Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
L. ENSAYO Siempre Larra DOS LIBERALES O LO QUE ES ENTENDERSE. HABLANDO CON LARRA LEONARDO ROMERO TOBAR MARE NOSTRUM. MADRID, 2007 140 PÁGINAS, 12 EUROS LAS INVESTIGACIONES DEL AUTOR DE PANORAMA CRÍTICO DEL ROMANTICISMO ESPAÑOL EN TORNO A LA FIGURA Y OBRA DE EL POBRECITO HABLADOR LUIS ALBERTO DE CUENCA Leonardo Romero Tobar es uno de los estudiosos que mejor conoce la literatura española del siglo XIX. Le ha dedicado estudios apabullantes, como aquel excelente Panorama crítico del romanticismo español publicado por Castalia en 1994. Está editando sin reposo la copiosísima correspondencia de Valera, que es el espejo donde debe mirarse cualquier aficionado a nuestras letras decimonónicas que se precie de serlo. Ha dado a luz innumerables trabajos sobre Larra, Espronceda, la novela popular, Mesonero, Bécquer... Nada de lo que se escribió en España en la antepasada centuria le es ajeno. Bueno es que los maestros reúnan sus artículos sobre un determinado autor en un volumen. Facilitan la tarea a los estudiosos y hacen posible la lectura corrida de sus investigaciones en torno a un personaje. En este caso, el personaje lo es en el sentido más estricto del término, pues se trata de Larra (1809- 1837) a quien su leyenda biográfica y su ruidoso final convirtieron en un auténtico personaje, sin menoscabo alguno de sus méritos como escritor, que fueron muchos y muy altos. Por eso Leonardo Romero cierra su libro recopilatorio de trabajos larrianos con un estudio, interesantísimo, sobre el autor de Vuelva usted mañana como tema literario, en el que se dan cita infinidad de glosadores, desde Galdós a Gimferrer, de Manuel Reina a Luis García Montero, haciendo escala, cómo no, en dos grandes dramaturgos contemporáneos, Nieva y Buero Vallejo, que convirtieron a Mariano José en protagonista de sendas piezas teatrales, Sombra y quimera de Larra (1976) y La detonación (1977) A Larra le dio tiempo para ser muchos hombres a lo largo de su breve existencia, pero no logró nunca, parafraseando a Borges, ser aquel hombre por quien Dolores Armijo lo hubiese dejado todo. Por eso nos dejó tan temprano. Sin embargo, sus veintiocho años escasos de vida han dado un juego formidable en las historias literarias debido al nivel de su escritura, no sólo como periodista (entre sus numerosísimos artículos figura, por cierto, el que da título al libro objeto de este comentario, publicado en dos partes en El Observador los días 13 y 16 de noviembre de 1834) sino también como novelista (El doncel de don Enrique el Doliente) y como autor de teatro (Macías, No más mostrador) Los diez ensayos ahora reunidos por Romero Tobar profundizan con sagacidad en las múltiples facetas de Larra, en las mil dimensiones de su inagotable talento. MILLÁN HERCE UN ENEMIGO DEL PUEBLO LA SUSTANCIA CATALANA, SEGÚN ESTAS PÁGINAS, SE COMPONE DE INGREDIENTES COMO LA LENGUA, LA SARDANA, LA ROSA DE SANT JORDI O LOS CASTELLERS ARRIBA, PANEL DE LA MUESTRA CATALUÑA, TIERRA DE ACOGIDA ADIÓS CATALUÑA. CRÓNICA DE AMOR Y DE GUERRA ALBERT BOADELLA PREMIO ESPASA DE ENSAYO 2007 ESPASA. MADRID, 2007 284 PÁGINAS, 21,90 EUROS ros tienen como protagonista a la mujer del autor, apoyo moral de una navegación artística y social que desafía lo políticamente correcto; la guerra comienza ya en el seno de Els Joglars; Boadella reivindica su filosofía dramatúrgica y se enfrenta a otros miembros de la compañía. VIVERE PERICOLOSO Vázquez Montalbán dijo que contra Franco vivíamos mejor y las postrimerías del régimen promovían el vivere pericoloso. La identificación del franquismo con Madrid y de Madrid con España vivificó las larvas de un antiespañolismo que devino crónico. Como advierte Boadella, esta dolencia continúa siendo uno de los mayores problemas que padece mi tribu, la cual, por mucho que la realidad demuestre lo contrario, sigue En Un enemigo del pueblo, de Ibsen, el doctor Stockmann se opone a la construcción de un balneario en su ciudad: aduce que las aguas están infectadas y se enfrenta a su comunidad, que le declara enemigo del pueblo Sin la solemnidad nórdica, pero con similar efecto catártico, Albert Boadella comenzó a dudar de la pureza del oasis catalán Pujol era visto al otro lado del Ebro como hombre de Estado, y él lo equiparó al Ubu de Jarry. La ejecutoria de Boadella comienza en el tardofranquismo, cuando satirizar a la guardia civil acarreaba un consejo de guerra, y se cierra con Ciudadanos, formación que dictaminaba los males del nacionalismo transversal catalán con el mismo rigor de Stockmann ante el balneario noruego. Adiós Cataluña es la crónica de una disidencia con episodios alternantes de amor y guerra. Los prime- SERGI DORIA EL NACIONALISMO NO ES MÁS QUE LA SUBLIMACIÓN DE UN INCIDENTE SEXUAL, POR EL QUE SER ORIGINARIO DE UN LUGAR ES MOTIVO DE RIDÍCULA SUPERIORIDAD, ESCRIBE BOADELLA empeñada en creer que cuando un ciudadano de Madrid se levanta por la mañana lo primero que le pasa por la cabeza es: ¿Qué putada les puedo hacer hoy a los catalanes? Narrada con tono de estrategia militar, en la memoria reciente de Boadella el fragor de la batalla civil se remansa en las aguas de una pasión romántica que ni la política ni el afán de transgresión consiguen enturbiar. El encuentro con Dolors en 1975 le depara 32 años de amor y una visión apátrida de la existencia: De la única cosa que podría estar agradecido a Catalunya es que en aquella tierra nació Dolors. Por lo demás los hechos me han demostrado que el nacionalismo no es más que la sublimación de un incidente sexual, por el que la sola razón de ser originario de un lugar u otro es motivo de ridícula superioridad frente al vecino El pujolismo rampante de los años ochenta empujó a Boadella a la Operación Ubú, misión bélica contra un nacionalismo que anudará a católicos, socialdemócratas, independentistas y comunistas reciclados en un metafórico pal de paller que Boadella aborda cual Movimiento Nacional redivivo. Las escaramuzas guerrilleras, utilizando la terminología boade- ABCD 24