Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO, 10 DE JULIO DE 2010 abc. es ABC cultural 17 Pronuncio amor (1956- 1957; 1960) Río de Dios (1957) Cancionero- guía para andar por el aire de Granada (1959; 1962) Apuntes de la corrida (1959) Elegía (1960- 1961) Hombre en paz (1962- 1963; 1966) Amor, acaso nada (1964; 1968) El gesto (1958- 1963; 1964) Gesto segundo (1964- 1966; 1972) Tercer gesto (1965- 1966; 1967) Los vientos (1967; 1970) Límites (1968- 1970; 1971) Vasto poema de la resistencia (1969; 1981) Moheda (1971- 1977; 1979) Variaciones temporales (1983; 2001) Mis amados odres viejos (1985; 1987) El manantial (Homenajes 1958- 1996) (1996) Los estados transparentes (19841996; 1993) por el que recibió el Premio Nacional de Poesía; Las edades del frío (1997- 1998; 2002) y Los dominios del cóndor (2003- 2004; 2007) Bajo el epígrafe de Otros poemas (1951- 1996) se agrupan los textos sueltos, algunos ya publicados y otros inéditos. Por otra parte, hay que advertir que el propio autor distingue dentro de su trayectoria una serie de ciclos poéticos, como el de la trilogía de Gestos. Sin duda, el más significativo es el formado por cuatro de los libros más relevantes y ambiciosos del autor. En este sentido, es muy significativa la nota que figura en el original del último de ellos: Estructuralmente, dentro de la obra del autor, Los dominios del cóndor se debe incorporar a Límites y a Los estados transparentes para completar la trilogía, hace tiempo proyectada, sobre el tiempo, la materia y el espacio. Quedaría así su anterior libro, Las edades del frío, no como tercer elemento del conjunto (tal como el mismo autor pensó en un principio) sino como coda y como complemento de éste, pues indaga en los tres temas fundamentales, los enriquece e, incluso, completa la ecuación con un cuarto, el movimiento La creación poética, por lo demás, tiene aquí mucho que ver con el asedio a los límites. Crear, en arte explica el autor es forzar los límites de lo perceptible esto es, trascender lo inmediato y vencer las restricciones de la realidad. Se trata, pues, de traspasar los límites de la materia para acceder a su cara oculta a través de pasadizos subterráneos de buscar, en fin, más allá de los límites de lo real y de las propias palabras. Sólo la poesía, encadenando las palabras Cara oculta contra toda lógica, haciéndolas chocar unas con otras, alcanza a veces a sobrepasar sus límites expresando algo que llega más allá de cualquiera de sus significaciones De ahí que entienda la labor creadora como una especie de aventura en la que las palabras tienen la iniciativa: Amo la aventura de las palabras. No soy yo; son ellas las que me eligen y utilizan para expresarse... También llama la atención su concepción del tiempo, ya que, en su poesía, el pasado, el presente y el futuro pierden su consistencia convencional y coexisten conjuntamente, como un tiempo simultáneo como una unidad, de la que se desprende una sensación de intemporalidad o eternidad. Por eso, el presente puede modificar no sólo el futuro, sino también el pasado. Esto explica la importancia que tiene lo perdido dentro de su obra. El paso del tiempo y las elecciones que hacemos a lo largo de la vida suponen siempre pérdida. No obstante, Rafael Guillén cree que lo perdido permanece, de alguna forma, integrado en nosotros Entonces lo perdido nos llama, con lamento de bosque abandonado, con opaca ternura desde el borde de la niebla Su recuperación significaría, de algún modo, la unidad total, sólo expresable como aniquilación mística. Por último, el tercer volumen recoge su obra en prosa, compuesta por los siguientes libros y secciones: El país de los sentidos (Prosas marroquíes) (1990) Tiempos de vino y poesía (Prosas granadinas) (1974- 1999; 2000) Por el ancho y pequeño mundo (Prosas viajeras) (2000- 2005) en buena parte inédito hasta ahora; Las cercanías del corazón (19632007; 2008) y Prosas varias (1959- 2009) donde se agrupan textos muy diversos. Vistas en su conjunto, en ellas predominan tres grandes núcleos temáticos: los viajes, la poesía y los homenajes, que complementan y aclaran algunos aspectos de su obra poética. Estamos, pues, ante una oportunidad única, en el caso de aquellos que no la conozcan, para acercarse a la obra de uno de los poetas más singulares y complejos de nuestro tiempo o para leerla, por fin, en conjunto y en continuidad, esto es, en plenitud de sentido. LUIS GARCÍA JAMBRINA UNI- VERSOS ANA VIDAL EGEA PRIMER Y ÚLTIMO POEMA En recuerdo a El año pasado en Marienbad de Alain Resnais No importa dónde si vuelvo a tenerte. No importan los nombres si me reconoces, si me escuchas contártelo todo, si me estás esperando desde la siguiente tarde que saliste solo a pasear por el jardín, y nadie te encontró. Qué más da lo que he tardado, lo que he sido, lo que vendí, lo que robé, si he llegado hasta aquí para andar otra vez por los pasillos y palpar el mármol sin vida, hora tras hora, año tras año, para notar esa música habitarme sin descanso ni piedad y contar cuántas veces me podrías haber matado. Te digo que ya he esperado demasiado, pero demasiado es mentira, las palabras son mentira, mi vida está hecha para esperarte más, esperarte siempre en todas partes, en todas las cosas. Sabes demasiado pero también esperas, siempre has estado esperando y lo niegas, y lo niegas, huyes porque eres tú quien quieres perseguirme. Qué importa si te soñé, que más da que sea mentira. En este tiempo sólo hubo soledad, en estos años existimos para crecer solos: yo supe que no hubo nada antes, yo sé que no habrá nada después, porque el tiempo empieza ahora y vienes conmigo. Viajes y homenajes Veinte años después del asesinato de Lorca (arriba, uno de sus dibujos) Guillén rompió el silencio de la poesía granadina. Blas de Otero (en la imagen) le ayudó a titular su primer libro ANA VIDAL EGEA. Nació en Dolores de Pacheco (Murcia) en 1984. A los dieciocho años se trasladó a Madrid, donde se licenció en periodismo. Se doctoró en Filología Hispánica por la UNED con una tesis sobre el teatro de Angélica Liddell. Ha vivido un año en Finlandia y varios meses en Buenos Aires y Edimburgo. Ha publicado sus poemas en diversas revistas y antologías: Turia, Poesía Digital, El lotófago, El invisible anillo, Las afinidades electivas... Ha ganado varios premios, entre los que se encuentran La voz joven (Obra Social Caja Madrid, 2009) III Concurso de Jóvenes Talentos (Booket, editorial Planeta, finalista en 2006) Voces nuevas (Editorial Torremozas, 2009) Creajoven de Poesía (Editora Regional de Murcia, finalista en 2005) y el Concurso de relatos El Fungible (Suma de Letras, finalista en 2005) Selección y coordinación de Amalia Iglesias Serna