Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
L. ESCAPARATE REVISTAS VIAJE A PASCOAES ANTÓNIO CÂNDIDO FRANCO TRADUCCIÓN DE ANTONIO SÁEZ DELGADO EDITORA REGIONAL DE EXTREMADURA. MÉRIDA, 2009 201 PÁGINAS, 13 EUROS LAS OCAS BLANCAS PAULINA CRUSAT PRÓLOGO DE JULIO M. DE LA ROSA VISOR. MADRID, 2009 330 PÁGINAS, 20 EUROS CARMEN RODRÍGUEZ SANTOS António Cândido Franco (Lisboa, 1956) profesor de Cultura y de Literatura Portuguesas en la Universidad de Évora, tiene en su haber una amplia trayectoria en los ámbitos de la poesía una antología de sus versos se encuentra en Estâncias reunidas la narrativa entre sus títulos cabe recordar la novela histórica A Rainha Morta e o Rei saudade y el ensayo. En este último campo, es uno de los mayores y más rigurosos especialistas en la figura y la obra del poeta portugués Teixera de Pascoaes pseudónimo de Joaquim Pereira Teixeira de Vasconcelos, (Amaran- te, 1877- 1952) principal impulsor del saudismo, movimiento literario y estético que, surgido en Portugal en el primer cuarto del siglo XX, tiene su base en la saudade, que Pascoaes consideraba definidora del alma lusa. Ahora, tras otros trabajos, Cândido Franco vuelve a Teixera de Pascoaes en esta novela de viaje magníficamente traducida por Antonio Sáez Delgado, que nos acerca a la geografía real y poética del escritor portugués, a los lugares en los que vivió y a las personas ligadas a ellos. De la mano de Antonio Cândido Franco y Pascoaes nos sumergimos en el corazón de la saudade. MIGUEL GARCÍA- POSADA TULIPANES PARA ZAMUDIO JAVIER G. COZZOLINO UNIVERSOS. MIERES (ASTURIAS) 2009 216 PÁGINAS, 15 EUROS CONSUELO TRIVIÑO Con este primer libro el joven autor, redactor, editor y periodista nacido en Buenos Aires en 1973, nos ofrece una propuesta de escritura fresca e incisiva que trasciende la realidad cotidiana. Colaborador de la célebre revista digital Hermano Cerdo publicación que difundió parte de los textos reunidos aquí en estos relatos, conectados por los personajes, Javier G. Cazzolino nos sitúa en las fronteras entre el cuento y la novela. Libro sugestivo cargado de aciertos, habitado por seres ante el abismo y a punto de perder la última oportunidad de su vida. En ellos se hace referencia al sexo como esperanza y derrota, y a la religión como pecado y culpa, rostros que adopta en las pesadillas de Zamudio y Beto, criaturas cercanas al mundo de Juan Carlos Onetti y de Roberto Arlt. Son diez relatos, como los mandamientos, que evitan mencionar el nombre de Dios en vano y nos instalan en esa otra parte, en el espacio de lo sagrado donde los seres humanos encuentran la redención, acaso devolviéndole a la palabra su significado original, como intenta el narrador desde la clarividencia de su prosa. De afortunado acontecimiento para nuestras letras puede calificarse esta reedición, cuarenta años más tarde, de Las ocas blancas, de Paulina Crusat. Tanto más feliz cuando el estado de la cuestión lo indica el Diccionario de Literatura Española e Hispanoamericana, de Ricardo Gullón, donde la escritora no existe. A estas alturas debemos resignarnos a las bienintencionadas páginas que le dedicó Ignacio Soldevila en su Historia de la novela española; en vano buscará el lector alguna referencia en la sedicente Enciclopedia de la novela española de Rafael del Moral; tampoco nos perdamos por los cuatro tomos de La vida escrita por las mujeres, dirigida por la exigente Anna Caballé: ni feminidad ni catalanidad le sirvieron de nada a Crusat para ingresar en tan exquisito club, ni su tarea de traductora al castellano de poetas franceses y catalanes, como se comprueba consultando los fondos de la colección Adonais y en la histórica revista Ínsula. Seguimos en el despreciar por ignorancia machadiano. Culta y lycéenne era demasiado para el gusto nacional. Varios títulos publicó Crusat: entre 1956 y años siguientes dio a la luz Mundo fingido y pequeño, Relaciones solitarias y Las ocas blancas. Novelista que busca siempre la