Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LAS ILUMINACIONES FÉLIX ROMEO Adolescentes R IMBAUD. El primer escritor por el que sentí adoración fue Arthur Rimbaud. Me quedé colgado con sus libros y con una biografía publicada en Argentina que me dejó mi profesor de francés, Joserra Sabater. Era tan julay que quería ser Rimbaud: quería escaparme de casa, follar, publicar libros brillantes, tener amores con casados, largarme a África después de haber renunciado a todo y morir de sífilis, con gran dolor y con una pierna amputada, teniendo tres años menos de los que tengo ahora. En la exposición de la Casa Encendida, Vida y hechos de Arthur Rimbaud (1854- 1891) abierta hasta el 6 de enero, e inspirada en una idea de Gonzalo Armero me pregunto por qué demonios quería ser Rimbaud, ese Tintín desdichado. Sufrió sin parar, sobre todo durante su relación violentísima con Verlaine, y se nota en sus cartas, esculpidas más que escritas. Desde que vi Total Eclipse, la maravillosa película de Agnieszka Holland, que tuvo una suerte escasa, la cara y el cuerpo de Rimbaud son para mí los de Leonardo DiCaprio, y me extraña no encontrarlo en las fotografías de la exposición, que muestran a un tipo flaco con la cabeza despeinada y mirada desafiante. IRÁN. El libro que me gustaría leer no está en las librerías. ¿Cómo es la vida de los jóvenes homosexuales en Irán? Marjane Satrapi, sobre todo en su espeluznante álbum Bordados (Norma) ha iluminado la dramática situación de la mujer. En Irán no podría haber un joven Rimbaud, de habitación de hotel en habitación de hotel con un hombre casado. No puedo leer ese libro pero consigo información en el blog de Daniel Gascón, nacido en 1981 y autor de dos buenos libros de relatos (el último, El fumador pasivo, lo reeditará próximamente en bolsillo RBA) En su post del 27 de noviembre escribe, a propósito de las declaraciones de Ahmadineyad en la Universidad de Columbia sobre la inexistencia de homosexuales en Irán: La legislación iraní no habla de orientación sexual y no reconoce la homosexualidad. Se prohíbe representar la homosexualidad en los periódicos (excepto cuando se retrata de forma negativa) No obstante, prohíbe todas las relaciones sexuales fuera del matrimonio y persigue a quienes las practican. En Irán la sodomía es un delito que se castiga con la muerte de los dos participantes si es una relación consentida entre adultos; el juez puede elegir el método de ejecución. Un menor que comete sodomía por voluntad propia puede sufrir un castigo de 74 latigazos. Un caso especialmente dramático es el de Makwan Moloudzadeh, un iraní de 21 años que ha sido sentenciado a muerte por practicar sodomía a los 13 años con un chico que tenía su misma edad. A finales de octubre Amnistía Internacional alertaba de la inminencia de su ejecución SALINGER. En el número de octubre de Transfuge, una buena revista francesa de literatura que se ha reconvertido, desgraciadamente, en magazine culturel, perdiendo casi toda su gracia, Frédéric Beigbeder viaja a Estados Unidos para buscar a Salinger. No lo encuentra, pero aprovecha para hablar con otros escritores sobre Salinger. Jay McInerney, que aparece en las fotos con un cansancio que llama a la conmiseración, le explica al escritor francés que mucho antes de la cultura del rocanrol, Salinger inventó la adolescencia en El guardián entre el centeno, con Holden Caulfield. Salinger rompe con la tradición del rito de paso, que fue para muchos escritores como Conrad, que durante cinco años vivió en el mismo mundo que Salinger el centro de su literatura. LA PASIÓN. Se llama Maria Elisabetta Scavia, es hija de una familia bien de joyeros de Milán y escribió su primera novela a los trece años, Se non poso averti, que acaba de publicar Mondadori: casi 500 páginas de aventuras amorosas en la Inglaterra del siglo XVIII. En la edición italiana de Vanity Fair, Maria Elisabetta Scavia habla de sus emociones: Me siento más madura de lo que dicen mis 14 años y continúo creyendo en el príncipe azul los de mi edad son unos pesados y estoy mejor con los adultos si dos personas se aman y una es más joven, ¿qué hay de raro? si por ley te puedes casar a los 16 años, ¿por qué a los 14 años no se puede esperar dos años y casarse con uno de 60? y añade, un pedófilo es alguien que violenta a una muchacha. Pero si ella ama a un hombre mayor... DESAPARECIDA. Estoy en un hotel de Milán cuando leo la entrevista con Maria Elisabetta Scavia y me acuerdo de Violeta Hernando, de su novela Muertos o algo mejor (Montesinos) que escribió también con trece años. Coincidí con ella una vez y la recuerdo muy tímida, silenciosa. Decido llamarla para preguntarle si todavía escribe (creo haber leído algún artículo suyo hace unos años en Lateral) y qué guarda de todo lo que le sucedió hace ya más de diez años, pero no la llamo. Ni siquiera la busco en Google. RITOS DE PASO. ARTHUR RIMBAUD (1) AGNIESZKA HOLLAND (2) MARJANE SATRAPI (3) ILUSTRACIÓN DEL ÁLBUM BORDADOS (4) J. D. SALINGER (5) Y FRÉDÉRIC BEIGBEDER (6) 1 2 3 4 5 6 ABCD 11