Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CIELOS DEL ALMA CUADERNO BOLIVIANO MIGUEL SÁNCHEZ- OSTIZ ALBERDANIA. IRÚN, 2008 284 PÁGINAS, 19,50 EUROS Ventanas interiores COLOR CARNE ERIKA MARTÍNEZ I PREMIO DE POESÍA JOVEN DE RNE PRE- TEXTOS. VALENCIA, 2009 72 PÁGINAS, 8 EUROS JULIO JOSÉ ORDOVÁS Hay en Campo santo un artículo sobre Bruce Chatwin en el que Sebald dice que, fuera a donde fuera, desde la Patagonia hasta Australia, el viajero inglés siempre buscaba encontrarse con el niño que fue, un niño que, como la niña rosa del poema de Alberti, iba de un mar a otro recorriendo con su dedo las páginas satinadas de un atlas. Cuando viajó a la isla de Juan Fernández, lo que Miguel Sánchez- Ostiz buscaba era también el encuentro con el niño que soñaba aventuras y naufragios y coleccionaba tesoros escondidos, pero lo que allí encontró fue el cadáver descompuesto, expoliado y malbaratado del mito de Robinson Crusoe. Para llegar a Bolivia, sin embargo, Sánchez- Ostiz no ha seguido una ruta de papel: la primera vez que estuvo en La Paz le dieron un buen susto y su regreso era una manera protegido que antes ni sea más conocido. Miguel Sánchez- Ostiz no puede sustraerse al febril y no sólo a consecuencia del soroche magnetismo boliviano, ni mirar hacia otro lado, fotografiando el colorismo exótico y pintoresco, cuando una realidad tan cruda y violenta como la andina le salta a los ojos. Pero antes de ponerse al trabajo urgente de contarla, es decir, de comprenderla, ha de limpiar su mirada de lugares comunes y de los dogmas de fe de las ideologías europeas, tan difícilmente trasplantables, a su juicio, de una a otra sociedad. ¿ESCRITOR O PERSONA? Cuaderno boliviano es un cuaderno de patiperreos, de polaroids, de conversaciones, de lecturas, de soledades, de alegrías, de miedos y de opiniones que quizá puedan parecer demasiadas y quizá también demasiado contundentes. Pero es que a Bolivia Sánchez- Ostiz no va a ejercer de escritor, y si va con tal propósito pronto desiste para ejercer de persona. Como persona, Sánchez- Ostiz no puede sino conmoverse y rebelarse ante lo que tiene delante de los ojos: En los países andinos nos aguardan las sorpresas del siglo, aunque no sean las únicas ni mucho menos en este mundo tan globalizado como resquebrajado. Pensamos en Latinoamérica, pero olvidamos, porque mete miedo, África la del corazón de las tinieblas que no cesan los territorios remotos de Asia o de Oceanía... o las Cañadas Reales de los gitanos, propios y rumanos, y de otros grupos marginados, de nuestra propia tierra Y supongo que la fijación que tiene con los turistas gringos es también algo personal. Él es consciente de que, haga lo que haga, está de paso, y que por lo tanto es tarea imposible que pueda atravesar la costra engañosa de las primeras impresiones, lo que no le impide comprometerse con el suelo que pisa y con las páginas que escribe. Y se compromete poniendo en duda todo lo oído, lo visto y lo sabido. El discurso neoliberal le rechina, y en el argumento buenista ve la trampa a través de la cual la picaresca hace negocio con las buenas intenciones. No sé si Miguel Sánchez- Ostiz es un viajero que huye, pero, como el del tango, también él detiene su andar, y se mira en el espejo de su cuaderno después de una noche regular, y escribe: Ganas de regresar y de volver a lo mío, a pesar de la gente, porque lo mejor de este viaje ha sido mi encuentro con gente distinta, boliviana, que me despierta y me hace revivir. Te gustaría estar allí, en tu guarida, pero tener lo mejor de acá, la nueva gente, y sobre todo esos cielos que lo son, sí, de una geografía, pero lo son también del alma, o eso quieres creer EL MAGNETISMO DE