Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA VERDADERA PERSONALIDAD DE BATMAN ES LA DE JUSTICIERO, NO LA DE PLAYBOY CON LA QUE APARECE EN PÚBLICO: BRUCE WAYNE MURIÓ EL DÍA QUE BATMAN NACIÓ Wayne se pone. Pero, mirando más a fondo, vemos que es Batman quien se esconde tras el rostro de Wayne. Su verdadera personalidad es la del justiciero atormentado por las muertes que lleva sobre sus hombros, no la del playboy frívolo y engreído con la que aparece en público. Realmente, Bruce Wayne murió el día que Batman nació, y lo que queda de él no es más que una fachada, útil por sus relaciones sociales y de negocios, pero no más real que la de Cerillas Malone, el alter ego que Batman usa cuando necesita infiltrarse en el hampa de Gotham. HÉROES Y HUMANOS. ¿Qué indica todo esto? Que la DC prima en sus grandes apuestas el componente de héroe sobre el de ser humano normal, mientras que Marvel presta mucha más atención a las personas más o menos corrientes que se ocultan detrás de las máscaras (o que han renunciado a ocultarse) Y esto se deja traslucir en las amenazas a las que se enfrentan unos y otros. DC lleva desde mediados de los 80 poniendo a sus personajes ante sucesivas Crisis eventos que amenazan todo el universo y que requieren ser resueltas por héroes sobrehumanos, casi dioses. En cambio, Marvel suele perseguir líneas argumentales mas sociopolíticas. Por ejemplo, la situación de los mutantes lleva mucho tiempo sirviendo como trasunto de la lucha por los derechos civiles de las minorías en EE. UU. Y la última gran saga que ha lanzado la compañía, la Guerra Civil entre superhéroes, no sólo remite a temas del mundo real como el control de armas o el peligro de ceder libertades en nombre de la seguridad, sino que gira en torno a decisiones de los hombres bajo las máscaras. Así, vemos a Tony Stark liderar a las fuerzas gubernamentales como Iron Man, al Capitán América rebelarse contra el gobierno americano por los valores de Steve Rogers y a Spiderman revelarle al mundo que en realidad es Peter Parker, en un gesto cuya propia importancia demuestra el valor que posee la máscara. C. ESCAPARATE INCÓGNITO. VÍCTIMAS PERFECTAS GRÉGORY MARDON TRAD. DE DIEGO DE LOS SANTOS LA CÚPULA. BARCELONA, 2008 60 PÁGINAS, 15 EUROS Es esta una historia densa, difícil, cruel. Un hombre que se siente anónimo en la gran ciudad París en este caso invisible frente a quienes pasan a su lado, tiene un accidente a raíz de un súbito ataque criminal Quien llama a la ambulancia resulta ser una atractiva fisioterapeuta, Bérénice, que luego lo visitará en el hospital. Terminará tratándolo e incluso saldrá al cine con él. Pero no se trata de una simple historia de amor: la bella mujer está sometida a los perversos deseos de un hermano inválido y déspota que le exige las tareas más viles que se le puedan ocurrir a cualquier oscuro personaje. Bérénice intenta GABRIELA PEDRANTI complacerlo, mostrando infinita paciencia y afecto, hasta una noche en la que finalmente su ira aflora sin piedad... Incógnito es una novela gráfica en la que tanto el argumento como las ilustraciones sumergen al lector en una narración cercana a la novela negra, en la que además la falta de comunicación y los traumas de los personajes contaminan toda la escena. En todos los encuadres puede notarse la impronta de los trabajos previos del autor, que se dedicaba a realizar storyboards para series de animación. Hoy narra esta historia triangular con una intensidad que sin duda afectará a todo el que la lea. SHAOLIN COWBOY GEOF DARROW TRAD. DE DAVID EGEA ORIOL PANINI. TORROELLA DE MONTGRÍ (GERONA) 2008 176 PÁGINAS, 14 EUROS JAVIER MESÓN hace a la humanidad: se disfraza tal y como nos ve, fundamentalmente buenos, pero débiles, torpes, inseguros y levemente patéticos. Dignos de aprecio y ayuda, pero imposibles de ser confundidos con un superhombre, aunque el único cambio en apariencia sean unas gafas. Exactamente lo mismo sucede con Wonder Woman, otra alien, extranjera, que se disfraza de débil humana. Pero posiblemente el caso más singular es el del otro grande de la DC, Batman. Este sí es un humano, con un nacimiento y una infancia como cualquiera. Podría parecer que Batman es sólo una máscara que Bruce Sin duda, uno de los autores que más impactaron visualmente en los inicios de la pasada década de los 90 fue Geof Darrow, con obras como Hard Boiled, realizada junto con uno de los autores más populares de la industria, Frank Miller (Batman: The Dark Knight Returns, 300) con el que colaboraría de nuevo en 1995, en The Big Guy and Rusty the Boy Robot. Ahora, y bajo el auspicio de Burlyman Entertainment, la editorial de los hermanos Wachowski (creadores de Matrix, para los que Darrow desarrolló su concepto gráfico) nos llega un nuevo trabajo, ésta vez como autor completo: Shaolin Cowboy. Una historia con un derroche visual aplastante en todas sus páginas, llena de una violencia desatada para narrarnos un enfrentamiento surrealista en pleno desierto entre un monje Shaolin, maestro del kungfu (al que acompaña un mulo blanco parlanchín) y cientos de enemigos, que le persiguen siguiendo las órdenes de un cangrejo en busca de venganza por haberse comido a su familia. Por si esto fuera poco, más tarde, el monje pasará a una lucha a muerte contra un zombi. Todo ello para deleitarnos con una obra llena de acción, sangre y un humor absurdo, que sólo tiene la pretensión de entretenernos. ABCD 55