Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO, 11 DE JUNIO DE 2011 abc. es ABC cultural 27 A la izquierda, momento de la performance Divisor recreada con motivo de la inauguración de la muestra de Lygia Pape en Madrid. Bajo estas líneas, algunas de las obras contenidas en la misma, como sus lienzos Sin título de los años cincuenta portugués de Brasil: téia es la tela de araña que evocan estas esculturas de espacio y luz; tetéia es un sinónimo de baratija, de chuchería: Pape, como Oiticica, siempre tuvo talento para la palabra, para nombrar bien sus obras y dar con el título que sugería el componente lúdico, la importancia del juego y de la ligereza en la apreciación del arte. Y esas mismas composiciones geométricas cobran literalmente vida en sus Ballets Neoconcretos, que nacían de la colaboración con el poeta Reinaldo Jardim y el coreógrafo Gilberto Motta: los inmensos volúmenes puros esconden en su interior carne humana. Los bailarines camuflados en ellos llevaban al extremo las propuestas de Schlemmer y sus ballets triádicos, y recolocaban el cuerpo en el centro exacto de los experimentos formales de Pape. Su gusto por la escritura poética se adivina también en la sala hermosísima que recoge tres de sus obras más famosas de los sesenta: el Livro da Criaçao, el Livro da Arquitectura y el Livro do Tempo. Verdaderos volúmenes mudos en los que las palabras se vuelven objetos y poemas visuales de una intensidad y una depuración de medios avasalladora. El lector se convierte en co- escultor: el papel recortado y los edificios de cartón que se arman Rellenos de carne verdaderos ensayos bidimensionales que preparan (y presagian) las soberbias instalaciones tridimensionales de sus Ttéias en los setenta: dibujos de líneas en el espacio a base de hilos plateados y dorados, de juegos de luces, de ámbitos compartidos (o creados) por un espectador que acaba de construir la obra con la mirada, como en un paso- a- dos con el artista. Por algo el nombre juega con dos palabras del al pasar las páginas en tantos libros infantiles encuentran aquí una nueva expresión. Hacen pensar en el célebre libro Flicts de otro brasileño famoso, Ziraldo, que enseñó a muchas generaciones de niños cariocas a relacionarse con los volúmenes y el espacio. Es difícil hablar de esta generación prodigiosa del arte contemporáneo brasileño. Su vuelta al folklore y las tradiciones no debe confundirse con una búsqueda trivial de color local y brasilería exportable. Su reivindicación de la sensualidad, la materia y la experiencia colectiva no quiere decir que no se embarcasen en investigaciones de rigor intelectual. Su levedad no debe confundirse con simpleza, ni su humor con superficialidad. Y su asunción de compromisos políticos sin caer en la solemnidad pomposa o auto- importante sigue siendo una lección válida y quizá más aprovechable que nunca. Por decirlo con versos de su compatriota Mario de Andrade, que seguramente Lygia Pape habría suscrito: Solo el verso exacto es de utilidad pública JAVIER MONTES LYGIA PAPE ESPACIO IMANTADO Museo Reina Sofía. Madrid. C Santa Isabel, 52. Comisarios: Manuel Borja- Villel y Teresa Velázquez. Http: www. museoreinasofia. es. Hasta el 3 de octubre