BOLIVIA ATRAPA AL LECTOR EN LAS PÁGINAS DE UN CUADERNO QUE REFLEJA EL COLORIDO DEL PAÍS, PERO TAMBIÉN SU CRUDA REALIDAD. A LA IZQUIERDA, OFICINA ELECTORAL EN KURWISA, A SESENTA KILÓMETROS DE LA PAZ CUADERNO DE POLAROIDS DE CONVERSACIONES, DE LECTURAS, DE SOLEDADES, DE ALEGRÍAS, DE MIEDOS Y DE OPINIONES QUIZÁ DEMASIADO CONTUNDENTES de enfrentar el miedo, para vencerlo. Pero hay algo más: descubriendo Bolivia, Sánchez- Ostiz trata, como todo verdadero viajero, de descubrirse a sí mismo, una vez que ha comprendido que está perdido en los días de la vida y consumido por las esperas. DEL CHE A EVO MORALES. Sin embargo, lo que primero descubre Sánchez- Ostiz en Bolivia es otra cosa: América se da por sabida y no se conoce. Los españoles del siglo XVI y XVII conquistaron América, pero nunca, ni siquiera ahora, terminaron de descubrirla Bolivia era además, dentro del mapa latinoamericano, uno de los países más desconocidos y desprotegidos, la trampa mortal del Che y las flautas del altiplano, al menos hasta que Evo Morales se paseó con su jersey de lana humilde pero orgullosa por las pasarelas políticas y llenó las páginas de los periódicos. Desde entonces Bolivia parece tener un peso específico, no desde luego en el mundo pero sí en las columnas y tertulias de los tutólogos, aunque no por ello el país esté más LA DE ERIKA MARTÍNEZ ES UNA VOZ NUEVA QUE SABE DECIR LAS COSAS DE UNA MANERA ORIGINAL Color carne es el primer poemario de Erika Martínez (Jaén, 1979) y con él ha obtenido el I Premio de Poesía Joven de RNE, de reciente creación. Dividido en tres partes de tono muy diferente (como si fueran distintas variantes o tonalidades del color de la piel) entre ellas observamos una cierta progresión. La primera, Marionetas presenta un tono más irónico y desenfadado. En ella nos muestra las ambigüedades, contradicciones e imposturas del amor. Asimismo, encontramos algunos versos críticos y paródicos, como estos del poema Beata illa Bendita aquella que ama el campo que ocuparon las urbanizaciones, lejos del ruido de los cines, quioscos, bibliotecas. Llegas tarde al trabajo pero disfrutas ay por el camino del paisaje, la prisa, radiolé y los atascos En Ingeniería civil nos ofrece, por otro lado, una interesante poética: Alzando como Marta puentes, vigas, esclusas, yo quisiera ordenar este trocito inhóspito de tierra y brindarle una sólida estructura que sea un poco mía, un poco nuestra Y esto es lo que el yo lírico señala a propósito de la inspiración: Pasan los días, sueño contigo, tal vez, lo admito, me entristezco. Pero pronto me llamas, yo te busco y empezamos, inspiración, de nuevo La segunda parte, Combustión es más intensa e intimista, más emotiva y reflexiva; también más confesional: No existen túneles secretos que comuniquen ser y nombre. Me retracto de lo que me impulsó a comenzar este poema leemos. Por eso, aquí las ventanas se abren hacia dentro Desolvido Los poemas, por lo demás, se mueven entre el vitalismo y la preocupación por el paso del tiempo, a la par que el sujeto indaga en la memoria personal El conflicto es mi única verdad, la memoria una sombra que me guía y colectiva España es el legado de los hijos que malvendieron esa biblioteca Por último, los textos de la tercera parte, El bosque interior son bastante más breves y minimalistas, más abstractos, telúricos y cósmicos: Emula al pensamiento nuestra pobre galaxia: la materia girando incesante en su órbita, qué hermosa sobre el eje de la nada Por fin, un premio ha servido para dar a conocer una voz nueva y prometedora, una poeta que tiene mucho que decir y que sabe hacerlo de forma original. No en vano sus poemas son ventanas interiores. LUIS GARCÍA JAMBRINA ABCD 23