Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Libros 14 COMUNICADOS DE LA TORTUGA CELESTE ANDRÉS IBAÑÉZ RESPUESTA A RAFAEL REIG n el artículo en el que son muy importantes para intenta machacarme mí. Los sesenta millones de usando el conocido muertos de Stalin me pesan procedimiento de de- mucho. Claro que esos sesencir que el otro es de dere- ta millones también debían de chas Rafael Reig se describe ser fascistas, ¿verdad? a sí mismo como bolchevique Tendría que explicar qué A cambio de nada significa eso exactamente, por- Me acusas de ser Mr. Scrooque para mí alguien que se ge, una persona desalmada considera a sí mismo bolche- que no siente el dolor de los vique es alguien que apoya y demás. Pero eso, ¿qué tiene disculpa a los asesinos. Qué que ver con lo que yo decía? curioso que al mismo tiempo Por supuesto que yo creo que tenga el arrojo de darme una hay que ayudar a los demás, gran lección de ética (estas que hay que ayudar siempre grandes declaraciones de éti- y desinteresadamente y sin ca, temblorosas y humanísi- esperar nada a cambio. Pero mas, son típicas) y me advier- todo esto ¿qué tiene que ver ta de que para él la literatura con la sociedad La sociees algo que no puede tomarse dad es inevitable, es lo que a broma. La literatura, me di- nos libra de la barbarie, ¡eso ce, es una cosa muy seria. De es evidente! pero la sociedad lo cual sólo puedo deducir una también tiene un lado reprecosa: que Reig, que me carac- sivo y asfixiante. Y contra ese teriza como escritor de dere- lado represivo escribía yo en chas con insinuaciones de mi pequeño e insignificante fascismo, no ha leído ninguno artículo. La sociedad nos vide mis libros. Hace falta valor gila, nos controla, nos exige, para poner en un periódico nos exprime, nos roba nuestra una calificación rayana en el vida obligándonos a trabajar insulto cuando uno, en reali- sin tajo y a gastar sin medidad, no ha leído los libros del da, nos inunda de normas y otro. de prohibiciones, nos impoA Rafael Reig ne modelos de le sorprenderá comportamienPOR SUPUESTO mucho saber to y modas que que yo no soy QUE YO CREO QUE nos uniformien absoluto de HAY QUE AYUDAR zan. El trabajo derechas. No lo del artista es, A LOS DEMÁS, soy ni por eduen cierto modo, SIEMPRE Y SIN cación, ni por ir en contra de ESPERAR NADA familia, ni por t o d o e s o. E s A CAMBIO temperamento, tablecer una ni por inclinaposibilidad inciones, ni podría serlo nunca. dividual, libre, autocreativa. Porque ser de izquierdas no Pero no cerrada en sí misma, es simplemente preocuparse sino abierta a todos. ¿Hace por los demás falta explicar tanto todas las cosas? Los más débiles No, no creo en ningún comSer de izquierdas quiere de- promiso político o social cir creer en cosas como que del escritor. La actividad del el Estado debe proteger a los escritor no es social: es indimás débiles, estar en contra vidual. Son los políticos y los de la privatización de la en- legisladores los que tienen señanza y de la sanidad, creer tareas sociales. El escritor que el Estado debe ser laico, tiene un compromiso con el defender los derechos de las arte, porque el escritor es un minorías (por ejemplo, los de artista, no un político, no un los homosexuales) y yo estoy gestor. El verdadero problema de acuerdo con todas esas co- es que los que pensáis como tú sas, de modo que no entiendo adoráis tanto la política como cómo podría ser yo una perso- despreciáis el arte. Tenéis una na de derechas visión tremendamente vulgar No, estimado Rafael Reig, y superficial del arte, y sois, yo no soy de derechas, lo que quizá por eso mismo, increísucede es que tampoco soy co- blemente agresivos. Por eso, munista. ¿Cómo podría serlo? un poquito de calma, por faLa libertad y la democracia vor. Y nada de insultos. E MI MADRE Y PUSKÁS SIN ARTE PÉTER ESTERHÁZY Traducción de Adan Kovacsis Acantilado. Barcelona, 2010 232 páginas, 20 euros escendiente de una de las más antiguas e influyentes familias aristocráticas de la Europa central, Péter Esterházy (Budapest, 1950) ha experimentado, lo mismo que su desposeída estirpe, saqueada y enviada a plantar melones por el comu- D nismo, las más dispares reencarnaciones. Futbolista en sus inicios, matemático de formación y dedicación durante años, escritor experimental, provocador e iconoclasta, devoto del checo Hrabal, publicó sus primeros textos a mitad de los setenta y desde el comienzo se implantó como una de las principales figuras de la literatura húngara de nuestros días. En los libros de Esterházy, humor, Historia, represión política, deconstrucciones sobre el amor y el sexo, pasión por el fútbol y la literatura, así como homenajes familiares y a la cultura tanto seria como pop, se mezclan y fluyen en una especie de sinfonía transdanubiana que absorbe variaciones infinitas. Unas variaciones propias de las batalladas y tantas veces recompuestas tierras y aguas, de las que todos ellos, caótica y culturalmente, provienen. Algo que,