Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO, 26 DE MARZO DE 2011 abc. es ABC cultural 21 Nombres propios MIKAEL GUSTAVSEN El autor Peter Englund es el secretario perpetuo de la Academia Sueca, encargada de la concesión de los premios Nobel de Literatura Los protagonistas La obra reúne 227 fragmentos de las memorias de una veintena de personas que vivieron la guerra; entre ellas, la enfermera Florence Farmborough Pequeña Historia La belleza y el dolor sigue la estela de libros como los de Dominique Lapierre y Larry Collins, que mezclan lo histórico con lo anecdótico Proyectiles utilizados por el ejército francés en los combates del Somme ción y el armamento de las tropas de asalto contrastaban con el empleo de armas sofisticadas para liquidar en masa al enemigo) los avances en la logística o la brutalización progresiva de la conducta de guerra, que incluyó matanzas ocasionales de judíos y la eliminación del pueblo armenio, ese primer genocidio del siglo XX perpetrado y nunca reconocido por los turcos. El libro se cierra con un final de la guerra tan abrupto como inesperado, que compendia a la perfección un texto de sobra conocido, pero siempre inquietante: la leyenda de la puñalada por la espalda asestada al ejército alemán que se impone como explicación de la derrota mal digerida por un cabo del regimiento de infantería de reserva bávaro número 16 llamado Adolf Hitler. La literatura testimonial que se elabora en el transcurso de los conflictos bélicos siempre tiene sus riesgos: si la prensa transformada en propaganda de combate difundió ideas fijas, exageraciones, verdades a medias, mentiras y engaños, tampoco podemos esperar que los diarios personales (condicionados por la circulación de rumores y la ausencia de infor- Verdades a medias mación fiable) y las cartas (en su mayor parte censuradas por los Estados Mayores o sometidas a la autocensura de los propios autores) nos proporcionen una versión absolutamente fiel de lo sucedido. Al igual que un soldado raso sólo contempla acciones puntuales e inconexas en medio de la batalla, los testigos de la Primera Guerra Mundial no pueden ofrecernos una visión comprensiva, sino particular; no pudieron explicar la Gran Guerra, sino relatar y tratar de dar sentido a la guerra de cada uno. E. GONZÁLEZ CALLEJA