Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Libros DESTINO ERRANTE ELEGÍAS DE BIERVILLE CARLES RIBA Edición bilingüe Traducción y prólogo de Marta López Vilar Libros del Aire. Madrid, 2011 90 páginas, 12 euros EL DOLOR HECHO CANTO LA HERMANA MUERTA C arles Riba (1893- 1959) es uno de los pocos poetas clásicos modernos que no son a la vez clásicos de la modernidad. Y es que la clasicidad de Riba es superior a su modernidad. Y lo es de modo deliberado, voluntario, asumido y consciente. Reconocido traductor del griego, humanista cristiano y embajador cultural, Riba ha representado me atrevería a decir que con mayor profundidad y responsabilidad moral que d Ors la esencia europea y occidental de Cataluña. Y de toda su obra poética tal vez sea este libro el que mejor encarna la objetivación de su mundo poético real: su vinculación con las raíces griegas que son su más firme base, su vocación de humanista y su aceptación de lo que él llama su destino errante Escritas las cinco primeras de estas elegías en Bierville, no siguieron un plan preconcebido sino que fueron desarrollándose desde un sonido, desde una palabra, desde un enigma de la anterior De ahí ese engarzamiento de cuentas de collar que tienen y que el propio Riba explica en el prefacio a la segunda edición un texto fechado en enero de 1949 que es un acierto que se incluya aquí porque constituye la poética no solo del libro sino del Riba exiliado que entre el 6 de abril de 1939 y el 5 de agosto de 1941 en Bierville, L Isle d Adam, Montpellier y Burdeos tiene el coraje de aceptar su exactitud en el mundo y el tiempo porque cree que es la que, transcendida será su exactitud en la eternidad Lo que le lleva a hacer una síntesis del precepto délfico y de Píndaro que, pasado por el romanticismo alemán, le conducirá a un humanismo de alta temperatura religiosa, que alcanza su más alta expre- sión en las elegías X y XI, en las que poco hay del orfismo panteístico de Rilke porque lo que informa su pensamiento es una afirmación cristiana de la inmortalidad personal del alma Las Elegías de Bierville constituyen un muy trabado canto, en el que lo que, desde el punto de vista formal, más destaca es la concepción del género y, más aún, la del dístico elegíaco un hexámetro y un pentámetro con los que la Antigüedad clásica los solía a ambos identificar. Pero Riba no se somete a dos principios básicos: el de la extensión, ya que la I, la II, la IV, la V y la XII son, más bien, epigramas; y otro, el de la identidad de verso y sentido, ya que practica el encabalgamiento y, en su comentario a la versificación, indica que en cuestión de ritmo el profesor que hay en él ha dejado espacio al poeta discretamente Pero, por encima de su perfección formal, lo que se impone aquí es la idea de Carles Riba como ser civil, explícita en la elegía IX, en la que también insiste aunque con otro adjetivo: violento en lo que en otros lugares de su obra viene definido como salvatge cor. En esta misma elegía Riba ofrece dos importantes referencias para entender la clave cultural en que todas las demás elegías están escritas: la alusión a Salamina símbolo de la defensa de la libertad y la que hace a Queronea, símbolo de la derrota. Riba, nuevo Ulises y nuevo Orfeo a la vez, navega hacia el misterio a través del lenguaje; descubre que las palabras son para entendernos y no para entenderlas y demuestra una vez más que solo los clásicos ven el mundo románticamente. JAIME SILES Cuestión de ritmo SANTIAGO CASTELO Vitruvio. Madrid, 2011 66 páginas, 11 euros Desde un enigma a hermana muerta es un libro que Santiago Castelo habría deseado no escribir. Si tuviéramos que definirlo, podríamos decir que se trata de una especie de diario elegíaco centrado en la muerte de su añorada hermana, la pintora y poeta Lola Santiago (1952- 2009) a la que muchos recordamos con emoción; de ahí que, a lo largo del mismo, se vaya desarrollando lo que podríamos llamar el tiempo o ciclo del duelo. Naturalmente, este poemario ocupa un lugar único y privilegiado en la trayectoria del autor. No obstante, guarda una estrecha relación con uno de los temas centrales de su poesía, que es el de la nostalgia por la pérdida. Ya lo dijo Antonio Machado con fórmula certera: Se canta lo que se pierde y así lo expresó el propio autor en uno de los versos de su libro Cuerpo cierto: Solo habita el cantar lo ya perdido Y de una inmensa pérdida nos habla precisamente La hermana muerta. L El libro va encabezado por una cita de la propia Lola Santiago Dame Señor, vivir en la esperanza de tu amor que redime y que sosiega y se abre con la evocación del momento de la muerte, inesperada y, al mismo tiempo, inexorable: La muerte fue puntual. Todo estaba dispuesto: el sol, la luz, el jueves, la mañana. Las rosas acababan de vestirse de fiesta y nada presagiaba la cita al mediodía. Pero el azar no existe A partir de ahí la ausencia lo llena todo, de tal manera que hasta los objetos cotidianos de la hermana lloran su pérdida Los pinceles, los lápices, viudos de tus manos, tienen una desolación a ras de lágrima... En los poemas siguientes, el yo lírico va dando rienda suelta a su dolor (el dolor afilado del recuerdo) que unas veces es contenido y otras parece a punto de desbordarse De pronto nada puede controlar esa pena, el esfuerzo es inútil, el temple ya no sirve leemos en Sublevación del llanto La muerte, en fin, lo pudre La huella del aire de Santiago Castelo (arriba) reúne buena parte de la poesía del autor, a la que ahora se suman los versos de La hermana muerta El temple ya no sirve y contamina todo, y la vida acaba convirtiéndose en una pérdida continua, de la que tan solo parecen librarse los recuerdos de la niñez Al final siempre vuelve el olor de la infancia, los ayeres perdidos, la luz de la nostalgia Por eso, lo que antes era motivo de alegría ahora lo es de pena y los hechos cotidianos del pasado se ven, desde la perspectiva de Una excepcional novela documento sobre el general que se enfrentó a Hitler (Mejor libro del año según Lire) ANAGRAMA Hammerstein o el tesón H. M. ENZENSBERGER