Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO, 30 DE ABRIL DE 2011 abc. es ABC cultural 07 Poesía bengalí contemporánea La pared de agua (Olifante) antología bengalí a la que pertenecen estos versos, es una aproximación amplia y ambiciosa a esa lírica RABINDRANATH El avión estaba a sesenta y tres mil pies cuando la azafata rumana me preguntó: ¿café? Le contesté: no, whisky. Me miró con sus grandes ojos y me amenazó en bengalí con tirarme de las orejas. Me quedé asombrado. Soy un pasajero. Llevo jeans, camiseta. Las muchachas me besan en un rincón del avión, en otra parte alguien canta pop. Inglaterra mira el fuego del cigarro de Churchill que no se ha apagado todavía, por esa frustración las drogas son el nuevo terror... Creció la amistad con esa rumana. Divorciada. Cuando llegamos al motel al lado del Mediterráneo, ella me desnudó: ¿Indio? Digo sí. ¿Calcuta? Sí. ¿Conoces el amor? Digo ¡no! Ella, de repente, se desabrocha el sujetador, me muestra las tetas, me lleva a su valle adolescente- rosado al centro, después de mirar bien sus muslos descubro en ellos un hombre viejo, cuando lo estoy reconociendo, ella dice con su acento: Rabindranath. Qué gran reconocimiento para el Premio Nobel Sir Rabindranath Tagore desde Rumanía, de la rumana, de la alabanza de alabanzas, de la vergüenza de vergüenzas a la orilla del Mediterráneo, la orilla del Mediterráneo, la orilla del Mediterráneo ¡Ay idiota, ay agitado de mí, de ti! KEDAR BHADURI yo, que parece ser una obra muy conocida para los poetas bengalíes. Uno se pregunta si la visión que tendremos de esta poesía será tan limitada y casi caricaturesca como la que tendría una persona que considerara Platero una de las grandes creaciones de la poesía española moderna. Por lo demás. ¿Qué elegir? ¿Qué destacar? La advertencia de cada momento de Alok Sarkar (1931) sería un buen lugar para abrir el libro. Precioso poema, magnífica traducción. De Kabita Sinha (1931- 1999) sabemos que fue la primera poetisa feminista, y su Eva nos recuerda, curiosamente, al tono acerado e irónico de Sylvia Plath. En medio del tono definitivamente modernista, poemas como Dile a tu mente que no de Shankha Ghosh (1932) nos recuerda que nos hallamos claramente en otra cultura y en otro mundo Dile a tu mente que no mental. El poema del conocimiento de Alokeranjan Dasgupta (1933) por ejemplo, está lleno de maravillosas y misteriosas imágenes. Tushar Ray (1935- 1977) evoca el tono autodestructivo y convulso de Leopoldo María Panero. De Utpal Kumar Basu (1937) sabemos que perdió su trabajo por una acusación de obscenidad, pero de él leemos estos versos casi místicos: He visto la montaña. Después me compliqué La herida de Malay Roychoudhury (1939) amigo y biógrafo de Allen Ginsberg, recuerda poderosamente a Allen Ginsberg. Lecturas densas, sorprendentes, intensas: La amante del atardecer fascinante poema en prosa de Subroto Sarkar (1956) o el asombroso Poema de los búhos de Anuradha Mahapatra (1957) Maravillas, tesoros sumergidos que cualquier amante de la poesía deseará explorar. ANDRÉS IBÁÑEZ PICASSO Y EL PAYASO Él sabe que después de tanto ahora se va a morir. Quedará la ropa del payaso en el hombro, quedarán sus pequeños objetos, siempre cuesta abandonarlo todo: las risas que has regalado levantando tu gorra de llanto son hoy un compromiso inevitable que permanece sobre tu camisa rota. ¿Te la vas a poner otra vez? ¿Te la quitarás? La carpa llevará la luz amarilla, el golpe de fusta sobre la espalda del caballo que levanta el polvo de la alfombra, ¿estará el número favorito de la gente, en el centro de la pista, con el triciclo grande? Él me contesta: Confieso que el cuadrado naranja de mi ropa tiene la mancha del llanto, déjame sólo esto. Hice en el circo todos los juegos posibles hasta el último respiro, ahora tengo las manos juntas, ¿quién me purificará los errores que cometí más allá del juego? GEETA CHATTOPADHYAY De arriba abajo, Subhro Bandopadhyay, que está influido por Neruda y Antonio Machado, y Swades Sen, uno de los poetas bengalíes más enigmáticos. En la imagen superior, Tagore en 1940