verdad existencial de sus personajes, sea en el liceo de Barcelona, sea en tiempos más remotos. Esta fórmula del conocimiento revela el fondo de la empresa que se proponía la autora, que a veces se encuentra con personajes extraordinarios pero que, en definitiva, se topa con la infraestructura de las relaciones cotidianas, según ocurre con los personajes que acuden al liceo de Barcelona, perfilados con aires de Degas. No es gratuita la mención del pintor impresionista francés: toda Crusat está atravesada por ese aire tembloroso, esas manchas blancas que la novelista excava en los sustratos arqueológicos de su memoria. Con esta novela se recupera un sector hasta cierto punto marginal en nuestra narrativa. Las sombras de Proust o de Virginia Woolf se proyectan sobre los territorios narrativos de Crusat. Nuestra novela contemporánea está demasiado lastrada de realismo para renunciar a estas exploraciones de la memoria y del conocimiento. Bienvenida esta reedición, que ilumi- ENTRE SOMBRAS BLANCAS DISCURRE EL UNIVERSO DE PAULINA CRUSAT. SOMBRA DEL AMOR O DE LA AGONÍA PERSONAL. A ESTE CAMINO NOS INVITA LA EXQUISITA AUTORA CATALANA na una figura diluida en el crepitante paisaje realista de nuestro discurso narrativo. Entre sombras blancas discurre el universo de Paulina Crusat. Sombra del amor primero o sombra de la agonía personal. A este camino de sombras nos invita, con gesto delicado, la exquisita autora catalana, que vivió sus últimos años en una Sevilla no menos irreal que sus personajes. Excelente prólogo el de Julio M. De la Rosa. ALIADOS DE LA MAFIA TIM NEWARK TRADUCCIÓN DE PATRICIA ARROYO ALIANZA. MADRID, 2009 488 PÁGINAS, 25 EUROS INTRAMUROS NÚMERO 30. 4,50 EUROS EDITORAMSHC GRUPOINTRAMUROS. COM Con aportes documentales valiosos, este libro intenta dar respuesta a uno de los capítulos más turbios de la II Guerra Mundial: el pacto secreto que las autoridades norteamericanas cerraron con la Mafia siciliana. Un acuerdo que el Servicio de Inteligencia Naval concretó con el capo mafioso Lucky Luciano, a mediados de 1942, cuando éste purgaba cadena perpetua y la Mafia estaba en su momento más bajo por los golpes de Mussolini. La colaboración efectiva de la Mafia se centró en el control de los muelles de Nueva York y el apoyo al desembarco alia- FERNANDO MARTÍNEZ LAÍNEZ do en Sicilia. En pago a los servicios prestados se incluyeron la puesta en libertad de Luciano en 1946, la reconquista mafiosa de la Isla y los tratos de determinados dirigentes mafiosos con la OSS (Departamento de Servicios Estratégicos) y, posteriormente, con la CIA. Tim Newark, experto en historia militar, matiza, sin embargo, que el pacto con el diablo sellado con Luciano apenas influyó en el resultado de la guerra, considerado globalmente. Pero deja en pie la pregunta fundamental: ¿Era aceptable desde el punto de vista moral negociar con el crimen organizado? M. M. M. Durante los primeros años de la andadura de la revista Intramuros una de sus señas de identidad fue la publicación de autobiografías mínimas una sección por la que diversas personalidades pasaron abriéndonos las puertas de sus recuerdos de manera breve pero profunda. Este número 30 de la revista hace un guiño a su propio pasado recuperando la idea y convirtiéndola en tema de un monográfico. Dieciocho son las breves autobiografías que recoge este número, concebido bajo el signo de la diversidad. Por una parte, diversi- dad geográfica, con colaboradores procedentes de España, Marruecos, Grecia, Argentina, Estados Unidos, Perú... Por otro, diversidad de trayectorias y ocupaciones: hay abogados (Alberto Tarsitano, Richard S. Werksman) periodistas (Fernando Olmeda, Lana Montalbán) poetas (Nabil Driouch, Diego Valverde Villena) actores (Takis Emmanuíl) o ilustradores (Mauro Evangelista) Y, por supuesto, diversidad de puntos de vista ante la vida. Con este breve regreso a sus orígenes, Intramuros también construye en cierto modo su propia autobiografía mínima ABCD 24