Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Libros 22 ¿S e puede hacer poesía del trabajo? Por muy poderosa que sea nuestra tecnología y muy complejas que sean nuestras empresas nos dice Alain de Botton en su último y original ensayo, el hombre moderno alberga dentro de sí la creencia de que la actividad laboral debería hacernos felices Si todas las sociedades han situado siempre el trabajo en el centro, la nuestra, tras haber experimentado en sus carnes el martirologio de las lúgubres y alienadas oficinas- cárceles de Kafka, Melville y otros, ha sido la primera en sugerir que podría ser algo más que un castigo o penitencia Es la primera sociedad recuerda De Botton que, en una especie de moralismo calvinista, insinúa la necesidad de olvidar aquella alegre despreocupación de las vidas improductivas y de las rentas de antaño habitual en las novelas del XIX para señalar que se debería trabajar aún cuando no hubiera necesidad económica El trabajo define, básicamente, nuestra ansiadas y muchas veces perdidas identidades, y otorga una mayor nobleza a nuestra atribulada existencia, siempre tan desorientada y falta de expectativas. Autor de inclasificables obras que lo lanzaron a la fama la novela Del amor y el ensayo Cómo cambiar tu vida con Proust Alain de Botton (1969) hijo de un financiero suizo y de formación francófona, se trasladó de niño a Inglaterra con su familia, donde actualmente reside. Creador de innovadores programas televisivos encaminados a la divulgación, que alternan la aguda ironía, la amable levedad y la sabiduría no agresiva que lo ha hecho célebre, De Botton es un escritor que mezcla la reflexión literaria, las tramas de ficción y la filosofía destinada a aportar ayuda técnica para la supervivencia del espíritu. Alguien que ha sabido combinar siempre, con gran estilo y finura, ese carácter de centauro en narraciones de difícil encasillamiento. Como escritor, la inspiración, a su juicio, se esconde en cualquier humilde y menospreciado rincón o gesto de EL ESCRITOR CENTAURO tectura, trabajo, literatura le han sido extraños en sus libros mestizos, que lo son todo a la vez: poesía, filosofía, metafísica de lo cotidiano, insólitos sketches de humor y paseos por la cultura y la angustia contemporánea a lo Sebald. Miserias y esplendores del trabajo es un libro plagado de guiños y pistas rastreables. Los capítulos dedicados a la figura de los pequeños y pintorescos Emprendedores de nuestros días, reunidos anualmente en remotos centros de convenciones o el titulado Observación de buques mercantes tienen un lejano sabor a Perec o incluso a Barthes. Otros capítulos, como Orientación profesional o Auditoría rezuman algo parecido a la inquietante melancolía carcelaria kafkiana. Por no hablar de un fantasma a lo Jacques Tati, perfectamente imaginable en asépticas terminales de aeropuertos y en capítulos como Aviación Al igual que el poeta Francis Ponge, De Botton llega a elaborar microbiografías de lo inanimado: una subyugante mística de los objetos intrascendentes cuyo tono, entre solemne, teológicamente respetuoso y cómico, traduce perfectamente esa idea suya de que el empobrecimiento de nuestra imaginación hoy, ha corrido paralelo a nuestro enriquecimiento material Si nuestros antepasados sabían de dónde procedía una galleta, ahora sólo sabemos que sirve para alimentarnos, que se vende en el supermercado y cuántas calorías contiene. MERCEDES MONMANY La mística del objeto MISERIAS Y ESPLENDORES DEL TRABAJO ALAIN DE BOTTON Traducción de Alfonso Barguñó Viana Lumen. Barcelona, 2011 321 páginas, 20,90 euros En cualquier rincón ERNESTO AGUDO una vida siempre invisible. Como filósofo anómalo de las aparentes naderías de lo cotidiano y de sus extraños misterios y con el apoyo y consuelo de los maestros Sócrates, Epicuro, Séneca, Montaigne, Nietzsche o Schopenhauer ilumina y guía por el mejor camino posible al lector para que afronte las dificultades en la lucha ordinaria por mantenerse a flote, por no sentirse permanentemente frustrado o por enfrentarse con sensatez y dignidad a las penas del amor. Pocos temas amor, viajes, arqui- Cuánto hemos cambiado, asegura De Botton (en la imagen superior) Nuestros abuelos sabían de dónde procedía una galleta; nosotros sólo sabemos que la venden en el supermercado Aina Lorente DIFERENTE es literatura www. alfaguara. com TODO PARECE, MISMO TODO ES LO Agustín Fernández Mallo recrea el clásico borgiano con humor y altas dosis de sabiduría narrativa. http: blogs. alfaguara. com fernandezmallo PERO