Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A. INSTALACIÓN QUE NO SE APAGUE LA LLAMA DEL INGENIO GUSTAVO ROMANO SABOTAJE EN LA MÁQUINA ABSTRACTA MEIAC, BADAJOZ C VIRGEN DE GUADALUPE, 7 COMISARIO: EUGENI BONET HASTA EL 15 DE ABRIL DENTRO DE UN BOLSILLO. ARRIBA, IMAGEN DE POCKETLOG A LA DERECHA, TIMES NOTES tes piezas que se exponen en esta muestra avalan la tesis de que con un poquito de chispa y otro poquito de habilidad tecnológica se pueden codificar unas metáforas de muy buenos resultados. CYBERZOO Lighting Piece es un evidente ejemplo, como Cyberzoo, donde el artista ha recogido y catalogado una buena parte de los virus informáticos que pululan por el mundo. Gustavo Romano se convierte una especie de Noé con su Arca y sólo basta con cliquear en las pantallas de un ordenador para conocer los curiosos nombres de estos bichos en apariencia inexistentes pero que están hay. En Pieza con globos recoge las imágenes captadas por las cámaras que van sujetas a unos globos aerostáticos. La señal llega un momento en que se pierde, cuando el globo se diluye en el cielo o espacio infinito. Se trata de un paisaje y un paisajismo tecnificado y que se mide en fracciones de tiempo (1 m 58 s; 4 m 18 s; 5 m 45 s) El tiempo es importante también en su trabajo Time Notes: un vídeo de muy largo recorrido donde recoge la acción desarrollada en distintas ciudades y que tiene como punto de partida la crisis del sistema monetario argentino en el año 2001. En fracciones de segundo, el valor del dinero cayó hasta límites inimaginables. De nuevo con ingenio, Gustavo Romano crea una unidad de moneda que se mide en fracciones temporales y que se reparte en las oficinas del tiempo perdido ¿Usted cuánto tarda en arreglarse cada mañana? ¿Sesenta minutos? Pues aquí tiene un billete, cuyo valor es de sesenta minutos no de sesenta euros. El tiempo es oro. Podríamos enumerar más trabajos como el diario internauta fotoblog y otros tantos inventos que vienen a demostrar que la llama del ingenio no se apaga. LAURA REVUELTA Habría que preguntarse qué tiene la palabra escrita, la palabra literaria, para que sean tantos los artistas que se fijan en ella como base de reflexión o de referencia estética. Llevo varias semanas observando como diferentes creadores, de distinta procedencia, se apropian de su grafía para intervenir en fachadas de edificios (Kosuth) para montar vídeos en los que números se convierten en letras (Juan López) para trazar sofisticadas relaciones con la tecnología y la informática como es el caso de Ceryth Wyn Evans en las salas del Musac. Los motivos habrá que buscarlos en la raíces de un arte conceptual que tal vez necesita explicarse o echar por tierra todo lo dicho hasta la fecha. Ahora le toca el turno a Gustavo Romano, uno de los creadores de referencia en la utilización de internet como base creativa, quien prosigue en esta exposición titulada Sabotaje en la máquina abstracta (su primera muestra retrospectiva en España) con el desarrollo de su pieza IP- Poetry. ¿De qué estamos hablando? De una suerte de poeta tecnológico que recita, partiendo de la cadena de texto sueño que soy las frases seleccionadas conforme a uno de esos códigos bajo los que se rigen los sistemas informáticos y en las que también se puede intervenir desde internet (www. ip- poetry. finelmundo. com) Esta descripción, que no dudo debe ser muy de andar por casa, es más que elocuente para destripar la filosofía de esta historia, se representa en un montaje donde una serie de aparatos de tele recitan. Obviamente, las imágenes que salen en las pantallas son una bocas parlantes cuyo tono se asemeja al de unos robots (Álvaro, Bruno, Cosmo y Dorian, se hacen llamar) Aunque vivamos en tiempos de una exagerada sofisticación, y todo nace de ahí, en este montaje se aprecia una marcada vuelta a los orígenes del videoarte y de la performance, a Nam June Paik y Flúxus. También podíamos acercarnos a un nuevo dadaísmo. BUCLE SIN FIN. No en vano, el primer trabajo de Gustavo Romano presente en esta muestra, es un claro homenaje o guiño a Yoko Ono y a su pieza Prender un fósforo y esperar a que apague. Lighting Piece es el título dado por Gustavo Romano a la readaptación que se desarrolla en el vídeo de un fósforo prendido y que nunca llega a apagarse, como no se apriete el botón el monitor y desaparezca de la pantalla. La imagen es un bucle sin fin. Ya se sabe, incluso para los concursantes de un programa de televisión como Supervivientes, lo importante que puede llegar a ser que nunca se apague el fuego. Para muchos artistas que trabajan con y desde las nuevas tecnologías, el ingenio es una de sus mejores armas de seducción. Ahora me vienen a la cabeza varios nombres, pero no los voy a dar para que no se desprenda de ello que tal vez pueda que se copien los unos a los otros. La siguien- ESTAS PIEZAS AVALAN LA TESIS DE QUE CON UN POQUITO DE CHISPA Y OTRO POQUITO DE HABILIDAD TECNOLÓGICA SE PUEDEN CODIFICAR UNAS MUY BUENAS METÁFORAS ABCD 37