Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Libros 14 Icono cultural de Brasil Polifacética figura Francisco Buarque de Hollanda, conocido como Chico Buarque (abajo) además de reputado cantante y compositor (a la derecha, una de sus partituras) es poeta, novelista y dramaturgo lo largo de casi dos siglos, en Brasil, los orgullosos herederos de la antaño poderosa estirpe de los Assumpçao cuyo tatarabuelo llegó de Portugal con la corte del Rey Pedro IV no solo han luchado por mantener intacto su prestigio y cuantioso patrimonio, sino también por las dos letras que apenas les separan de la versión popularizada de su apellido: Assunçao. Los esclavos negros, llegados sin nombre a las colonias, acostumbraban a inspirarse en los apellidos de sus amos. Ese fue el caso de un primer criado, Balbino Assunçao, tal y como se cuenta en la novela Leche derramada del cantante, poeta, autor teatral y novelista cada vez más apreciado y respetado, dentro y fuera de su país, Chico Buarque (Río de Janeiro, 1944) A ES EL AÑO de su debut como músico. Su primer álbum (a la derecha) incluye sambas pegadizas, donde derrocha creatividad. También escribió canciones- protesta contra la dictadura militar 1964 Bossa nova y literatura Su novela Budapest obtuvo una gran repercusión internacional y, entre otros, el premio Jabuti, el mayor galardón literario brasileño. En Leche derramada confirma su calidad narrativa fondo temático de la última novela de Chico Buarque, Leche derramada. Así, se centra en una compleja saga familiar, evocada desde los lejanos tiempos del Imperio hasta llegar a un accidentado siglo XX, marcado sin piedad por el crack financiero del 29, por dos guerras mundiales, por feroces dictaduras militares de los años 60 o por sucesivos desvalijamientos llevados a cabo por bribones asociados al patrimonio familiar, vía matrimonial o empresarial. Avatares y traslados incesantes, desde lujosas mansiones, gigantescas haciendas y chalés en Copacabana, hasta aterrizar en los aledaños caóticos de la ciudad, en los que se sucedían casuchas de ladrillo desnudo y sin tejado donde antaño se alzaban clubes de campo y apacibles fincas Uno de los últimos vestigios de esa saga, Eulálio Montenegro d Assumpçao, que acaba de cumplir cien años, desgrana, irónica y exaltadamente, unos recuerdos, vividos en pleno delirio o enfermedad de la memoria. Mediante fugaces escenografías y obsesivos circunloquios, el enamorado Eulálio, que ochenta años después no ha logrado olvidar a su jovencísima y voluptuosa mujer, fugada poco después de dar a luz, narra la caída de los Assumpçao. Aquel tiempo en que, respetados como hábiles negociantes y hombres de la política, con su padre el senador a la cabeza, eran admirados por su impecable francés, por sus generosas propinas o por ser invitados a la mesa de Le Corbusier y Josephine Baker, a bordo de grandes trasatlánticos, como el Lutétia, cuando se embarcaban hacia Europa, de donde sus elegantes mujeres se traían el guardarropa para las cuatro estaciones. MERCEDES MONMANY LECHE DERRAMADA CHICO BUARQUE Traducción de Ana Rita Da Costa García Salamandra. Barcelona 2011 192 páginas, 12 euros En pleno delirio Romper tópicos Hace tiempo que Buarque, icono cultural en el Brasil contemporáneo y figura mítica de la edad de oro de la bossa nova, nacido en el seno de una familia de intelectuales, ha roto todos los tópicos. Esos que impiden a las estrellas de cualquier tipo cruzar la línea y triunfar en otras actividades culturales. Sin ir más lejos, de la samba, surgirían excelentes poetas, además de cantantes, como el legendario y añorado Vinicius de Moraes. Ese es el caso también de Chico Buarque, que se ha ganado, a fuerza de calidad y exigencia, tanto en el lenguaje como en las tramas nada convencionales, un lugar de primera línea en el campo de la literatura seria, por llamarla de alguna manera. Es decir, no mediatizada por la facilidad y el innegable magnetismo que despierta una fama conseguida anteriormente, gracias a disciplinas artísti- BEL PEDROSA LA CAÍDA DE UNA SAGA nencia, llegada en ocasiones a través de lenguas y geografías extrañas. En ella, un escritor brasileño, un mercenario a sueldo o ghost writer, José Costa, realizaba un viaje iniciático o de descubrimiento de continentes, en este caso representados por una ciudad, Budapest, y una lengua desconocida, el húngaro. Allí sufrirá un proceso parecido al del flechazo amoroso, provocándole al desdoblamiento como persona (Zsoze Kósta) y como creador de ficciones. Por su parte, la decadencia de una acaudalada estirpe de próceres brasileños, junto a un drama amoroso, es el tras- cas que gozan de mucha más proyección. En concreto, su novela Budapest (Salamandra, 2004) obtendría prestigiosos premios, como el Jabuti, y una gran y merecida repercusión internacional. Esta obra tiene mucho que ver con la adquisición o no de una identidad y una perte-