Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
C. ESCAPARATE EL LOCAL GIPI TRAD. DE JULIO REIJA SINS ENTIDO. MADRID, 2007 112 PÁGINAS, 15 EUROS Segundo libro que se traduce este año de Gipi, El local está compuesto por cinco canciones o escenas protagonizadas por cuatro muchachos que tienen un grupo de rock. La fugacidad de sus sueños tendrá como escenario el local de ensayo que les cede como regalo temporal el padre de uno de ellos. El local muestra una vez más el interés del autor por el retrato íntimo de personajes y, sobre todo, por la reconstrucción de la memoria. Las acuarelas de Gipi tienen la cualidad borrosa de los recuerdos lejanos de la juventud, y sus tebeos se levantan SANTIAGO GARCÍA menos sobre el desarrollo pormenorizado de los acontecimientos que sobre la evocación visual del pasado. Aunque la trama de El local a veces suena a sabida, no es ésta una historia de grandes moralejas épicas sobre los sinsabores del mundillo del rock, sino un encuentro con la pequeña y decepcionante epopeya cotidiana del vivir y sus tragedias domésticas. Gipi ha ido adquiriendo un papel clave en la consolidación cada vez más rápida de la novela gráfica europea. El local, a simple vista más modesto que S o Apuntes para una historia de guerra, demanda una lectura sensual con ritmo pausado. VIDA DE UNA NIÑA PHOEBE GLOECKNER TRAD. DE LOLA PÉREZ PABLOS LA CÚPULA. BARCELONA, 2007 148 PÁGINAS, 14 EUROS PABLO MARTÍNEZ PITA sus implacables enemigos. ¡Bendita persecución aquella, ya que trajo consigo la arribada del monarca a Britania y la posibilidad de que su hijo Val viviese en el país del rey Arturo y sus caballeros! Debo confesar, sin asomo de arrepentimiento, que coleccioné con mimo y con delectación aquella edición de Buru Lan. Costaba 25 pesetas cada fascículo. Fueron luego, en 1978, las Ediciones B. O. las que recogieron, en blanco y negro, el testigo de Buru Lan, publicando todo el material de Hal Foster e incluyendo, lo que es de agradecer, The Medieval Castle. En 1988, fue Ediciones B la encargada de introducir Prince Valiant (con El castillo medieval) a todo color en nuestros hogares, tanto en la fase Foster como en la dibujada por John Cullen Murphy, y ello hasta la plancha 2908. En 2005- 2006, Planeta- DeAgostini publicó 24 tomos, también en color (los tres primeros con colores infográficos) con todo el material de la saga, siguiendo de cerca la edición norteamericana de Fantagraphics Books, que ya estaba en la base de la edición de Ediciones B. A partir de 2006, como ya he dicho, la modélica edición portuguesa de Manuel Caldas empezó a publicarse en castellano. ¡Qué proeza increíble la de Foster al entregarnos, a lo largo de treinta y cuatro años, entre 1937 y 1971, una página semanal de El Príncipe Valiente! Muchos otros dibujantes habrán incurrido en un heroísmo semejante, pero pocos han sido capaces de elaborar hasta un límite tan virtuoso sus viñetas, con una riqueza tan asombrosa de lápices y tintas, y pocos han sido capaces de escribir un guión tan apropiado a sus dibujos y tan hermoso desde el punto de vista literario como Harold R. Foster. ÉPOCA LEGENDARIA. La historia de Valiente, príncipe de Thule y caballero de la Tabla Redonda, llevó siempre en inglés el subtítulo In the Days of King Arthur, o sea En tiempos del rey Arturo Nos encontramos en un siglo V legendario (se respeta, pues, la cronología artúrica habitual) que mezcla los sucesos de tres o cuatro siglos y cuyas armas, vestuario y arquitectura civil y militar abarcan un período mucho más largo, pongamos que hasta el siglo XV, o sea, toda la Edad Media. La licencia poética de Foster es la misma de Homero, de Chrétien de Troyes o de Sir Thomas Malory, por citar tres nombres ilustres de las letras heroicas universales. La fusión anacrónica de épocas diferentes sitúa el mito, saga o leyenda en un espacio de atemporalidad privilegiada. Henry Hathaway supo trasladar de modo ejemplar a imágenes fílmicas ese espacio mítico en su película Prince Valiant (1954) con Robert Wagner como Val y Janet Leigh como Lady Aleta. Fue una de las primeras películas que vi en mi vida. En mí respira desde entonces: nunca la olvidaré. Por fortuna, sabemos desde el principio que la historia termina bien. Porque este cómic relata retazos de la vida de la autora durante su infancia y adolescencia, y, efectivamente, Phoebe Gloeckner goza hoy de prestigio y de una vida sana; y porque la estupenda introducción escrita por Robert Crumb nos sitúa al personaje, al que conoció también de jovencita. El libro se divide en 21 capítulos, que se refieren a diversas situaciones vividas por la dibujante. Algunas de las viñetas fueron realizadas en aquellos tiempos, pero la mayoría pertenece a los últimos cinco años, cuando Gloeckner hizo una especie de exorcismo de sus propias vivencias. Las cuales son sórdidas a más no poder. Empezando porque se acostaba con el novio de su madre desde los trece años. No la forzaba: ella se enamoró de un hombre sin escrúpulos. Después viene su relación con las drogas, que la empuja a una vida nefasta, arrastrada hasta la extenuación. Se trata de una muchacha frágil, confundida, con cientos de complejos encima... pero que consigue salir de la tenebrosa situación por su propio pie. De un estilo cercano al underground, el libro resulta impactante. PINCHE MUNDO KIKE BENLLOCH DIEGO BLANCO POLAQIA. LA CORUÑA, 2007 74 PÁGINAS, 9,50 EUROS Polaqia es un colectivo de autores gallegos que lleva desde 2001 autoeditando sus trabajos y siendo uno de los grupos que más están contribuyendo a darle fuerza al cómic de su región. Pero una procedencia geográfica común no significa que los temas que traten tengan que ser locales, como demuestra este Pinche mundo, especie de road movie mafiosa que discurre en esa frontera entre Estados Unidos y México que el cine y la televisión se han encargado de convertir en un espacio casi mítico cuyos códigos todos conocemos y forman ya parte del imaginario colectivo. MANUEL MUÑIZ MENÉNDEZ Así, nos movemos sin dificultad por un mundo de moteles de carretera, tiroteos, moteros racistas y máscaras mexicanas (las del Día de difuntos y las de la lucha libre) siguiendo a Jim, un delincuente de poca monta, sicario sin ganas de la mafia, en una historia de crimen y castigo. Después de que una estafa se tuerza y acabe a tiros, Jim se ve forzado a huir a México atormentado por los remordimientos y las alucinaciones. Benlloch logra no caer en el tópico y construye una historia a la vez directa y compleja, apoyada por los dibujos de Blanco, que transmiten toda la tensión del protagonista. ABCD 63