Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
co- académico. De entrada, tomó la decisión radical de no bailar, en ningún sentido, al son de una música. El objeto de la danza, para el autor de Torse, es bailar, y no tiene que representar nada más ni remitir a algo literario, psicológico o estético, sino que se relaciona mucho más con las experiencias cotidianas, con la vida diaria, con observar a la gente mientras camina por la calle Como suele suceder con todo profeta, fueron otros por ejemplo, el mencionado Robert Dunn quienes llevaron hasta sus últimas consecuencias esa deriva cotidiana de la danza. HASTA DÓNDE. Aunque la teoría del arte contemporáneo ha permanecido lamentablemente al margen de la evolución de la danza contemporánea, no cabe duda de que es uno de los campos más intensos y dinámicos en los que puede apreciarse una extraordinaria hibridación. Los nietos de aquella apuesta por el humor y lo inesperado que latía en Cunningham han mantenido una actitud de indisciplina que hace que sea innecesario compartimentar su trabajo en una categoría determinada: Aunque a fin de cuentas ha declarado La Ribot todas estas clasificaciones de teatro, mimo, danza, música, empiezan a desaparecer, y todo se convierte en teatro visual, teatro danza, arte visual, performance, artes escénicas... Me parece que empiezan a ser más flexibles con el término danza, algo que me parece definitivo para este arte Virilio sugiere que el drama del teatro, de la danza contemporánea o del body SOBRE LAS TABLAS. ARRIBA, EYESPACE ESPECTÁCULO DE LA COMPAÑÍA DE DANZA DE MERCE CUNNINGHAM. JUNTO A ESTAS LÍNEAS, EL COREÓGRAFO CON JOHN CAGE. DEBAJO, ACTUANDO EN LA OBRA ANTIC MEET (1958) art marcan un límite: Plantean la pregunta del hasta dónde Asistimos a espectáculos que van del virtuosismo deconstructor de William Forsythe al hiperexpresionismo del trauma en Pina Bausch, de la revisión irónica del repertorio por parte de Mats Ek al complejo y visceral neobarroco de Jan Fabre, pero también a una defensa de los acontecimientos mínimos, al puro pasmo ante un cuerpo que puede mucho más que cualquier discurso. UNA FRASE DE JOYCE. La danza escribe Valéry genera toda una plástica: el placer de danzar desata a su alrededor el placer de ver danzar. Cunningham subraya que los gestos son evocadores; son esos momentos que no pretenden expresar nada y que, sin embargo, son expresivos. En Walkaround Time rendía homenaje a Marcel Duchamp poniendo en escena las cuestiones de la desnudez y el movimiento gracias al famoso retardo en vidrio Aquella transparencia era, en parte, el resultado de un criadero de polvo y, sobre todo, enseñaba a confiar en el azar, aunque hubiera que recurrir, en un juego delirante, a un conjunto de zurcidos patrón En uno de los más complejos laberintos de la modernidad, Finnegans Wake, de Joyce, encontró Merce Cunningham una frase que le sirvió como pretexto para la pieza Un jour ou deux: En el principio fue la danza del son Fue capaz de ver que la danza podía hacerse de otro modo. Su legado, incluso de todo aquello que no tiene nada que ver con él, es, sencillamente, prodigioso. ABCD 7