Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Opinión 12 stamos en el proceso de fundar la Logia del Garbanzo de Plata. Las largas tenidas tienen lugar en Buenaventura (calle Hermosilla, 69, Madrid) delante de un gran e interminable cocido, regado con caldos de sumo interés y adobado con interminables discusiones en las que participan acratoides, ex trotskistas, librepensadores (de los que habla Bierce en su Diccionario del Diablo) actrices como Pola Negri, diosas como Afrodita (nacida del mar y con olor a algas de rosas vivas) locos por la Historia, desaforados de la ficción, habladores, escribidores, libertinos y otras facciones que no se cansan de gritar en las tenidas, que son para grabar y no echar gota. Hablé en esa tenida de Patricio Pron y su nueva novela ¿autoficción? El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia (Mondadori) Pron es, de los novelistas jóvenes uno de los que mejor maneja la magia de contar (y contarse) Se lee y se aprende en las páginas de Pron, ascendente intérprete de la vida en la escritura literaria. Otro de los libros de los que hablé, no sé si novela aunque relato, es El guanche en Venecia (Artemisa) un inútil ejercicio de estulticia y superstición, otra vez los malos (los colonialistas españoles) y los buenos (los aborígenes isleños) otra vez un profesorcito haciéndose pasar por pensador e ideólogo otra vez la nada, pero una nada llena de lo que Erasmo de Rotterdam llamó bobería y otros tradujeron (mal) por locura. La locura, como bien sabe y escribe Bierce, es otra cosa: Aquel don y facultad divina cuya energía dominante y creativa inspira la mente del hombre, guía sus actos y adorna su vida lo que no tiene nada que ver con el indigente intelectual e ideológico que rehace esta crónica del guanche enviado al Dux de Venecia por los Reyes Católicos. espués, mientras fundábamos la logia, comíamos unos garbanzos excelentes y gritábamos por encima de las mesas. Pude enterarme de que el excelente escritor Andrés Ibáñez ya ha encontrado por fin su editor, un tipo con sentido que sabe lo que se trae entre manos: Joan Tarrida. Supe que Ramón Pernas, uno de los anfitriones de la logia, ya ha publicado su nueva novela, En la luz inmóvil (Algaida) Premio Alarcos Llorach. Ya mojado en riojas perfectos, dije que siempre había querido ser masón, sobre todo tras leer la Colombeia de Francisco de Miranda y de saber que fue él, el Gran Precursor de la independencia americana, quien introdujo a Simón Bolívar y a San Martín en la francmasonería, una logia que cubría toda América y que fundó él mismo. Añadí, sin dar nombres, que tenía entre mis más cercanos amigos a un Gran Maestre y a un Grado 33; que la masonería, y por tanto la Ilustración, entró en España E A LA INTEMPERIE J. J. ARMAS MARCELO LA LOGIA DEL GARBANZO Solo falta que nos persigan, nos injurien y nos quemen todos esos mediocres que se llevan las manos a la cabeza porque expresamos a carcajadas una de las posesiones más preciosas de la imaginación: la libertad por una isla, la isla canaria de La Palma, el corazón verde del Archipiélago, y que en el mundo hay pocas casualidades, si es que hay alguna; que todo, y lo que incluso no es todavía, es causalidad, y que no hay asuntos que sucedan por azar sino por necesidad. Durante horas no salimos de ese trastorno que impide al que lo sufre frenar la lengua cuando otro desea hablar, la locuacidad. Un libertino, de los que han perseguido con tal ansia el placer que han tenido la desgracia de alcanzarlo, dijo que a sus años había perdido el interés por el mundo infinito del sexo y se había vuelto impotente; que ni las famosas pastillas de la vinagra y todas sus variantes chinas lo sacaban de ese estado que no es, dijo, precisamente lamentable, sino todo lo contrario, fantástico para la vida y la capacidad literaria. Sé perfectamente que al tipo que hablaba tanto y gritaba más le sobraba a sus años todo el burdel del mundo, pero su discurso al final resultaba atractivo. Se queda más de la mitad del cerebro al servicio de uno mismo y no del sexo apuntó. uego hablamos de política, del voto ideológico y del voto transversal, por el que me decanté. ¿Cuál es ese truco escolar por el que yo y cualquiera no podamos votar al primero de la lista de un determinado partido y al quinto de la lista de otro partido? La logia hablaba de las listas abiertas, claro, y recalamos imaginariamente en la Puerta del Sol para mostrar acuerdo o desacuerdo con algunas de las propuestas y pretensiones utópicas de los indignados. Boix, el pintor extemporáneo, se empeñó en regalarle un cadáver exquisito a Javier Gomá, el invitado de honor, y le pintó un mandilón en el que firmamos todos los asistentes. Cada acto de ese día lo era de la fundación de la Logia del Garbanzo de Plata, insignia que Buenaventura repartió gratis entre los asistentes, de modo que este será el único suplemento cultural de toda España, de toda Europa y de todo el mundo que tiene una logia dentro. Ahora solo falta que nos persigan, nos injurien, nos quemen y nos desprestigien todos esos mediocres y envidiosos que se llevan las manos a la cabeza porque expresamos a carcajadas una de las posesiones más preciosas de la imaginación humana: la libertad. Ya lo dijo Madame Rolland camino de la guillotina: Libertad, libertad! ¡cuántos crímenes se cometen en tu nombre! Pero ahí sigue el libre albedrío, como dijo el llanero venezolano en su momento: Sobre los llanos, la palma, sobre la palma, los cielos; sobre mi caballo, yo, y sobre yo, mi sombrero A esta primera función de la Logia del Garbanzo de Plata (donde estuvo incluso un ex ministro socialista) faltó José Esteban, Joseph Storban en polaco, metido en sus memorias legendarias. Desde su casa llegó un recado de escribir: ¡Temblad, temblad, traidores! L D En pequeñas dosis Libros y litros de cerveza Por si no se habían enterado, llegó la Feria del Libro con Alemania como invitado. Allí, tienen la Feria de Fráncfort, y la de la cerveza. De la unión de ambas ha debido salir el lema traído hasta estos lares: ¡AleManía! El amor y no la guerra Al método de adelgazamiento, corporal e intelectual, Dukan le ha salido un serio competidor. Adelgazar haciendo el amor de Pierre Durand. La guerra está servida: ¿qué método triunfará este verano? Del pueblo y para el pueblo El Museo Thyssen de Madrid le ha cogido el tranquillo a lo de montar exposiciones populares. Eros, Testino y, entre Eros y Testino, Antonio López. Tanto monta, monta tanto. El sufragio popular