMOR SOBRE FRANCIA E. M. CIORAN Prólogo de Alain Paruit Traducción de Carlos Manzano Siruela. Madrid, 2011 110 páginas, 11,95 euros la enfermedad radical de la juventud. En la época en la que yo era joven dirá en un texto de comienzos de los años 50 toda Europa creía en la juventud. Los jóvenes son los que promueven las doctrinas de intolerancia y las ponen en práctica, son los que tienen necesidad de sangre, de gritos, de tumulto y de barbarie. Nombrado consejero cultural de la Embajada de Rumanía ante el Gobierno de Vichy, el joven ensayista ya había publicado en rumano cinco libros que lo habían hecho célebre; entre ellos, el precoz En las cimas de la desesperación (1934) y el escandaloso por xenófobo y antisemita Transfiguración de Rumanía, de 1936. Antiguo simpatizante de los legionarios pronazis de la Guardia de Hierro cosa que luego nunca ocultaría, al contrario que Eliade Cioran abjura de la tentación totalitaria, se identifica con el destino judaico y se civiliza en París, convirtiéndose en un escritor francés e inscribiéndose, en pleno siglo XX, en la estirpe de los moralistas clásicos: gentes que divulgan verdades dolorosas. Se une a ellos precisamente a través de este pequeño gran texto, Sobre Francia, el último que escribe en rumano. Libro espléndido, pero con una conciencia de libertad y de pasión que traducía esa juventud inquietantemente precoz y dotada de genialidad, Cioran lo redactó durante la guerra, en 1941, cuando ya había visto entrar a los alemanes en París. Y se identifica con su caída: Francia no morirá sola En el texto, se define a sí mismo como esteta del crepúsculo de las civilizaciones y analiza a su idolatrada amada, Francia, no bajo los focos de la grandeza napoleónica su época de mayor esplendor, sino bajo el fenómeno de la decadencia Francia ya no tiene la energía que constituye la existencia de los héroes después de haber dado demasiado, durante tanto tiempo, más que ningún otro país del mundo Un país vencido, deprimido, que sin embargo no ha dejado jamás de inspirar a los extranjeros O, más que un país, todo un símbolo que prefigura el destino de los demás. MERCEDES MONMANY THRILLER RADIACTIVO PUNTO DE FISIÓN TRAGARSE EL HUMO ARTÍCULO FEMENINO SINGULAR DAVID TORRES IV Premio Logroño de Novela Algaida. Sevilla, 2011 372 páginas, 19,99 euros MARÍA ANGULO EGEA Y TEODORO LEÓN GROSS APM. Madrid, 2011 335 páginas, 14,15 euros Alemanes en París L os países, lamentablemente, existen escribió en Sobre Francia el autor rumano en lengua francesa E. M. Cioran (Rasinari, 1911- París, 1995) Existen señaló el maestro del pesimismo y la desesperación porque en cada uno de ellos cristaliza una suma de errores denominados valores Su totalidad constituye la llamada individualidad, pero también su tiranía. Llegado a Francia desde Rumanía a finales de 1937, con una beca de estudios para acabar su tesis sobre Bergson, se instala ya para siempre en Sobre Francia es el último libro que Cioran (arriba) escribió en rumano ese centro del mundo que es el Barrio Latino; no lo abandonará jamás. Ha empezado su conversión a través de un gran amor: Francia. Atrás, Cioran deja un pasado ideológicamente vergonzoso y reprobable: su adhesión a los movimientos fascistas de su tierra de origen, esas tierras primitivas, del submundo de Valaquia que él siempre identificó con e los libros que han aparecido como por arte de magia después de la catástrofe de la central japonesa de Fukushima y que han recordado, en una suerte de obligado y convencional paralelismo, la tragedia de Chernobyl, destaca esta novela de David Torres, adscrita claramente a esa moda arrasadora del thriller. Sin embargo, los elementos de Punto de fisión, tan dispares e inconexos en apariencia, hacen de ella una narración curiosa y con voz propia dentro de un género tan previsible y rígido. El autor juega en estas páginas con una historia apocalíptica. Ni que decir tiene que la sensibilidad excesiva y dolorosa refleja a la perfección el aire alucinado que el autor quiere describir, y buena muestra de ello es la mezcla de tramas: las andanzas de Sergei, un niño superviviente de Chernobyl que regresa a la zona en busca de recuerdos; las de Matas, un editor al que todo le sale de pena; las de una suerte de un loco, Leonardo Zubiri, inmune a las sacudidas de los rayos; y las de un inspector de policía, de nombre Rodríguez, que sigue el rastro de un grupo terrorista madrileño, el PICHY (Partido Independentista Chulapo) Aunque esto último suene a broma, Punto de fisión, curiosamente, funciona. No en vano, quien mueve sus hilos es el artífice de El mar en ruinas y otras grandes novelas. JUAN ÁNGEL JURISTO D stas líneas toman prestado el título del artículo que firma Carmen Martín Gaite en Diario 16, en 1979. Allí la escritora narra su progresiva implicación en el periodismo, un rechazo inicial a que la actualidad le marcara el ritmo y una posterior adicción al torbellino del articulismo literario: la diferencia, escribe al final, que media entre no tragarse el humo y tragárselo. Artículo femenino singular selecciona a diez mujeres conscientes de que optan por tragarse el humo y que se incorporan a la realidad indigesta que al inicio les estaba vetada. Desde el articulismo de Fernán Caballero en el siglo XIX hasta el columnismo de Carmen Rigalt y Rosa Montero en el XXI, estas páginas inteligentes ofrecen al lector amante del periodismo un panorama pensado, cuyo mayor interés no reside en el hecho de que rescate para la Historia la importancia femenina, sino en que los textos reunidos tienen valor en sí mismos, reflejan su tiempo y la obra de un ingenio agudizado al saberse en una posición más débil. En la introducción, León Gross y Angulo Egea se atreven a aventurar rasgos comunes de la escritura de mujer: la presencia del yo que no busca constituirse en autoridad y una preferencia por el mundo de lo más íntimo. PALOMA TORRES E