Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO, 26 DE MARZO DE 2011 abc. es ABC cultural 17 SED DE ALTURA ICARIA JUAN MANUEL RODRÍGUEZ TOBAL Segundo Santos Ediciones Cuenca, 2010 32 páginas, 50 euros Amor por los clásicos Además de poeta, Vladimír Holan (arriba, en una imagen de juventud) fue traductor. Entre los títulos que vertió al checo figura la Fábula de Polifemo y Galatea de Góngora (a la izquierda) Conciencia trágica Holan fue testigo del convulso siglo XX. Uno de los acontecimientos que marcaron su obra fue la ocupación nazi de Checoslovaquia. A la izquierda, las tropas alemanas entran en Praga uan Mauel Rodríguez Tobal (1962) es autor de una interesante trayectoria literaria. Hasta la fecha, ha publicado Dentro del aire (1999, Premio Ciudad de Badajoz) el libro de poemas para niños Ni sí ni no (2002) y Grillos (2003, Premio San Juan de la Cruz) donde el yo lírico se interroga sobre la función y el alcance de la palabra poética y la propia esencia de la poesía y los grillos se convierten en una especie se símbolo o trasunto del poeta. A ello habría que añadir sus excelentes y conocidas traducciones de los poemas y fragmentos de Safo y Anacreonte, una parte de la obra de Virgilio, la poesía completa de Catulo o el Arte de amar de Ovidio. Con Icaria su poesía da un importante salto adelante. Se trata de un poema único compuesto por 505 versos eneasílabos, distribuidos en 47 fragmentos de diferente extensión. Los versos tienen como punto de partida el dolor por la muerte de un amigo, pero su tono inicialmente elegíaco enseguida deriva hacia un canto de exaltación de la juventud Después de tanta transparencia ya sólo somos juventud y de la vida con todas sus consecuencias (incluida la muerte y la caída) la vida entendida, naturalmente, como aventura, como riesgo, como pasión arrebatada, como descubrimiento continuo de lo oculto y desconocido y como rebeldía contra lo establecido. Por otra parte, el poema tiene como referente y correlato el mito griego de Dédalo y de Ícaro, que el poeta actualiza y reinterpreta y dota de nuevo sentido. Estamos, pues, ante una celebración del vuelo atrevido, impulsado por el amor y alentado por el deseo J después: los hay, y muchos. Pero tal vez sea ese título el que mejor resume su sentido y los rumbos de su constante evolución: porque Holan no es un poeta de los que permanecen en una sola vía; lo suyo es la búsqueda constante de nuevos modos expresivos, el continuo cambio de registro y la rampante indagación hacia el origen para él, lo que las formas guardan es tal vez el contenido del universo Y esa metamorfosis de las formas la identifica con un símbolo la serpiente que recorre, más que ningún otro, toda su obra. En los poemas de Sin título predomina el nihilismo; también la idea de que sólo en el dolor hay conocimiento. Si los temas de esta etapa son la muerte, el sueño y la palabra, los de Avanzando que se mueven en el ámbito del romanticismo más clásico se reducen a dos: la dialéctica y el contraste entre la perfección y la veracidad. Soldados del Ejército Rojo es un poema épico en el que no falta el catálogo de batallas. Miedo, en cambio, es un libro lírico, de economía expresiva y sublimada metapoética a la vez, que, en cierto modo, Dolor prosigue con mayor intensidad. Lo que descubre Holan es la belleza sin alegría y la no correspondencia del amor: para él, Dios es un amante no correspondido. De ahí esas dos noches con Hamlet y con Ofelia en las que vemos transfigurarse todo como en Toscana en el amarillo de Turner y el azul de Trakl Holan es un poeta del abismo que nos hace sentir el sinsentido de la nada y el placer de la profundidad. JAIME SILES Sólo somos juventud Belleza sin alegría de elevación También mi amor es sed de altura En este viaje ascensional que emprende el yo lírico, lo importante no es la meta o resultado, sino el camino, la búsqueda No es necesaria la palabra, tan sólo el viaje a la palabra. Nuestro viaje para ser y no llegar a ningún sitio Por eso, aquí la caída no es derrota o fracaso, sino triunfo o victoria Todo en ti tanto, y más allá, donde se quiebra la belleza de quien venció con su caída Su voz, por otra parte, no es artificiosa ni impostada, sino aprendida o inspirada en la naturaleza Es otra voz ésta del río. Como si en él un dios cantara de sus verdades verdaderas una canción dicha por nada y la pusiera en nuestras manos De ahí su ritmo cuidado y original. En definitiva, estamos ante una poesía de largo aliento, marcada por la emoción y la intensidad y caracterizada por una palabra sobria, precisa, concreta, corporal... que no duda en recurrir al neologismo cuando es preciso y que nunca pierde su decidida vocación de altura. Un poema en el que la mirada contemplativa es configuradora. El libro ha sido publicado, además, en una de las colecciones de poesía más hermosas que se editan en nuestro país. Guardado en un estuche ilustrado de gran belleza, con una encuadernación artesanal y un papel hecho a mano de algodón y lino y libre de ácido, lo que hace que este libro se convierta en un hermoso objeto perdurable destinado al gozo de casi todos los sentidos, como perdurables, hermosos y sensoriales son estos versos de Juan Manuel Rodríguez Tobal. LUIS GARCÍA JAMBRINA Gozo de los sentidos