Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
L. NARRATIVA EL DESENCANTO DE LA REVOLUCIÓN CRUZ DE OLVIDO CARLOS CORTÉS VEINTISIETE LETRAS. MADRID, 2008 464 PÁGINAS, 22 EUROS ARTURO GARCÍA RAMOS ¿Podemos cambiar el mundo? Durante los ochenta tuvo lugar la última de las revoluciones hispanoamericanas culminadas con éxito; la nicaragüense emprendida por los guerrilleros sandinistas y aclamada desde Europa y América por intelectuales idealistas y comprometidos Cortázar escribió sobre su dulce violencia y el mesianismo de Ernesto Cardenal creyó hallar en Solentiname un anticipo del Paraíso. El final de la dictadura de Somoza no estuvo exento de cierta épica romántica que persistía en Europa aún después de los desengaños cubanos. Pero las revoluciones no permanecen sólo en el plano de las ideas, se entreveran con las realidades más cotidianas y compiten con las pasiones para sucumbir anegadas por la codicia de los ambiciosos. Leída la novela de Carlos Cortés, la seos de los mercenarios estadounidenses y navega a la deriva expuesta a los caprichos de una oligarquía gobernante infantil, lúgubre e inmoral. La mirada de Cruz de olvido no se fija en la revolución nicaragüense, ni en la vida popular de los costarrisibles como el autor ironiza sobre sus compatriotas, enfoca con nitidez su campo de representación centrándose en los máximos mandatarios. El protagonista, Martín Amador, es un periodista que regresa de Nicaragua tras haberse cumplido la revolución sandinista y su desencanto para revisar a los compañeros de juventud que decidieron quedarse en su patria. Hoy gobiernan la nación desde diferentes puestos: el dictadorzuelo ridículo y sanguinario, el representante de la fiscalía, el sanguinario responsable de las fuerzas de seguridad, el periodista que se aprovecha de su influencia. PERVERSO FIN. El repaso que lleva a cabo el protagonista resulta devastador. Cumplido el círculo infernal apenas se salvan un intelectual defenestrado y el amigo fiel que decidió permanecer ajeno a los negocios del poder. Carlos Cortés comienza su novela con la espantosa noticia de la aparición de ocho cadáveres decapitados y crucificados y destila dosificadamente las explicaciones que permiten comprender los hechos. Poco a poco, la trama va revelándose, descubriéndonos que nadie es ajeno y que el más distante de los sucesos corresponde a un premeditado y perverso fin. Aunque lo que de verdad se nos revela es la impureza que va contaminando todo de una ambigüedad tan inevitable como lancinante. Si el protagonista es un héroetraidor y esa doblez misma lo convierte en un ser despreciable y digno de compasión al mismo tiempo, el resto de los personajes y la realidad que Cruz de olvido relata se tiñen de esa misma condición dupla e irreductible que sólo permite concluir en la desesperanza, hasta el punto de que las preguntas son mucho más numerosas que las respuestas. Porque en el sistema de este escritor la indefinición es más importante que la comprobación de los hechos y es suficiente que un suceso sea presentido para que sea determinante. ¿Cuál es la verdadera traición del protagonista, la que se infiere a sí mismo o a la revolución? ¿Cómo influyen las fuerzas extranjeras en Nicaragua o Costa Rica? ¿Quiénes son en verdad las víctimas que abren Cruz de olvido? En la indeterminación están los mejores y los peores valores de la novela. Las más lúcidas reflexiones que nos previenen frente a la ingenuidad del generoso idealismo, pero también la proliferante alusión a laberintos que no se explican. LA INGENUIDAD DEL IDEALISMO EN UNA DEVASTADORA NOVELA SITUADA EN COSTA RICA Y LA NICARAGUA SANDINISTA PUEDE QUE VIVAMOS EN UNA SOCIEDAD QUE CARECE DE UTOPÍAS. NO MENOS IMPRESCINDIBLE PARECE APRENDER DEL DESENGAÑO, DE LA DOBLEZ Y LA MENTIRA pregunta permanece: ¿podemos cambiar el mundo? Puede que vivamos en una sociedad que carece de ideales utópicos. No menos imprescindible parece aprender del desengaño, de la ingenuidad del idealismo, de la doblez y la mentira. TRAICIONES. Cruz de olvido es la historia de un costarricense que participó en la revolución nicaragüense y la traicionó, que se enamoró de una revolucionaria y la traicionó, que abandonó a su madre al albur de la miseria y la enfermedad y regresa al comienzo de la novela a la capital de su país, San José, al tiempo que recibe la noticia de la aparición de ocho cuerpos degollados entre los que presumiblemente se encuentra el hijo que tuvo y al que casi no vio en sus diecinueve años de vida. Desde esa perspectiva de desengaño extremo comienza un viaje de crítica también extrema por una Costa Rica que sufre el gobierno de un sátrapa digno del deformismo esperpéntico. La llamada Suiza Centroamericana se inmiscuye en los rumbos políticos de la nación vecina, se pliega a los de- LA JIHAD DEL CORAZÓN EL 11 DE SEPTIEMBRE DE 2001 COMO TRASFONDO DE UNA FEROZ HISTORIA DE DESAMOR. ARRIBA, IMAGEN DE UN VÍDEO DE LAS NEOYORQUINAS TORRES GEMELAS, FILMADO POR LOS TERRORISTAS DE AL QAEDA EN 1997 PARA PREPARAR EL ATENTADO UN TRASTORNO PROPIO DE ESTE PAÍS KEN KALFUS TRADUCCIÓN DE VICENTE CAMPOS TUSQUETS. BARCELONA, 2008 302 PÁGINAS, 19 EUROS El amor que empieza con una flecha de Cupido atravesando el corazón de los enamorados puede terminar con puñaladas por la espalda de los que alguna vez se amaron con intensidad y ahora se odian aún con mayor fuerza. Tal es el caso de Joyce y Marshal Harriman, quienes ya no quieren ni pueden verse pero que se ven obligados a convivir junto a sus hijitos Vic y Viola en un piso de Brooklyn Heights que ninguno de los dos piensa abandonar y entregar al enemigo. Entonces, la mañana del 11 de septiembre del 2001, la historia pública parece sintonizar con su historia privada. Marshall va a su oficina en el World Trade Center y Joyce debe tomar un avión que acabará estrellándose cerca de Pennsylvania. Marshall se salva y Joyce pierde su vuelo y, por unas horas, uno y otra son tan pero tan felices, seguros de que el otro yace destrozado en un amasijo de acero. RODRIGO FRESÁN El primero y magistral y negrísimo capítulo de Un trastorno propio de este país trata sobre esta inconfesable pero embriagadora alegría. El resto del libro se ocupa del odio de los sobrevivientes renovado y fortalecido por semejante malentendido y de la psicosis de toda una nación trastornada mientras su presidente explica que están luchando contra El Terror y, supuestamente, ganando la batalla. HUMOR NEGRO. Un trastorno... no es la primera novela sobre el 11 de septiembre y sus consecuencias, pero tiene algo que no tiene ninguna de las anteriores. Algo que cabe pensarlo tampoco tendrá la gran mayoría de las tramas por venir. A lo que me refiero es a una sustancia para muchos más peligrosa y tóxica que el ántrax: un certero y arriesgado y negrísimo sentido del humor con el que Ken Kalfus (Bronx, 1954) parece redescubrir y honrar los modales feroces de cierta literatura norteamericana. Aquello que durante los años sesenta y setenta hicieron gente como Joseph Heller y Bruce Jay Friedman y Thomas Berger: reírse de todo y de todos mostrando dientes de lobos feroces. ABCD 14