Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Arte 28 ABC cultural SÁBADO, 11 DE JUNIO DE 2011 abc. es De arriba abajo, Los árboles de Vallecas. Ecobulevar (2009) y El Valle. Piscina municipal, Lobres (2010) de Jorge Yeregui (a la izquierda, fotografiado en Madrid) ERNESTO AGUDO Ya no quedan paisajes nuevos Con su fotografía, Jorge Yeregui documenta la complejidad del entorno urbano. Sus últimas conclusiones las expone en la galería Magda Bellotti studió arquitectura, pero no la ha ejercido jamás: Estoy vinculado a este mundo pero de manera tangencial explica: No he construido nunca. Y el AutoCAD lo desinstalé hace años de mi ordenador. Me he dedicado más a estar en grupos de investigación. Trabajé en la revista Neutra, del Colegio de Arquitectos de Sevilla, donde le dimos a la disciplina un enfoque más de análisis. Presenté la tesina el año pasado y en algún momento realizaré la tesis Sin embargo, a Jorge Yeregui (Santander, 1975) siempre le ha seducido el paisaje, en todas sus acepciones posibles: En la carrera, me di cuenta de que me interesaba más la ciudad como espacio de reflexión que como lugar de producción. Entiendo la ciudad como un ámbito cien por cien artificial construido por el hombre. En ella se condensan ciertos reflejos de cómo es la sociedad en cada momento. Porque inter- E vienen factores como el diseño, condicionantes económicos, culturales, estéticos, sociales, medioambientales... Mi trabajo como fotógrafo busca ese tipo de situaciones Paisajes mínimos en Magda Bellotti condensa sus últimas conclusiones. En este conjunto, la intuición que siempre precede a mis trabajos se basaba en considerar cómo la Naturaleza, en la sociedad contemporánea, tiene un valor simbólico que no antes no tenía. La preocupación por el cambio climático, por la sostenibilidad, se extiende a todos los ámbitos de la vida diaria. Y muchos de los ejercicios de la arquitectura vanguardista han incorporando este plus. En un momento se podía pensar que era una cuestión funcional, pero si vas analizando los casos, te das cuenta de que estas iniciativas ecológicas no aporta nada al conjunto, que son cuestiones estéticas. Esos jardines insertos en edificios no solo no suponen un beneficio al inmueble en cuestión, sino que se convierten en una carga. Forman parte de un tramposo juego en el que no basta con ser sostenible: además hay que parecerlo. Muchos de estos proyectos, por tanto, basculan entre la conciencia medioambiental sincera y el green washing. En ese abanico, hay situaciones que yo voy documentando. Y lo hago sin posicionarme. En el conjunto anterior analizaba cómo la naturaleza termina conquistando espacios donde intentó acotar. ¿Sigue teniendo vigencia la idea de paisaje romántico? Eso forma parte de las preguntas que yo me hago. Site- Scape se hacía eco de cómo de reprente y en silencio, en los entornos urbanos, la naturaleza comienza a tomar el control de la situación. Me gusta mucho la visión de Gilles Clément que considera que esos entornos son los viveros de la naturaleza del futuro. Por evolución natural, las especies más resistentes son las que recolonizan los espacios. Es como tener un perro de raza y un chucho. Es mucho más resistente el segundo, pero a la gente le gustan los primeros. ¿Qué relectura debemos entonces hacer de lo exótico aplicado al paisaje? El problema de lo exótico es que se tiene que ir superando. El proyecto se plantea la atracción por cosas que antes no estaban en la ciudad. Lo que ocurre es que los mecanismos que rigen hoy facilitan que este paso se realice de forma rapidísima. En la Gâre de Lyon hay un jardín tropical subterráneo, como el de Atocha en Madrid, con el que conviven miles de pasajeros al día. La primera vez que lo ves te parece curioso, pero cuando pasas por allí constantemente, se percibe como algo cotidiano. Además, es que no nos quedan paisajes por descubrir. Tal vez se trate de renovar las maneras de mirar lo que ya conocemos. Eso los volverá a hacer exóticos. Y como no nos quedan más paisajes, solo podemos esperar a la ruina, un concepto muy recurrente en su obra. Es cierto, aunque mi visión no es apocalíptica. Tengo mis dudas de que los fallos que ocasiona el progreso se solucionen con más progreso. En un momento habrá que plantearse parar y dar algún paso hacia atrás. La ruina es un fallo del sistema. Sí. La serie que titulé Pre- ruinas se hacía eco de un conjunto de deseos e ilusiones en forma de viviendas familiares que chocaban con un impedimento, burocrático o económico, y que se frustraban. Y quedaban como templetes a un sueño. Si esto lo cambias de escala, hoy hay muchos proyectos públicos que han acabado en ruinas antes de terminar de construirse. Esa puede ser una buena continuación para mi trabajo. Comentó antes que no le interesa tomar partido. ¿Es un mero documentalista? En mi obra hay una parte documental, un deseo de ser objetivo. Mi primera serie, El valor del suelo, la enfrenté de forma muy dramática. La crítica al mercado inmobiliario se hacía a lo bestia. Luego me di cuenta de que esa postura no era práctica, que el recorrido que daba al conjunto era limitado. Por eso he tendido a formas más neutras, pero con la intención de exigirle más al espectador. JAVIER DÍAZ- GUARDIOLA JORGE YEREGUI PAISAJES MÍNIMOS Galería Magda Bellotti. Madrid. C Fúcar, 22. Http: www. magdabellotti. com. Hasta el 24 de julio